Te invitamos a conocer estos pueblos para pasar la Navidad y sentirte como en un cuento:

Hallstatt, el pueblo más bonito a orillas de un lago (Austria)

Hallstatt lleva con mucho honor el sobrenombre de pueblo más bonito del mundo a orillas de un lago, aunque a este galardón se le podría añadir en Navidad sin miedo a caer en un error.

Es uno de los pueblos más bonitos y más escénicos de Europa. Ubicado en el distrito montañoso de Salzkammergut, si en los meses de verano se presenta como un lugar idílico, sólo hace falta añadirle unos cuantos copos de nieve para imaginar en lo que puede convertirse. Es ese cuento de Navidad que todos hemos soñado alguna vez con vivir.

A principios del mes de diciembre el pueblo se engalana para ser el escenario de un mercado navideño, ubicado en la pequeña plaza del pueblo, en el que se pueden comprar bolas de navidad hechas a mano y otras artesanías que acabarán de adornar nuestra Navidad.

 

Mürren, un pueblo perdido entre montañas (Suiza)

Si piensas en un tradicional pueblo de montaña, ubicada en un valle y rodeado de montañas, sin duda estás pensando en Mürren, una aldea del cantón de Berna, rodeada de algunas de las montañas más famosas del país, como Monch y Jungfrau.

¿Quién sabe si en algún momento podremos encontrarnos a Heidi y a Pedro corriendo por las laderas de Mürren a la sombra de los Alpes suizos?

 

Shirakawa-go (Japón)

Siempre que pensamos en la Navidad la asociamos a villancicos, tradición y cenas en familia, pero hay lugares que, aunque no se ajustan al sentido religioso de la Navidad, sí recrean a la perfección la imagen de la Navidad blanca. Como Shirakawa-go, un pueblo enclavado en los Alpes Japoneses, al que no le falta ni un solo detalle: casas de lo más pintorescas, paisajes de montaña, bosques, nieve que invitan a querer acurrucarse en un sofá junto al fuego mientras esperamos que caiga la noche.

 

Füssen, la ciudad del castillo de Disney (Alemania)

En Füssen, al pie de los Alpes, están los castillos de Neuschwanstein y Hohenschwangau, que se encuentran entre los más legendarios del mundo. Verlos rodeados de un paisaje de nieve es adentrarse a un cuento de hadas. También se celebra aquí un mercadillo navideño en la zona de Sankt Mang, muy próximo al castillo de Neuschwanstein.

Photo: Jag_cz | Shutterstock

 

Tallin (Estonia)

Tallin está más asociada a su condición de ciudad medieval que a la categoría “pueblito de cuento”, pero si os decimos que la leyenda cuenta que fue la primera ciudad que tuvo árbol de navidad, la cosa cambia ¿verdad?

Dicen que en el año 1441, en la misma plaza en la que hoy en día se ubica el mercado navideño, un soltero comerciante cantó y bailó junto a varias chicas alrededor de un árbol al que prendieron fuego. Ese gesto llevó a la iluminación actual de los árboles de navidad.

El mercado navideño está en la Plaza Vieja de la ciudad, Raekoja platsi, en el corazón de Tallin donde también podremos probar especialidades locales y comprar toda clase de artesanías.