Crédito: Dick Vos

Has intentado comprar algo a las 3:30 de la tarde.

Aunque esto ha empezado a cambiar en las grandes ciudades y en las tiendas que forman parte de cadenas -que no cierran a mediodía-, lo más común es que si intentas ir a una tienda pequeña entre las 2 y las 5 de la tarde te la encuentres cerrada. ¿A quién se le ocurre ir de compras a la hora de comer? ¡Solo a un turista!

 

Crees que entre las 2 y las 5 de la tarde todo el mundo está durmiendo.

Oh, la siesta, uno de esos grandes mitos sobre España extendido por todo el mundo. Tras aprender que entre las 2 y las 5 las cosas están cerradas, sumaste dos más dos y concluiste que es así por la siesta. ¡Todo cierra porque los españoles están dormidos! Claro que hay gente que duerme después de comer, pero ni tanto tiempo, ni tantas personas como parece creer todo extranjero. ¿Por qué cierra todo, entonces? Porque nos gusta comer con calma, a ser posible en familia, y hacerlo bien (cocinando, tomando postre y un café después). Y sí, quizá también echar una siestecita, pero no es estrictamente necesaria.

 

Has pedido un bocadillo vegetal en un bar creyendo que sería apto para tu dieta vegetariana.

Hay una serie de bocadillos clásicos de bar en España: el de tortilla, el de chorizo, los de lomo o pollo con queso, el de calamares… y después está el bocadillo vegetal, que no se debe confundir con vegetariano. Tiene tomate, lechuga, cebolla… y atún o jamón york –o ambos. Tenlo en cuenta la próxima vez que vayas a comer a un bar.

 

Extiendes la mano cuando te presentan a alguien.

Estar en un país extranjero y no saber cuáles son las costumbres a la hora de presentarse provoca siempre situaciones algo incómodas. En España pasará esto: tú extenderás la mano, mientras esa persona que te están presentando se inclina sobre ti intentando… ¡sí! ¡quiere besarte! Son solo dos besos, uno en cada mejilla, de verdad que no significa nada. Eso sí, si eres un hombre y te están presentando a otro hombre, lo aceptado es el apretón de manos. ¡Se pondrá nervioso si lo intentas besar!

 

Solo has metido ropa de verano en la maleta.

¿Cómo culparte? ¡Viajabas a España, un país que es sinónimo del sol y el calor y la fiesta y la siesta! Ahora te arrepientes, claro, porque resulta que la combinación de zona geográfica y época del año ha resultado en 10ºC y lluvia. Infórmate bien antes de venir del tiempo que suele hacer en la zona que vayas a visitar y consulta la previsión meteorológica. Quizá necesites algo más que sandalias y bañador.

 

No te comes la tapa que te han puesto con la bebida porque crees que tendrás que pagarla.

¿Estás en un bar, has pedido una caña y junto con la cerveza te han puesto unas aceitunas, patatas fritas o hasta una tapa de callos que no has pedido? No te preocupes: invita la casa, la pequeña tapita es gratis. Antes de ponerte a alabar la generosidad de los bares españoles, piensa que el truco es otro: hacer que tengas más sed y pidas otra bebida. Mientras tanto, eso sí, cómete las aceitunas sin miedo. Vas a pagar lo mismo que si las dejas en la mesa.

 

Has intentado hacer autoestop…

Y estuviste dos horas esperando en la carretera. Algo pasa al cruzar los Pirineos, pero lo que es tan fácil y normal en Centroeuropa es bastante poco habitual en España. Alguien te recogerá, no lo dudes, pero mejor ponte cómodo mientras esperas. Una opción alternativa que con la crisis se ha puesto muy de moda en España son las plataformas para compartir coche y gastos. Mejor inténtalo por ahí antes.

 

Crees que el mediodía son las 12.

Técnicamente sí que lo es, te damos la razón. Pero a efectos prácticos, en España “mediodía” es sinónimo de “la hora de comer” y puede ser cualquier momento entre las 13:30 y las 16:00. Quedar “por la tarde” nunca es antes de las 16:30. Y, recuerda, cenamos a partir de las 21:00. ¿Cómo aguantar hasta entonces? Con una de nuestras mejores costumbres: ¡la merienda! (entre 18:00 y 19:30).