Crédito: Darian Wong

 

1. A veces incluye un desayuno gratis.

2. Sin importar qué suceda, casi siempre te llevas algo a cuestas.

3. Te puedes desesperar si no lo has hecho por mucho tiempo.

4. Siempre te deja con ganas de más.

5. A veces te gusta hacerlo con otras personas. Pero también puede pasar que quieras disfrutarlo en soledad.

6. Cuando tus expectativas son muy altas, puedes terminar decepcionado. Otras veces, cuando esperas poca cosa, terminas experimentando algo increíble.

7. Hay gente que se abstiene de hacerlo. Y no entiendes por qué.

8. Tiene un aroma distintivo.

9. Conoces a gente que lo ha hecho muchas más veces que tú. Y también conoces a gente que lo ha hecho muchas menos veces que tú.

10. Tu personalidad cambia durante el acto.

11. Puede ser usado como una forma de escape o para llenar un vacío.

12. Puedes contraer una enfermedad si no eres cuidadoso.

13. Si te das cuenta de que eres bueno haciéndolo, lo harás muchas más veces.

14. Hay veces en las que no estás seguro si conviene hacerlo o no, y si es lo correcto en este momento.

15. Definitivamente sueñas con hacerlo cuando estás en la oficina.

16. Puedes hacerlo más de una vez. Podrías hacerlo todo el día, todos los días, si realmente lo quisieras.

17. Es algo completamente natural.

18. A algunas personas les gusta sacar fotos o filmarse al hacerlo.

19. A veces se hace por negocios. Pero en general es por placer.

20. Conoces los mejores sitios para encontrarlo en Internet.

21. Puedes hacer una carrera profesional a partir de esto.

22. Vas a necesitar protección en situaciones riesgosas.

23. La mayoría lo hace entre los 18 y los 65 años de edad, pero algunos lo hacen siendo más jóvenes o más viejos que eso.

24. La época del año más propicia para hacerlo es el verano.

25. Puedes encontrar buenos consejos en un libro.

26. Probar algo nuevo por primera vez es excitante y aterrador al mismo tiempo, pero siempre estarás feliz de haberlo intentado.

27. Algunas personas lo hacen después de haberlo planificado cuidadosamente. Otras son espontáneas.

28. Puedes hacerlo en un tren, en un avión, en un automóvil, en un barco…

29. Algunas veces te dejarás cosas olvidadas, como tu ropa interior o el cargador de tu celular.

30. Te hace sentir demasiado bien.

31. Tus amigos que no lo han hecho quizás no comprendan por qué lo haces. Quizás hasta estén celosos. Eventualmente, lo terminarán haciendo.

32. Puedes hacerlo con extraños o con personas que conoces bien.

33. Hay muchas formas de hacerlo: con un hombre, con una mujer, con un grupo de personas, o en soledad.

34. A veces, es una mala experiencia: incómoda, poco satisfactoria, torpe y para nada memorable.

35. Sirve para liberar el estrés.

36. A veces te despiertas preguntándote “¿Dónde cuernos estoy?”

37. Hacerlo puede tomar un buen tiempo.

38. Normalmente implica el uso de una cama… pero a veces hay que arreglarse con sofás.

39. A muchas personas les gusta hacerlo en hoteles.

40. Puede ser adictivo.

41. Incluso una mala experiencia puede ser mejor que nunca haberlo hecho.

42. Puede ser difícil encontrar con quien hacerlo.

43. A veces es gratuito; otras terminas pagando muchísimo dinero.

44. A veces, las cosas terminan hechas un desorden. Y también hay ocasiones en las que necesitas ducharte ni bien terminas.

45. La gente te pide consejo al respecto.

46. No siempre es una buena idea hacerlo con tu mejor amigo o amiga.

47. Puede ser agotador.

48. Nunca te olvidas de tu primera vez.


 

Este artículo fue publicado en inglés el 28 de noviembre de 2014.