1. Una casa de locos

Cédric Klapisch (2002)

¿Conoces Barcelona? ¿no? Puedes estar seguro de que tras ver este clásico indispensable para cualquier estudiante Erasmus en potencia que se precie, al menos te llevarás una buena idea. La película, también conocida en el ámbito internacional como “El albergue español” (dada el gran número de personas de diferentes nacionalidades que compartían piso), nos muestra la mejor cara de la ciudad Condal y del estilo de vida español, a través de las peripecias que unos estudiantes extranjeros experimentan cómo es vivir en España gracias a la concesión de una beca.

 

2. Al otro lado de la cama

Emilio Martínez Lázaro (2002)

España es muchas cosas, pero además de tener un particular sentido del humor, es muy cantarina. En la comedia “Al otro lado de la cama” encontrarás un curso avanzado de ambas cosas. El largometraje nos presenta el día a día de los habituales problemas del corazón, encarnados en las historias de diferentes parejas, aderezados por un marcado sentido del humor español. Además, intercala un buen puñado de clásicos de la música moderna española interpretados por sus protagonistas que no te dejarán indiferente.

 

3. Bienvenido Mr. Marshall

Luís García Berlanga (1953)

No es precisamente una película de vanguardia, sino todo lo contrario. Este clásico del cine español nos da la visión más campechana y cercana de la España de mediados del siglo XIX. Durante los años 50 en la posguerra, en un pequeño pueblo en donde nunca pasa nada, se anuncia la visita de un grupo de americanos que como parte del Plan Marshall (plan para la reconstrucción y el desarrollo de Europa tras la guerra), vienen a evaluar sobre si deben invertir en el desarrollo de la zona. La visita causa un gran revuelo y el pueblo se engalana al son de la copla (canción tradicional española) para causar buena impresión a sus visitantes con la esperanza de aflojar sus carteras.

 

4. Volver

Pedro Almodóvar (2006)

Hablar de cine y nombrar España, es hablar de Almodóvar. Su filmografía es extensa, pero en cualquier lista que se precie él tiene cabida. Criticado en ocasiones, con “Volver” regresa a sus raíces y recupera a sus adeptos. La película, éxito taquillero del año 2006, transcurre en un lugar de La Mancha (tierra del autor, de la cual merece la pena acordarse). Se muestra una España rural de tradiciones enmarcada en la búsqueda de una madre perdida, dentro de un relato surrealista con tintes de culebrón almodovariano.

 

5. Los lunes al sol

Fernando León de Aranoa (2002)

Reza el tráiler que no es una película basada en una historia real y sin embargo, en la actualidad describe la anónima cruda realidad de mucha gente en España. Los lunes al sol es una película sobre personas normales, funambulistas de fin de mes sin red ni público. Y es que en España no todo es fiesta. Llena de diálogos cargados de ironía y crítica, nos brinda una mirada dura sobre uno de los problemas más acuciantes de la sociedad de hoy en día, el paro. Los lunes al Sol trata sobre la situación de aquellos que se levantan cada mañana sin otra cosa que hacer más que ponerse los lunes al sol.

 

6. Pagafantas

Borja Cobeaga (2009)

“Hacer la cobra”, “el abrazo del koala” o “el lémur” son sólo algunas expresiones por las cuales ya de por sí merece la pena ver esta película, ya que de paso te ayudarán a mejorar tu vocabulario antes de viajar a España. Ver “Pagafantas” es dar un profundo sorbo de cultura española en clave de humor; eso sí, cuidado con atragantarse. El término “Pagafantas” hace referencia al opuesto del macho Alfa, algo así como el último de la cadena jerárquica entre los varones o, haciendo alusión a diferentes adjetivos, el pringado, el calzonazos, el saco largo o simplemente el buen chico. La película trata sobre las artes de conquista o la falta de ellas del susodicho pagafantas.

 

7. Martín (Hache)

Adolfo Aristarain (1997)

Con Madrid como trasfondo en un ejemplo de emigración moderna, Aristarain reúne a un buen puñado de actores de los llamados con talento, para relatar una de esas relaciones tortuosas de amor y odio entre padres e hijos. Martín (Hache) es una película de diálogos lacerantes y rebosantes de vida con el sabor del mejor acento argentino. El arte de la palabra hecho película.

 

8. Barrio

Fernando León de Aranoa (1998)

Barrio es una de esas películas muy recomendables. Es una historia dura, aunque no impuesta o forzada, sobre lo difícil que es crecer. Transcurre en uno de esos vecindarios periféricos situado a las afueras de las grandes ciudades, y cuenta el día a día de una pandilla de amigos compañeros de instituto durante el verano, en donde hay mucho tiempo libre pero pocas cosas que hacer con él. Los chicos, de clase media-baja, tienen esa edad complicada a caballo entre la adolescencia y la madurez, y en la que se habla mucho de chicas pero poco con ellas. En “barrio” y en sus calles, se cuentan las realidades de sus familias y se comparten los problemas a los que enfrentan. En resumen, es un pequeño golpe de realidad en la que se muestra una España diferente.