Crédito: lussqueittt

Cuando regresas de viaje lo primero que quieres hacer es volver a la aventura. Estar en casa puede volverse monótono, y cuando viajas todo es novedad: aprendes de extraños, eres más atrevido, absorbes conocimiento todos los días y estás eternamente entusiasmado. Regresas y sientes que te faltaron muchas cosas por hacer y descubrir, pero en realidad no tienes que estar fuera para experimentar los mismos beneficios de tus viajes. Aquí van 7 maneras de seguir viajando al estar en casa:

 

1. Recibe viajeros en tu hogar.

Ya sea creando una cuenta en Couchsurfing, rentando tu cuarto de visitas en AirBNB o uniéndote a un club de intercambios; el compartir tu techo con una persona de otro lado del mundo te garantiza experimentar otro país sin la necesidad de un pase de abordar. A veces suena un poco incómodo el dejar a un desconocido entrar a tu cocina, pero no puedes dejar pasar la oportunidad de ser host de un chef que te enseñe uno que otro platillo, de un yogi que te hable de mantras o de un ruso que empuje las barreras del lenguaje. Al final, todos somos viajeros y tenemos cientos de historias bajo la manga que podemos compartir.

Con estos programas no solo vas a tener amigos en otros países; también podrás explorar mejor tu ciudad. A veces damos por hecho que podemos ir a las zonas turísticas o festivales en el momento que queramos, pero así dejamos pasar años sin hacerlo. Anímate y conoce, súbete al camioncito de tours, ve a la casa de gobierno, pierde el miedo a recorrer esos lugares que visitaste de pequeño y pasea a tus couchsurfers por tus más recientes descubrimientos.

 

2. Hazte miembro de museos.

Hace tiempo que los museos dejaron de ser aburridos. Ahora puedes encontrar todo tipo de eventos culturales para miembros, desde conciertos de música sudafricana hasta clases de arte de henna. Ser miembro puede llegar a costar menos que una noche fuera con tus amigos, y en muchos casos con el simple hecho de inscribirte en su lista de correos, puedes tener acceso a exposiciones, visitas guiadas y actividades gratuitas. El ser parte de estos espacios te abrirá las puertas al pasado y presente de varias culturas, y alimentará tu curiosidad para próximos viajes.

 

3. Aprende a cocinar y a hacer bebidas de otros países.

El perderte en un supermercado buscando concentrado de tamarindo o salsa de pescado puede enseñarte más de lo que imaginas. Las recetas de otros países van a traer a tu mesa condimentos extraños y sabores desconocidos. Te recomiendo que lo hagas con amigos y que cada mes repartan platillos, bebidas y postres de cierto país; tendrán un banquete delicioso de comida extranjera, uno que otro platillo quemado por el amigo que no sabe cocinar, y entre sal y pimienta aprenderán y revivirán momentos que pasaron en comedores lejanos.

 

4. Sumérgete en un nuevo idioma.

El aprender un idioma es visto como algo tardado y difícil, pero no tiene por qué serlo. Puedes aprender un idioma en 4-6 meses si te sumerges en él. Hoy en día hay cintas, videos, aplicaciones y libros; pero lo más útil siempre será tener al amigo que solo te hable en ese idioma, escuchar esa canción que no entiendes pero que después tendrá sentido, cambiar el lenguaje de tu móvil, ver películas de cine extranjero o pegar post-its por tu habitación para recordar cómo se dicen ciertas palabras en ese idioma. Los beneficios de aprender una nueva lengua son inmediatos, y entre más aprendes, más te acercaras a las culturas que lo practican: su música, su arte, sus poetas y tus futuros amigos.

Unos meses antes de visitar Roma, me encontré con unos italianos en mi ciudad. Acordamos mandarnos pequeños mensajes en italiano todos los días por Whatsapp. Regresando de mi viaje me di cuenta de que no tuve la necesidad de hablar inglés; había aprendido más rápido de lo que esperaba, además de haber hecho un par de amigos increíbles.

 

5. Enseña a alguien acerca de tu cultura.

¿Cuántos estados o regiones tiene tu país? ¿Qué tanto sabes de tus ancestros? Cuando crees que sabes algo, la prueba de fuego es enseñarlo: siempre terminas aprendiendo más de lo que esperabas. Hay cientos de personas que quieren saber de ti, de tus costumbres o de tu idioma. ¿Qué tanto puedes enseñar de tu país?

Puedes comenzar respondiendo preguntas en los foros de tripadvisor.com, formando parte de alguna organización de intercambios culturales o enseñando tu idioma en aplicaciones como HelloTalk. También en education.skype.com tienes la oportunidad de compartir tus tradiciones con clases de primaria de todo el mundo o escoger entre cientos de grupos el tema que deseas enseñar. Con quitarle una hora de Netflix a tu semana e invertirla en esto, puedes influir positivamente en la vida de otras personas y enriquecerte de nuevas experiencias.

 

6. Toma fotografías y mira lo ya conocido con nuevos ojos. 

Caminar con tu cámara en mano te va a ayudar a desarrollar el ‘ojo de fotógrafo’, con el cual vas a aprender a conocer en detalle lugares por los que tal vez ya habías pasado decenas de veces. Cuando tomas fotos te acercas, experimentas, te arriesgas a entrar a lugares desconocidos y creas memorias en papel (o bueno, digitales). Esto te ayudará a tener una perspectiva nueva de lo que consideras cotidiano. Una vez que tengas el hábito, puedes unirte a comunidades de fotógrafos como drinkandclick.com o en buscar grupos locales que hagan paseos fotográficos. También podrías tomar el curso de fotografía de viajes de Matador University, y lograr cada vez mejores capturas de lugares y personas.

 

7. Combina todas las anteriores. 

Puedes encontrar tu próximo compañero de tándem de idiomas en los foros de Couchsurfing, o invitar a uno de tus huéspedes italianos a cocinar con tus amigos: ustedes aprenderán mucho más y ellos estarán encantados de poder socializar con los locales. Puedes tomar fotografías en las zonas turísticas de tu ciudad, y terminar pasando el día con extranjeros. No te cierres a la idea de que solo un vuelo te puede llevar lejos de la vida sedentaria; puedes cambiar tu rutina, ampliar tu perspectiva y crear experiencias multiculturales en el momento que lo desees.