Mientras leés la lista, podés escuchar las canciones. Esta lista puede cambiar con el día, la hora y los estados de ánimo. ¿Me faltó alguna?

Charly García – Inconsciente Colectivo.

Canción para cantar mirando el amanecer. La letra es un tatuaje en el alma.

 

Julio Sosa – Cambalache.

El primer tema punk de la historia, según dicen muchos.

 

Fito Páez – Las cosas tienen movimiento.

Canción para lagrimear por los que están lejos, pero están adentro. Y para siempre seguir.

 

Los Gatos – La balsa.

El primer rock argentino.

 

Bersuit Vergarabat – La argentinidad al palo.

Algunos eventos destacados de nuestra identidad nacional enumerados sobre una clave de chacarera tocada por una banda de rock.

 

Manal – No pibe

Guía para la vida, por Javier Martínez.

 

Almendra – Rutas argentinas.

Canción para subir al auto sin saber dónde te vas a bajar.

 

Pappo’s Blues – Sucio y desprolijo.

El himno argentino del air-guitar.

 

La Máquina De Hacer Pájaros – No te dejes desanimar.

Para cantar como un mantra en momentos difíciles.

 

Los Auténticos Decadentes – El murguero

Dicen por ahí que una banda “llega” cuando una de sus canciones se transforma en cántico de hinchadas. ¿Qué mejor ejemplo que éste?

 

Pedro Aznar – Soledad Jujuy 1941.

Baguala de pocas notas en la melodía y una armonía alucinante, y palabras de Atahualpa Yupanqui, uno de los más grandes poetas argentinos.

 

El Chango Spasiuk + Divididos – El toro.

Pensá en palmeras, tierra roja y mucho mate con jugo de naranja. Ahora sumale un rock furioso. Listo, te quedó un cóctel explosivo.

 

Cesar Isella – Canción con todos.

No estamos solos. Esta es la canción de la patria grande.

Crédito: Chris Stickers

 

Los Caligaris – Asado y fernet

La comida más clásica del país, la bebida extranjera más argentina del mundo y un cuarteto cordobés perfecto para musicalizar un azadazo al sol con amigos.

 

Pescado Rabioso – Cantata de puentes amarillos.

Poesía de máxima pureza. Mañana es siempre mejor.

 

Soda Stereo – Zona de promesas.

Una de las mejores frases que dio nuestra música: “Tarda en llegar, y al final, al final hay recompensa.” Otro tatuaje en el alma.

 

Sui Generis – Bienvenidos al tren.

Canción para viajar, como un nómade, como un hippie. Canción para acunarse en el vaivén de unas vías imaginarias.

 

Virus – Hay que salir del agujero interior.

Declaración de principios, de punta a punta.

 

Spinetta Jade – Alma de diamante.

Porque nunca nos tenemos que olvidar que todos brillamos.

 

Invisible – El anillo del capitán Beto

Un cuento de ciencia ficción hecho música, y esa nostalgia que tan bien nos define. Naves espaciales y banderines de fútbol en una historia tan nuestra como universal.

 

Gilda – Corazón valiente.

No es de las más conocidas, pero es la que tiene mejor letra. Para cantar fuerte, muy fuerte.

 

Spinetta – Barro tal vez.

“Si no canto lo que siento me voy a morir por dentro”. Frase para no olvidar jamás.

 

Litto Nebbia – Está en tus manos.

Una joyita no tan conocida, un poco tango y un poco rock. El sonido rosarino a pleno. “Lo que la vida se olvidó de repartir está en tus manos”.

 

Los Palmeras – Bombón asesino.

El riff de acordeón más pegadizo de la historia. La verdadera cumbia santafesina hecha por los mejores.

 

Juan Carlos Baglietto – El témpano.

“La lucha es de igual a igual contra uno mismo, y eso es ganarla.” Canción para ganar esas luchas.

 

Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota – Ji ji ji

Según cuentan por ahí, con esta canción en vivo se arma el pogo más grande del mundo. Vale la pena experimentarlo desde el sonido.

 

María Elena Walsh – Como la cigarra.

Porque siempre estamos muriendo y volviendo a nacer.

 

Los Abuelos de la Nada – Himno de mi corazón.

Canción para cantar con TODA la voz. La letra es perfecta y el coro, aunque no tenga una sola palabra, también lo es.

 

Tanguito – Amor de primavera.

Canción para recordar que menos es más. Una progresión de dos acordes que arma un universo luminoso.

 

Serú Girán – A cada hombre, a cada mujer.

Eso mismo que Lennon decía al principio de I am the walrus, eso de que yo soy vos y vos sos yo y él y ella y todos estamos juntos, pero acá. Canción para romper las “cadenas negras de ideas y palabras” que nos dividen.