Crédito: sporras

1. Las tapas son un tipo de comida.

“¿Esto son tapas?”

Es lo que preguntan muchos extranjeros confundidos cada vez que les ponen en la mesa algo de comer en un bar en España, ansiosos por probar ese plato del que han oído hablar tanto que es ya casi mitológico. O nos confunden a nosotros, los anfitriones, preguntándolo del plato que acabas de servir… ¡en casa! Y es que hay una idea bastante extendida por el mundo que dice que las famosas tapas son un tipo específico de comida, cuando en realidad pueden ser cualquier cosa. Y por cualquier cosa quiero decir que pueden ser marisco, carne, verdura, pasta… ¿qué son las tapas, entonces? ¿es como decimos “comida”?

Claro que no: las tapas son una forma de comer. Cualquier plato pequeño que tomas con tu bebida (no siempre gratis) es una tapa. Podrías tomártela tu solo, pero lo normal es compartirla con la gente con la que estás: varios platitos, cada persona con un palillo o un tenedor.

 

2. La paella es un plato nacional.

No lo es. La paella es de Valencia y, si bien puedes tomarla en cualquier lugar de España, no deberías sorprenderte si vas a un restaurante en, digamos, Asturias, y no la encuentras en el menú. ¿Por qué iban a tenerla? La base de la paella, además, es el arroz, no el marisco. De hecho, ¡la paella valenciana ni siquiera lleva marisco!

¿Cuál es entonces el plato nacional? Probablemente la tortilla de patatas: es igual de típica y adorada en Madrid, que en Sevilla, Barcelona o Santiago (y todas las madres españolas hacen “la mejor tortilla del mundo”).

 

3. Los españoles siempre beben alcohol a la hora de comer.

Podemos hacerlo, eso sí es cierto. Podemos pedir una cerveza o un vaso de vino para acompañar nuestra comida y nadie creerá que tenemos un problema de alcoholismo, pero eso no significa que siempre nos demos al alcohol a la hora de comer. Hay gente que lo hace, cierto, pero la mayoría optamos por el agua en el día a día. Luego, claro, si comemos fuera, con amigos, o simplemente nos apetece, podemos tomar una cerveza o algo de vino. ¿Por qué no?

 

4. La sangría es nuestra bebida alcohólica favorita.

Si en el punto anterior solo hablé de cerveza y vino es por algo: son las bebidas alcohólicas más populares en España. No es que la sangría sea únicamente para turistas (a veces también la bebemos nosotros), pero no es para nada la bebida más popular. Si buscas una “bebida nacional”, quédate con las cañas o el vino. ¡Hasta el gin-tonic es más popular que la sangría!

 

5. A mediodía comemos mucho y durante mucho tiempo.

Este mito tiene una base en la realidad: la hora de comer en España fue siempre así (básicamente, bastante más de una hora) y todavía lo es para mucha gente, especialmente en fin de semana. Pero esas comidas largas y pesadas necesitan una pausa para comer en el trabajo también larga, y estas están desapareciendo rápidamente en muchos lugares. Comer algo ligero y rápido para volver al trabajo y así salir antes es cada vez más normal durante la semana. Eso sí, no vayas a casa de tu abuela a comer un domingo y le digas que con un sándwich tienes suficiente. Le provocarás un ataque al corazón.

 

6. La comida española es picante.

Nadie en Europa (ni en Latinoamérica) cree que la comida española consiste en burritos y tacos, pero fuera del continente, donde es más fácil relacionar a España con México por el idioma, mucha gente cree que es así. Están equivocados, claro. ¡Tan equivocados! Lo más picante que tenemos son los pimientos de Padrón, que ni siquiera pican siempre. El dicho popular lo deja bien claro: pementos de Padrón, uns pican e outros non (pimientos de Padrón, unos pican y otros no). Y eso es todo lo picante que puede ser la comida española.

 

7. Tenemos una dieta sana y mediterránea.

Como en casi todas partes, este punto depende de con quién hables. Es cierto que es fácil conseguir comida fresca, tanto en los supermercados como en los mercados de toda la vida, pero también que las comidas precocinadas son cada vez más populares. Es decir, mucha gente lleva una dieta muy sana, pero también hay muchas personas que no. En cuanto a la famosa dieta mediterránea, es preciso recordar que España no es solo mediterránea: cada región tiene sus platos tradicionales y forma de cocinar. ¡Una buena excusa para viajar por el país y probarlas todas! 


 

Para leer este artículo en inglés, haz clic aquí