¿Quién dijo que era tarde para comenzar a tomar tus primeras lecciones de surf? No importa si tienes quince o cincuenta años, cuando se trata de ponerse a volar sobre las olas no hay edad que te lo impida y uno de los mejores escenarios para hacerlo es la costa del Pacífico mexicano. En estas playas, surfistas expertos han fundado sus propias escuelas para guiarte paso a paso en el dominio de la tabla. Pon un disco de los Beach Boys y prepárate para darle a tus vacaciones un toque nuevo y emocionante.

 

1. Puerto Escondido, Oaxaca

A post shared by Paco Calleja (@paco_calleja) on

Las playas de Puerto Escondido son un deleite para cualquier surfista. No por nada este lugar lleva la etiqueta de “la capital mexicana del surf”. Para los expertos, el oleaje de la playa Zicatela está entre los más desafiantes; de hecho, aquí se lleva a cabo el Surf Pro Open, uno de los torneos más importantes del mundo. Pero si se trata de dar tus primeros pasos, no hay mejor lugar que playa La Punta, donde la marea es alta con olas largas y lentas, lo que te permitirá aprender el control básico de la tabla.

Una buena opción para comenzar tus lecciones es con los amigos de Puerto Surf, quienes ofrecen paquetes con hospedaje y alimentos.

 

2. Manzanillo, Colima

Photo: Smansmith

Además de ser la capital mundial del pez vela, el puerto colimense de Manzanillo es uno de los destinos dorados del Pacífico para la práctica del surf. Aquí se llevan a cabo competencias como el Abierto Mexicano de Surfing, el cual sirve de antesala para clasificar al World Surf League. Si es tu primera experiencia con las olas, qué mejor que recibir asesoría de uno de los grandes nombres de este deporte: Héctor Soto, uno de esos personajes de película que dejan la seguridad de una carrera y un empleo fijo para hacer realidad sus sueños.

Héctor era contador, pero su pasión por las olas lo llevó a dedicarse de lleno al surfing, en donde ha ganado competencias nacionales e internacionales. Ahora tiene su propia escuela en Santiago, una de las dos bahías de Manzanillo. Aquí aprenderás tanto teoría como práctica, con tablas diseñadas especialmente para principiantes. Pero mejor compruébalo por ti mismo en Santiago Surf & Repairs.

 

3. San José del Cabo, Baja California Sur

A post shared by Cole McCarthy (@colemccarthy3) on

A diferencia de Cabo San Lucas, en San José del Cabo la atmósfera es más relajada y tradicional, algo que se lleva a la perfección con el estilo de vida del surfista. Es precisamente en esta zona de Los Cabos donde se encuentra Costa Azul Surf, una escuela de gran tradición en la enseñanza de este deporte desde 1986. Dependiendo de la época del año los cursos se imparten en diferentes zonas costeras: desde mayo hasta noviembre se realizan en Costa Azul, mientras que durante el invierno se llevan a cabo en Playa Cerritos, al sur de Todos Santos. Los instructores cuentan con certificaciones internacionales y te están esperando para que disfrutes las olas y los espectaculares paisajes donde se funde el desierto con el Mar de Cortés.

 

4. San Agustinillo, Oaxaca

Photo: Waywuwei

San Agustinillo es un rincón no tan conocido de la costa oaxaqueña. Este lugar es perfecto para un fin de semana con la pareja, ¡pero también para surfear! Las olas de este pueblo pesquero cercano a Mazunte, ofrecen posibilidades tanto para surfistas experimentados como para principiantes. Si te animas a entrarle a la surfeada te van a encantar las clases de Coco Loco Surf Club, en donde enseñan a niños desde cinco años a hacer sus primeros deslices  sobre las olas. Como buenos maestros, en Coco Loco tienen la filosofía de llegar a la playa relajados, pero con muchas ganas de surfear. ¡Así es como debe ser la vida junto al mar!

 

5. Sayulita, Nayarit

Photo: Thomassin Mickaël

Rodeada de vegetación tropical, Sayulita se encuentra en el corazón de la Bahía de Banderas, dentro de la Riviera Nayarit. El oleaje de sus playas, sus excelentes mariscos y su encanto de pueblo costero han hecho que muchos surfistas de clase mundial hayan decidido vivir aquí. Por este motivo, no es de extrañarse que haya rentas de tablas de surf por dondequiera. Pero si hablamos de escuelas para aprender a surfear, Luna Azul Surfing se lleva las palmas. Todos sus instructores son excelentes sobre la tabla y las clases incluyen tablas ligeras para principiantes con teoría y práctica en el agua, medidas de seguridad y una hora extra gratis para el uso de la tabla cuando hayas concluido la lección básica. Ah, y si llevas al menos a tres cuates, te llevarás tu buen descuento.