1. Apréndete unas cuantas expresiones básicas

Por norma general, los japoneses no hablan inglés. Eso es así. Pero son extremadamente educados y tratarán de ayudarte todo lo que puedan aunque no hablen tu mismo idioma. Recuerda que si quieres llamar la atención de alguien nunca uses contacto físico ya que allí es considerado algo muy violento. Puede que tengas la suerte de encontrarte con algún japonés que pueda contestarte de forma básica en inglés pero lo usual será que tengas que buscarte la vida así que por experiencia, te recomiendo dos cosas:

  • Apunta en algún sitio los nombres (en japonés) de los sitios que vas a visitar, o cosas de interés que creas que puedas necesitar referenciar y enséñalo si es necesario. Lo entenderán rápidamente y te indicarán o incluso guiarán al lugar si tienen tiempo.
  • Busca en internet algún tutorial y aprende algunas expresiones básicas en japonés para hacerte entender mejor. Además, te ganarás su simpatía ya que los japoneses son muy agradecidos de que hagas el esfuerzo de hablar su idioma, lo consideran una muestra de respeto por parte de los turistas.

2. Aprende normas de etiqueta japonesa

Antes de nada, debes saber que los japoneses entienden que los extranjeros no tenemos las mismas costumbres que ellos y por tanto, cualquier error que cometamos será disculpado con mucha mayor facilidad que si lo hiciera un nativo. Aun así, es de agradecer que lo tengas en cuenta y trates de recordar que muchas cosas son distintas allí:

  • En las casas y algunos lugares públicos como baños públicos o templos, uno tiene la obligación de descalzarse antes de entrar (usa calcetines en buen estado). Normalmente esto viene indicado por un escaloncito que uno se encuentra en la entrada, pero en caso de duda, puedes preguntarlo diciendo “Kutsu daijyoubu desu ka?” que viene a ser algo así como “¿Se puede con zapatos?” y observa la respuesta.
  • La reverencia es una de las bases de conducta japonesa, la cual evita el contacto físico. Recuerda hacer una reverencia a cualquier persona para saludar, pedir perdón, dar las gracias, despedirte… vamos, para todo.
  • Evita señalar con el dedo, y menos a personas. En Japón señalar se hace con la palma de la mano hacia arriba y, si pretendes señalarte a ti mismo, hazlo tocando tu nariz con el dedo índice.
  • Procura caminar por la izquierda (esto me costó horrores) y seguir las indicaciones del metro cuando te muevas por las estaciones para no estorbar el tráfico de personas.
  • Los palillos: evita señalar o jugar con los palillos. Pero, además de estas cosas obvias, hay dos cosas que nunca debes hacer. Una es clavar los palillos en el bol de arroz. ¡Nunca! Es un ritual funerario, por lo que es de muy mal gusto reproducirlo en la mesa. Podemos dejar los palillos en el extremo del bol o sobre los reposapalillos, pero nunca clavarlos en el arroz. La otra es pasar la comida directamente entre palillos. Es también un ritual funerario, por lo que de nuevo es de muy mal gusto.
  • El móvil en el transporte público o sitios cerrados: mantén el teléfono en silencio y procura no hacer ruido con él y mucho menos ponerte a hablar por teléfono, se considera una falta de respeto. Usar el móvil para leer o similares es habitual, pero siempre teniendo en cuenta que no estás solo y debes poner de tu parte para mantener el buen clima entre todos.

3. El transporte público no es tan complicado como parece

El transporte público puede parecer terrorífico al principio, pero lo cierto es que es bastante fácil pillarle el truco. Lo único que debes saber son 3 cosas:

  • Google Maps es tu mejor amigo: en Japón mide los recorridos con precisión y los trenes son ultra puntuales. No lo dudes. Usa Google Maps. Pero puede que algunos transbordos te resulten confusos por el siguiente motivo.
  • A diferencia de otros sitios, en Japón el metro suele repartirse entre varias empresas. Por ejemplo en Tokio operan JR (que es pública), TOEI y Tokyo Metro (que son privadas). Esto hace que algunos transbordos (aunque no siempre) requieran salir de la estación, caminar una calle y volver a entrar en la siguiente estación de la otra compañía.
  • En Japón los billetes de metro se usan al entrar y salir y cuestan más o menos en proporción a la distancia recorrida. Por eso, comprar billetes sencillos es bastante complejo y recomiendo que te ahorres problemas comprando una tarjeta sin contacto como SUICA o PASMO (a mí me gusta la Suica porque su pingüino es adorable). Son tarjetas prepago que sirven para pillar los trenes de cualquiera de las líneas de metro (independientemente de la compañía) o pagar otros servicios (como por ejemplo bebidas en las vending machines) como si fueran tarjetas de crédito. Cuestan 2000 yenes, de los cuales 1500 son crédito para usar en el metro y los otros 500 son de depósito que puedes recuperar si la devuelves. Con ella, sólo tienes que preocuparte de recargar el saldo a medida que se vaya agotando y nada más. En caso de que te quedes sin saldo en medio de un viaje con tarjeta o billete sencillo, no te preocupes, puedes pagar la diferencia o recargar la tarjeta antes de salir sin problemas en las máquinas de ajuste de tarifa.

4. Decide si comprar el Japan Rail Pass

El Japan Rail Pass es un pase que te permite usar toda la red de la compañía JR de forma ilimitada durante un tiempo limitado. Tienes que comprarlo como tarde una semana antes de viajar a Japón aquí y te envían un comprobante que puedes canjear una vez llegues a destino en cualquier oficina de JR. Ojo, el comprobante tiene una validez de tres meses así que no lo compres con demasiada antelación. Es muy recomendable pillarlo a pesar de su alto precio y organizar tu viaje en base a los días que lo tengas activado porque:

  • Si vas a visitar al menos dos o tres ciudades, es difícil que no te salga rentable teniendo en cuenta lo caros que son los billetes de tren bala. En caso de duda, mira precios de trenes en hyperdia.com
  • Puedes elegir el día de activación cuando canjees el comprobante, por lo que recuerda que no tienes por qué empezar a gastarlo nada más llegar.
  • Con el JR Pass puedes reservar asientos en cualquier tren de forma gratuita. Normalmente esto tiene un coste suplementario en los billetes normales. Tan sólo acércate a una oficina antes de tu viaje y pide que te asignen unos asientos para el trayecto que desees.
  • Además de trenes de mediana y larga distancia, también te permite utilizar las líneas de metro de la compañía JR en cada ciudad de forma gratuita, lo cual es una cosa a tener en cuenta aunque no nos vayamos a mover demasiado por el país.
  • Un consejo: cuando llegues a Japón, si no vas a usarlo el primer día, evita cambiarlo en el aeropuerto, ya que estará probablemente hasta arriba de gente. Comienza tu viaje y canjea el comprobante en cualquier momento en cualquier otra estación de JR cómodamente sin tantas colas.

5. Contrata internet para tu viaje

Tengo que reconocer que por la barrera idiomática y las constantes dudas que genera la sociedad japonesa, tener internet en el móvil mientras estás allí es importantísimo. Te ahorrarás dolores cabeza buscando lugares, restaurantes y podrás comunicarte con los tuyos como si estuvieras en casa. Las dos opciones son, por un lado, comprar una tarjeta SIM de datos japonesa (las venden en todos lados allí) o si no reservar un Pocket Wifi por adelantado, que es un pequeño aparato que usa la red móvil japonesa para proporcionar una red wifi móvil a la que puedes conectar cualquier aparato que te apetezca. Recomiendo esta segunda opción por los siguientes motivos:

  • No te arriesgas a perder tu SIM, olvidarte del PIN o sufrir problemas de incompatibilidades en caso de que tu móvil no esté liberado o tengas dudas.
  • Lo puedes obtener en la oficina de correos del aeropuerto nada más llegar enseñando tu pasaporte y devolverlo metiéndolo en un sobre prepagado en el buzón de la misma oficina antes de subirte al avión de vuelta. Ojo, hazlo antes de pasar el control de seguridad ya que dentro de la terminal no hay buzones de correos.
  • Puedes conectar varios dispositivos a la vez y mantienes toda tu configuración tal y como la tenías en casa. El único inconveniente es que el aparato también tiene una batería que se descarga con el uso y tienes que tenerlo en cuenta, pero muchas empresas suelen incluir una batería externa para recargarlo sobre la marcha para que no te quedes incomunicado a mitad del día. Puedes alquilarlo aquí: http://japan-wireless-sp.strikingly.com.