¿Se acerca el 10 de mayo y nada más no se te ocurre cómo festejar a tu mamá, abuelita, esposa, suegra y demás etcéteras? Que no cunda el pánico. Aquí van algunas opciones con las que vas a quedar muy bien y no parecerá que lo planeaste de último minuto. Y muchas felicidades a todas las mamás en su día.

Nota del editor: aunque estos planes son bastante originales y los lugares mencionados tienen menos quorum que los típicos restaurantes de la Ciudad de México, conviene que reserves con toda la anticipación posible. El 10 de mayo es uno de los días más festejados por los mexicanos y no querrás que tu mamá pase la mitad de su día al pendiente de una lista de espera.   


1. Comida en La Escondida

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Dora Ortega (@doraortegag) on

Dile a tu mamá que no haga planes porque la llevarás a celebrar su día a La Marquesa. Seguramente su primera reacción será mandarte por un tubo al creer que la vas a llevar a comer quesadillas y tomar micheladas —aunque a ti sí se te antoje ese plan—, pero la sorpresa será doble cuando descubra que no la llevas exactamente a La Marquesa sino a La Escondida.

Este restaurante campestre se encuentra, como su nombre lo indica, escondido dentro de una hermosa cañada atravesada por riachuelos con patos, cisnes y toda la onda. Tiene toda la pinta de un chalet suizo y no hay que alejarse mucho de la ciudad para disfrutar de su excelente ambientación. Es justo lo que necesitas para que tu mamá vea que te esmeraste en llevarla a un lugar único y agradable.

La Escondida ofrece desde desayunos buffet, hasta platillos a la carta en su restaurante de especialidades. Pero como de la vista nace el amor, mejor checa la página del restaurante y dale el visto bueno.

Dónde: Carretera México-Toluca kilómetro 38.5
Para reservar: (722) 6493065 / (55) 82885128

 

 

2. Día de spa en Tepoztlán

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Hostal de la Luz (@hostaldelaluzresort) on

Foto: @ediaselas86
 

Ayuda a tu mamá a deshacerse del estrés por los corajes que le haces pasar con un día de relajación total en Tepoztlán. Las opciones son varias. La primera es Amomoxtli, un hotel-spa al pie del Tepozteco que le fascinará. Aquí se ofrecen terapias como temazcal, limpias energéticas, masajes al aire libre —bajo enormes ahuehuetes y bugambilias— y mucho más.

Otra opción es el Hostal de la Luz (no te espantes, no es hostal para mochileros). Se trata un resort holístico en el que puedes hospedarte o solamente asistir a su spa sirio. El menú de terapias cuenta con un gran número de masajes que van desde el típico anti estrés, hasta aquellos que te ayudan a combatir el insomnio y reforzar el sistema inmunológico. El entorno del hotel también ayuda, pues cuenta con una vista privilegiada al valle de Tepoztlán.   

Como tercera recomendación está La Buena Vibra Retreat & Spa. Aquí vas a encontrar paquetes especiales para el día de las madres. Su menú de servicios incluye masajes relajantes y faciales. También cuenta con salón de meditación, salón de belleza, cabina de terapias alternativas y un circuito de hidroterapia llamado vitality pool.

Amomoxtli: Prolongación Matamoros 115
Para reservar: (739) 3950012

Hostal de la Luz: Carretera Tepoztlán-Amatlán kilómetro 4
Para reservar: (739) 3933076

La Buena Vibra: San Lorenzo 7
Para reservar: (739) 3951491


3. Vinos y comida campestre en La Redonda

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Viñedos La Redonda (@vinoslaredonda) on

¡Llévala a La Redonda! No, no es una cantina como las que frecuentas, sino una de las casas vitivinícolas más renombradas de Querétaro. La Redonda cuenta con un restaurante campestre con vista a sus viñedos en donde puedes darte la buena vida maridando platillos italianos y mexicanos con excelentes vinos nacionales.

Los fines de semana se pone bueno porque en el kiosco de la finca se presentan algunas bandas para ambientar con música de jazz, blues y géneros alternativos. Para cerrar con broche de oro no olvides llevarla al pueblo mágico de Bernal. No hay pierde, solo guíate por la enorme Peña de Bernal que ya se alcanza a ver desde la carretera.

Dónde: Carretera San Juan del Río-Ezequiel Montes kilómetro 33.5
Para reservar: (441) 2771444

4. Aguas termales en Chignahuapan

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Alex Bermúdez Flores (@alexbflores) on

Otra buena alternativa para sacar a tu mamá de la ciudad y consentirla es el Hotel Aguas Termales de Chignahuapan en el corazón de la Sierra Norte de Puebla. Puedes optar por un day pass que te da acceso al uso de albercas termales privadas con comida incluida, pero te recomiendo que al menos pases una noche en el hotel. Las habitaciones cuentan con su propia tina de aguas termales, tendrás acceso a una alberca exclusiva para los huéspedes con vistas a las cañadas y comida buffet.

Este hotel también cuenta con servicio de spa y diversos tratamientos relajantes. Al siguiente día pueden aprovechar para visitar Zacatlán de las Manzanas y el Valle de Piedras Encimadas que queda a sólo unos minutos de aquí.

Dónde: Domicilio conocido, barrio de Tenextla
Para reservar: (797) 9710313 / (797) 9719792

 

 

5. La Gruta en Teotihuacán

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Boutique Traveler (@boutiquetrav) on

¿Ir a Teotihuacán en día de las madres? Suena raro, pero no lo es tanto si llevas a tu mamá a La Gruta. Este restaurante se encuentra muy cerca de la Puerta 5 de la zona arqueológica pero ¿qué lo hace especial? Así como lo dice su nombre, este lugar está dentro de una gruta y es tan antiguo que lo inauguró Porfirio Díaz.

En pocas palabras, comerás dentro de una gran caverna con la comodidad de un restaurante. Si vas a la hora de comida, estarás a tiempo para la presentación del ballet folklórico de La Gruta, el cual hace una remembranza de los bailes regionales más típicos del país. Seguro tu mamá no parará de sacar fotos para el face en este lugar.

Dónde: Zona Arqueológica de Teotihuacán
Para reservar: (55) 55314877 / (594) 9560127

 

6. Restaurantes en las alturas

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Terraza Cha Cha Chá (@terrazachachacha) on

Si no tienes tiempo para salir de la ciudad y tu mamá no le tiene miedo a las alturas, hay tres opciones interesantes que tienen como telón una panorámica espectacular de la ciudad. El primero es Bellini, ubicado en el último piso del World Trade Center. Este restaurante giratorio se especializa en comida italo-mexicana y a través de sus ventanales podrás observar la ciudad en 360 grados.  

El segundo es Miralto en la Torre Latinoamericana. En su carta encontrarás comida mexicana contemporánea aunque también ofrece algunas opciones de comida internacional. Por la tarde, tendrás una vista inigualable de la Alameda Central y del Centro Histórico en general.

Si ya no encontraste lugar en los dos anteriores, no te mortifiques. Otra excelente opción es el Terraza Cha Cha Cha. No tiene mucho de haber abierto y no es tan concurrido. Se localiza en el último piso de un edificio estilo Art Deco frente al Monumento a la Revolución. Por supuesto, tiene una vista envidiable de la Plaza de la República (sobre todo por la noche) y cuenta con un excelente menú donde destacan los tacos de pato, las tostadas de ceviche, su barra fría de ostras, el pulpo a las brasas y el rib-eye en salsa de ajo.

Bellini: Montecito 38, Nápoles
Para reservar: (55) 90008305 / (55) 90008325

Miralto: Eje Central 2, Centro Histórico
Para reservar: (55) 55181710

Terraza Cha Cha Cha: Avenida de la República 157, Tabacalera
Para reservar: (55) 57052272