Sí, casi todos los mexicanos comemos picante, de mucho a poco, pero hasta los más pequeñitos parecen disfrutar de su eventual enchilada. Están los que dicen que sin chile la comida no sabe, los que se le ponen sólo unas gotitas de salsa a cada taco y los que le ponen Valentina de la negra hasta a las papas sabor habanero.
Comenzaré contando que la costumbre de ponerle picante a la comida mexicana no es nada nueva, pues hay registros de que el chile ya se usaba como condimento del maíz y el frijol, que eran la base alimenticia en tiempos prehispánicos. La palabra chile viene del náhuatl chilli, pero se trata del mismo frutito que en Sudamérica se conoce como ají. Y desde la época prehispánica ya existían palabras para denominar los niveles de picante: cococ, cocopatic y cocopalatic, todas ellas de origen náhuatl y que hacen referencia a picante, muy picante y picantísimo.

Photo: Armando Aguayo Rivera

En la actualidad los mexicanos tenemos nuestro propio sistema para definir los niveles de picante, cuyas expresiones son más variadas que las tres básicas que usaban nuestros antepasados. Aquí te dejamos algunas de las expresiones más comunes.

 

1. No pica

En realidad puede que pique o puede que no, pero el hecho de que tu interlocutor no llegue a sentir el efecto del chile es señal de que aún es tolerable para la mayoría de los neófitos del picante. Si no toleras el chile en lo absoluto, procede con su debida precaución.

2. Pica poquito

Ahí debes comenzar a poner la señal de alerta. Ya de por sí poquito es un término bastante ambiguo, a eso súmale la tolerancia al picante del que lo dice. Lo más seguro es que no pique mucho, pero para algunos será un sabor bastante fuerte.

3. Pica rico

Aquí ya entramos en el terreno de lo que definitivamente es picante a un grado por encima de lo regular. Es en estas situaciones cuando los mexicanos comenzamos a hacer expresiones típicas de ardor en la lengua, pero bien sabemos que nos gusta sufrir un poquito y no hacemos mucho escándalo.

4. Pica sabroso

A pesar de su intento de sinonimia, esto nada tiene que ver con el pica rico. Este es el nivel de picante preciso para hacer aparecer el moqueo y hasta alguna lagrimita corriendo por la mejilla. ¡Eso es sabroso!

Photo: englishlikeanative

5. ¡Sí pica!

No te atrevas ni te arriesgues. Si respetas y quieres a tu estómago, por nada del mundo lo pruebes luego de semejante advertencia… sobre todo si el que lo dice se nota evidentemente sorprendido.

6. Pica de a madres / un chingo

Este es un nivel apto para muy pocos. Si un mexicano se expresa así, no hay razón válida para no alejarse de ese platillo.

7. Esto no sabe a nada

Por último, si te estabas preguntando cómo saber cuando una comida definitivamente no es picante de acuerdo a la referencia de un mexicano, espera a que pida chiles o alguna salsa para aderezar su platillo porque “no sabe a nada”. Entonces, podrás comer con confianza.

 

Y como bien reza el refrán “no le tengan miedo al chile, aunque lo vean colorado”. Éntrenle poco a poco y pronto descubrirán por qué los mexicanos somos adictos a este curioso manjar.

Sea el primero en comentar