Photo: Galicia Sustentable

5 ejemplos del genocidio llevado a cabo por los europeos en América

by Xiu 12 Oct 2018

Al hablar de la llegada de los europeos al continente americano las conversaciones se dividen en dos bandos: los que la ven como un acto redentor y lleno de heroísmo que trajo la paz, la civilización y la cultura al continente americano, y los que sólo ven la codicia, la destrucción y la degeneración provocada por los invasores.

En ésta ocasión te quiero hablar de las terribles consecuencias que trajo la guerra provocada por la ambición de los europeos. Recuerda que hoy 12 de octubre se conmemora en nuestro continente la resistencia de los pueblos nativos de América.

 

1. La aniquilación de los pueblos nativos de Cuba

Antonio José Valdés en su libro Historia de la Isla de Cuba y en Especial de La Habana, nos cuenta que en 1511 Diego Colón ordenó la conquista de la isla de Cuba a Diego Velázquez.

Velázquez partió con 300 hombres a la isla que hoy conocemos como Cuba y que en aquel entonces los nativos dividían en las regiones de Baracoa, Bayaquitiri, Macaca, Bayamo, Camagüey, Jagua, Habana y Haniguanica, cada una gobernada por su propio señor.

La resistencia presentada por los nativos y los años de enfrentamientos fueron insuficientes para repeler a los europeos. La historia tal vez la conoces, los pueblos nativos fueron aniquilados y los sobrevivientes esclavizados, hecho que Fray Bartolomé de las Casas ilustra en el siguiente párrafo:


“Cesció la crueldad inhumana que los nuestros usaban con las gentes della cada día más y más; los opresos indios viéndose cada día morir, comenzaron a huir de las minas y de los otros trabajos en que los mataban de pura hambre y continuo y excesivo trabajo; los españoles, que para tenerlos siempre en servicio clavados no les faltaban medios y mañas, procuraron por muchas maneras irlos a montear; entre otras comenzaron a criar lebreles y perros bravos que los despedazaban…

…Viéndose infelices, aunque inocentes, que por ninguna parte podían remediar ni obviar su perdición, ni de la muerte y muertes dobladas tan ciertas y horrendas escaparse, acordaron de ahorrar al menos de la una, que por ser tan luenga tenían por mas intolerable, y esta era la vida que muriendo vivían amarga, por salir de la cual comenzáronse de ahorcar”

Como verás la destrucción fue peor que cualquier guerra moderna. Para que te des una idea, para 1510 la población nativa en la isla de Cuba ascendía a aproximadamente 112 mil habitantes, cien años después solo quedaba el 10%. Eso nos cuentan los investigadores Manuel Moreno y Eduardo Torres-Cuevas en su obra Historia General del Caribe: Metodología e Historiografía del Caribe.

 

2. El genocidio de los nativos de América del Norte

Antes de entrar de lleno a las cifras, citemos a algunos de los investigadores norteamericanos que denuncian abiertamente el holocausto de los pueblos nativos.

“Los nativos americanos sufrieron el peor holocausto humano que el mundo haya presenciado, una campaña que duró cuatro siglos y que consumió las vidas de decenas de millones de personas”.

David E. Stannard, historiador de la Universidad de Hawai.

De primera intención parece una afirmación bastante tendenciosa; sin embargo, tiene sustento en los argumentos de diversos investigadores como Ward Churchill, docente de estudios étnicos en la Universidad de Colorado. Churchill afirma que la población nativa ascendía a doce millones de personas en el año de 1500 y que para 1900 había descendido a 237 mil.

Algunos buenos ejemplos de las tácticas de exterminación de pobladores nativos en Norteamérica son los siguientes:

La engañosa tregua que el general Lord Jeffrey le hizo creer a los nativos que asediaban su fortaleza, a quienes les regaló mantas infectadas con viruela en el año de 1717.

El asesinato de cientos de búfalos en el año de 1870 por el ejército norteamericano para utilizar sus pieles y dejar sin alimento a los pueblos nativos en resistencia.

La orden de Abraham Lincoln el 26 de diciembre 1862 de colgar a 38 guerreros Lakota. Hecho que se mantiene como la mayor ejecución en masa en la historia oficial de aquel país.

La matanza de Wounded Knee el 29 de diciembre de 1890 de la que Victoria Oliver nos cuenta en su obra Pieles Rojas. Encuentros con el Hombre Blanco. Durante este acontecimiento, el séptimo regimiento de caballería del ejército norteamericano acudió a un pequeño poblado nativo a solicitar su rendición; sin embargo, después de un forcejeo con un anciano, los militares dispararon y acabaron con la vida de 90 hombres y 200 mujeres y niños. La prensa anunció este incidente como una épica victoria contra los salvajes indios.

 

3. Matanza de Tóxcatl

Esta matanza sucedió en Tenochtitlán durante la celebración de un festival dedicado a Tezcatlipoca. Los españoles no consideraron que la celebración fuera algo digno de llevar a cabo, lo que desató los actos que Bernardino de Sahagún relata de la siguiente forma:

«Cuando los aztecas se encontraban bailando, los españoles los cercaron, se lanzaron al lugar de los atabales: decapitaron al que estaba tañendo; lejos fue a caer su cabeza. Al momento todos acuchillan, alancean a la gente y les dan tajos con las espadas. A algunos les acometieron por detrás; inmediatamente cayeron cabezas; enteramente hechos trizas quedaban: algunos intentaban salir; allí en la entrada los herían, los apuñalaban. Otros escalaban los muros; pero no pudieron salvarse. Otros se entrometieron entre los muertos, fingían ser muertos; pero sí entonces alguno se ponía en pie, lo acuchillaban. La sangre de los guerreros corría como agua; y el hedor de la sangre se alzaba al aire… Los españoles andaban en busca de indios; por doquiera lanzaban estocadas por si alguno estaba oculto allí…»

 

4. Matanza de Cholula

Según las crónicas de Bernal Díaz del Castillo y las Cartas de Relación de Hernán Cortés, aquella masacre se ejecutó para evitar una emboscada ordenada por Moctezuma, quien según la versión de los españoles despachó a 20 mil soldados a aniquilar a los españoles.

Ya en otro artículo te contamos que Cholula fue una ciudad sagrada y el hogar del profeta Quetzalcoatl. Esta ciudad era tan importante para el mundo prehispánico como lo es Jerusalén para los cristianos y esto es algo que Cortés sabía muy bien gracias a sus informantes. Una victoria en la ciudad sagrada sería un duro golpe psicológico para los mexica. Estos hechos fueron confirmados —y condenados— algunos años después por Bartolomé de las Casas y Fray Toribio de Benavente.

En aquella ocasión, Cortés ordenó un ataque directo a la población de Cholula, sin hacer distinción entre ancianos, hombres, mujeres y niños. Esto dejó un saldo de seis mil muertos y finalizó con la promesa de una alianza por parte de los cholultecas hacia el ejército español.

Hoy puedes ver el símbolo de aquel triste ataque en la cúspide de la pirámide de Cholula: una capilla que nos recuerda la soberbia de Cortés y la destrucción de la fe del mundo prehispánico, colocando la fé cristiana por encima de Quetzalcoatl.

 

5. Masacre de Tajamarca

Esta triste batalla es relatada por José María González Ochoa en su Breve Historia de los Conquistadores Españoles. El evento aconteció durante un encuentro entre Pizarro y el emperador inca Atahualpa, en el que ambos pretendían demostrar su superioridad. El español a través de sus tácticas de guerra y el emperador con su ejército.

Pizarro intentó someter al imperio inca a través de la lectura del manifiesto que los españoles leían a los pueblos que pretendían invadir. El manifiesto se leía como de esta manera:

“Os certifico que, con la ayuda de Dios, entraremos poderosamente contra vosotros, y os haremos guerra por todas partes y maneras que pudiéramos, y os sujetaremos al yugo y obediencia de la Iglesia y Su Majestad, y tomaremos vuestras personas y de vuestras mujeres e hijos y los haremos esclavos, y como tales los venderemos y dispondremos de ellos como Sus Majestades mandaren, y os daños que pudiéramos. ¡E insisto que las muertes y los daños que de ello siguiesen serán vuestra culpa!”

Una vez traducidas éstas palabras, los españoles acercaron una biblia a Atahualpa para hacerlo jurar. El emperador entró en cólera. arrojando al suelo la biblia y desatando el ataque español. El sacerdote involucrado en el evento dijo entonces estas palabras:

“¡Salid, salid cristianos, arremeted contra estos perros enemigos que rechazan las cosas de Dios! ¡Ese jefe ha echado por tierra el libro de la Ley Divina! ¿No veis lo que ha ocurrido? ¿Por qué ser cortés y servil ante este arrogante perro, cuando las llanuras están llenas de indios? ¡Id y atacadle, pues yo os absuelvo!”

Aquel funesto día, los españoles acabaron con la vida de cuatro mil personas sólo por su avaricia.

 

Save Bookmark

We use cookies for analytics tracking and advertising from our partners.

For more information read our privacy policy.