1. Torcal de Antequera (Málaga)

Foto: Sonsoles Lozano

Este maravilloso paraje de roca kárstica, cuya erosión al cabo de siglos ha dado origen a formas espectaculares de la roca, es uno de los paisajes más hipnóticos que puedas contemplar. Puedes optar por observarlo mientras haces una ruta o simplemente sentarte a quedarte embobado.

2. Sierra Nevada (Granada)

Foto: Sonsoles Lozano

En Sierra Nevada se encuentran los picos más altos de la península ibérica: Mulhacén (3.478 msnm) y Veleta (3.398 msnm). Además de la famosa estación de esquí, es uno de los parajes más espectaculares para hacer senderismo en todos sus niveles.

Y, sin duda, de los paisajes con vistas más especiales de toda Andalucía. Desde lo alto de los casi 3.500 metros del Mulhacén, podrás observar, pequeña pero esplendorosa, la ciudad de Granada.

3. La Alhambra desde el Albaicín, y viceversa (Granada)

Foto: Sonsoles Lozano

La gran maravilla del arte nazarí corona una colina, mientras que, en la de enfrente, uno de los barrios más hermosos del mundo la saluda cada mañana. Enfrentados desde hace siglos, se miran mutuamente con admiración. Dan ganas de pasarse el día de una colina a otra para no parar de mirar tanta cosa bonita.

4. África desde Tarifa (Cádiz)

Los atardeceres de Tarifa son tremendamente populares y placenteros. Esa enorme bola de fuego rojo es más grande y más fuego que en ningún lugar en el que haya estado. Además cuentan con un extra, admirar cómo el sol se esconde tras el monte Musa —ya en Marruecos—, y pensar en que tan solo 13 kilómetros separan África de Europa

5. Vistas desde el peñón de Gibraltar (Reino Unido)

Foto: Sonsoles Lozano

Esta colonia británica en pleno territorio andaluz es famosa por sus monos salvajes, pero para muchos de nosotros, su mayor atracción son las vistas privilegiadas desde la cima de su peñón. De un solo vistazo, en menos de 360º se observan: dos continentes (Europa y África), tres países (Marruecos, España y Reino Unido), el mar Mediterráneo, el océano Atlántico, y el estrecho de Gibraltar que los une a ambos. Yo aquí he muerto muchas veces… ¡de placer!

6. El tajo de Ronda (Málaga)

Este desfiladero, sobre el que se construyó el Puente Nuevo, es donde se asienta la población de Ronda. Toda ella parece colgar de este corte en la roca que la sustenta y le da una atmósfera de misterio, como no tiene otra ciudad de Andalucía. Las vistas desde Ronda y hacia Ronda no pueden ser comparadas con nada.

7. Caminito del Rey (Málaga)

Esas «pasarelas» de 3 kilómetros construidas en las paredes verticales del desfiladero de los Gaitanes, que penden unos 150 metros sobre el río, nos regalan unas de las vistas más impresionantes que se puedan admirar en Andalucía. Eso sí, no apto para vértigos extremos.

8. Desierto de Tabernas (Almería)

Escenario de un gran número de películas, sobre todo del lejano Oeste, fue conocido como «el Hollywood europeo». Este desierto crea un contraste total con el mar Mediterráneo, a menos de una hora en el parque natural de Cabo de Gata.