1. Hotel California

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Phanie Ramplas (@phanierp) on

Foto: @phanierp

 

No, no se trata de un hotel de paso, sino del famoso hotel en el que supuestamente se inspiró Don Henley —vocalista de The Eagles— para componer su canción más emblemática. El Hotel California se encuentra en Todos Santos, Baja California Sur y abrió sus puertas en 1948. A lo largo de más de medio siglo de vida, el hotel ha ido acumulando numerosas historias detrás de sus paredes, convirtiéndolo en uno de los sitios más reconocidos de la ciudad.

Por supuesto, la leyenda urbana que le dio más popularidad fue la relacionada con The Eagles —aunque hay muchos que la desmienten. Sea cierto o falso, la parte de la canción compuesta por Henley en la que hace referencia al fantasma de una mujer recibiéndolo en el hotel, coincide con las supuestas apariciones fantasmagóricas atestiguadas por algunos huéspedes en el patio del lugar. Si andas tras la posibilidad de un encuentro paranormal o simplemente te encuentras en búsqueda de inspiración para un nuevo proyecto artístico, este puede ser un gran lugar donde iniciar tu búsqueda.

Dónde: Benito Juárez sin número. Centro

 

2. Hotel Hacienda San Miguel Regla

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Sebastian (@seb.licona) on

Foto: @seb.licona

 

La Hacienda de San Miguel Regla data del siglo XVIII y se encuentra en las inmediaciones del pueblo de Huasca de Ocampo en Hidalgo. Originalmente era propiedad del conde Don Pedro Romero de Terreros, quien llegó a ser uno de los hombres más ricos del mundo gracias a la explotación de las minas que hay en la zona. Hoy en día, la hacienda funciona como un hotel y tanto su arquitectura como los paisajes que la rodean son espectaculares. Sin embargo, los lugareños aseguran que los bosques de los alrededores son habitados por criaturas sobrenaturales.

No son pocos los huéspedes que han relatado haber despertado en la madrugada al escuchar pasos sobre el tejado de sus habitaciones o porque alguien —y no, no era su pareja— les movía el colchón. Este tipo de situaciones se les achacan a los duendes que supuestamente habitan en la zona. De hecho, muy cerca de la hacienda se encuentra un lugar totalmente dedicado a estos seres, el Museo de los Duendes.

Yo mismo soy testigo de que sí suceden cosas extrañas en Huasca de Ocampo. Cuando pasé una noche aquí —aunque yo me hospedé en Los Cactus—, las luces de las lámparas se apagaban después de que las encendíamos, también tuvimos un problema buscando nuestros zapatos —que no estaban en el lugar donde los habíamos dejado— y sí llegamos a escuchar los famosos pasos sobre el tejado de las cabañas al anochecer.

Dónde: Avenida Las Carreras sin número. Centro

 

3. Hotel Mesón de Jobito

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Brenda A. (@brendablue77) on

Foto: @brendablue77

 

Las ciudades coloniales mexicanas tienen la peculiaridad de almacenar una gran catidad de historias de fantasmas. Es común escuchar relatos sobre los espíritus de frailes que aún se pasean por los pasillos de los ex conventos y nunca falta ese rincón del pueblo por donde se ha aparecido la Llorona en repetidas ocasiones.

El Mesón de Jobito es un hotel situado en la ciudad de Zacatecas y el edificio en el que se encuentra tiene cerca de 300 años. Originalmente funcionaba como una vecindad y debe su nombre al conserje que se hacía cargo de cuidarla hace muchos años. Don Jobito era tan querido que incluso hay una estatua suya en el hotel que sirve de homenaje. Después de morir, parece que don Jobito se rehusó a abandonar la habitación 107 donde solía vivir.

Algunos huéspedes aseguran haber visto a alguien detrás de ellos mientras se miraban en el espejo. Otros dicen haber observado sombras deambulando en la recámara y hay quienes aseguran haber escuchado cadenas arrastrándose o la risa de niños en el patio a la mitad de la ncohe. Por si te interesa, dicen que aquí la cosa se pone buena a partir de las tres de la mañana.

Dónde: Jardín Juárez 143. Centro

 

4. Posada San Francisco

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Hotel Posada San Francisco (@posadasanfrancisco) on

Foto: @posadasanfrancisco

 

Este hotel se encuentra en la ciudad de Tlaxcala. Fue construido en el siglo XVI, lo cual lo convierte en uno los edificios más antiguos de la ciudad y en patrimonio cultural del estado. Además de tener fama como uno de los hoteles más agradables del centro de la ciudad, también se ha vuelto muy comentado por las apariciones de media noche que muchos huéspedes han reportado.

La historia más escuchada de la Posada San Francisco es la de una niña que merodea por los pasillos y que aprovecha el encuentro con cualquier huesped para pedirle ayuda para encontrar a su mamá. Una vez que los huéspedes reportan el incidentye en la recepción —¿adivinas?—, su descripción no coincide con la de ningún huésped del hotel.

Los trabajadores del hotel ya están acostumbrados a estas apariciones. Si les preguntas, te contarán que el espíritu de la niña quedó atrapado en el lugar después de que murió ahogada en una pileta de los lavaderos públicos que se encontraban aquí hace tiempo.

Dónde: Plaza de la Constitución 17. Centro

 

5. Hotel La Soledad

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Hotel de la Soledad (@hoteldelasoledad) on

Foto: @hoteldelasoledad

 

El Hotel La Soledad es uno de los más lujosos del centro histórico de la ciudad de Morelia y —según dicen los guías encargados del tour de leyendas— también es uno de los lugares en donde más espantan. Cuenta la historia que durante la colonia, los españoles llegaron a asesinar a varios indígenas purépecha a los que colgaron sobre las paredes de este y otros edificios coloniales, seguramente con el fin de persuadir a los locales que aún se resistían a la colonización.

El hotel La Soledad es el más antiguo de la ciudad y detrás de sus muros existen historias de terror como la de doña Fernanda, un fantasma que recorre las habitaciones preguntando por el paradero de su hija fallecida. ¡Ay nanita!

Dónde: Ignacio Zaragoza 90. Centro

 

Extra: Hoteles de la Ciudad de México

De la Ciudad de México tendríamos que hablar en un artículo completo, basta con que visites cualquier hotel de la calzada de Tlalpan para llevarte el susto de tu vida. Me dijo el primo de un amigo que ahí todo el tiempo tiemblan las paredes y se escuchan gritos por doquier. ¿Será la Llorona? Quién sabe, pero seguro nadie puede descansar en ese tipo de lugares.