Foto: Mikel Ortega

1.

“Toy fartucu/a” o lo que viene siendo “he comido tanto que no puedo más”.

2.

“Ye muy salau” o lo que viene siendo “no me importaría hacerle un favor a ese chico/chica”.

3.

“Ye muy prestoso” o lo que viene siendo “¡Cómo mola!”.

4.

“Vamos a entamala” o lo que es viene siendo “esta noche, bebemos hasta el agua de los floreros”.

5.

El “amagüestu” o lo que viene siendo “me voy a poner las botas a castañas asadas y sidra”.

6.

“Tas atopau” o lo que viene siendo “¡No te enteras de nada!”.

7.

“¡No te pongas farrucu!” o que viene siendo “¡No te pases ni un pelo!”

8.

“Bajai una” o lo que es lo mismo “¡Baja esos humos, querido/a!”

9.

“Yes un guajete” (guajete viene del sustantivo guaje, sinónimo de niño/jovenzuelo) o lo que viene siendo “Chico, ¡madura!”

10.

“¡Babayu!” o lo que viene siendo “¡Faltón!, ¡flipao!, ¡tonto!, etc.”

11.

“Hoy toca orbayu” o lo que viene siendo “hoy llueve poco pero intensamente”.

12.

“Jugar al cascayu” o lo que viene siendo jugar a la Rayuela de toda la vida.

13.

“Usar playeros” o lo que viene ponerse calzado para hacer deporte. En otras zonas de España, “bambas” o “zapatillas de deporte”.

14.

“Ir al chigre” o lo que viene siendo “visitar el típico bar de abuelos o tasca donde poder beber sidra a gusto”.

15.

“Me chiscó” o lo que viene siendo “me salpicó”, cuando por ejemplo un coche pisa un charco y te llena de agua.

16.

“¡Calla, ho!” o lo que viene siendo “¡No fastidies!” o “¿En serio?”

17.

“¡Meca!” o lo que viene siendo una exclamación con tono de sorpresa o exaltación. Expresión similar al “¡Anda!” en castellano.

18.

“Hacer una espicha” o lo que viene siendo hacer una comida con selección de platos asturianos caseros y sidra.

19.

“¡Que fatu yes!” o lo que viene siendo “¡Qué tonto eres!”.

20.

“Quedó estrapayau” o lo que viene siendo “está totalmente destrozado o reventado”.

21.

“¡Vamos de folixa!” o lo que viene siendo “¡Vamos de fiesta”!

22.

“¡Toy mayá!” o lo que viene siendo “¡Estoy cansada, reventada, no puedo más!”.

23.

“¡Mira que mocín tan guapu!” o lo que viene siendo “¡Mira a ese bombón, muchacha!”