Crédito: The Hungry Dudes

1. Los Originales de Don Ray

Lorenzo Boturini esquina con Sur 105. Colonia 24 de Abril.

La calle de Lorenzo Boturini es una de esas zonas donde muchos y muy buenos puestos de tacos se aglomeran en pocos metros. Esta “calle del taco” es consecuencia de la receta secreta de Don Ray, quien hace más de dos décadas fundó El Pastorcito (actualmente “Los Originales de Don Ray”), creando toda una revolución en la escena taquera de la ciudad y lo que probablemente sea el mejor taco al pastor de la ciudad (lo que lo hace candidato automático al mejor taco al pastor del mundo). Si son fanáticos del pastor, no pueden morir sin darse una vuelta por esta esquina.

 

2. El Rincón Tarasco

José Martí 142 esquina con Patriotismo. Colonia Escandón.  

¿Atravesar toda la ciudad un domingo por la mañana sólo para echarte unos tacos como los que podrías encontrar a dos cuadras de tu casa? Seguro podrás encontrar tacos parecidos, pero nunca iguales a los del Rincón. Sus seguidores los tienen catalogados como los mejores tacos de carnitas de la ciudad y es muy probable que esto no sea una exageración. Estos son tacos mañaneros y lo recomendable es llegar temprano para alcanzar de todo.  Una tradición arraigada en uno de los grandes bastiones de comida callejera en el poniente de la ciudad: la Escandón.

 

3. Tacos Joven

Avenida Universidad 197. Colonia Narvarte. ¿Qué todos los tacos de canasta son iguales? Les falta darse una vuelta por este changarro de la Narvarte que ha llevado los tradicionales tacos a su forma más elevada. Son un poco más caros que la competencia sobre ruedas, pero el tamaño y la calidad están muy por encima del promedio. La salsa de chicharrón con chile morita tiene una legión de fanáticos que validan la superioridad de este local entre el universo de canastas que circulan por la Ciudad de México.  

 

4. Los Tolucos

Juán E. Hernández y Dávalos 40. Colonia Algarín. Historia, tradición y el mejor pozole estilo Tixtla que se puede encontrar fuera de Guerrero, se reúnen en este rincón de la colonia Algarín. Es fácil entender por qué una visita a Los Tolucos se puede volver una tradición de forma instantánea, dada la calidad, variedad y el tamaño descomunal de las porciones. Terminarse un plato grande de pozole verde en este lugar requerirá de tiempo y esfuerzo… pero valdrá la pena.

 

5. Tortas Don Polo

Félix Cuevas 86. Colonia del Valle.

Las tortas son protagonistas distinguidas de la comida callejera de la capital. El olor que se desprende de la plancha de un puesto de tortas es inconfundible para los chilangos, sobre todo porque parece haber uno en cada esquina. Las tortas Don Polo tienen un lugar especial en nuestros corazones no sólo por servir algunas de las mejores tortas de la ciudad, también por ser los inventores de la torta caliente y de la tantas veces heróica torta Cubana. ¡Échense ese trompo a la uña!

A photo posted by Zared CV (@zaredcampos) on

 

6. Tostadas del mercado de Coyoacán

Interior del Mercado de Coyoacán. Ignacio Allende sin número. Colonia del Carmen.   La tostada es una garnacha extraña, siempre presente, pero rara vez protagónica. Si ustedes son de los que creen que este platillo está relegadas a la sombra del resto de los antojitos chilangos, tienen que darse una vuelta por el mercado de Coyoacán, epicentro culinario de la tostada. Casi todos los puestos tienen las mismas opciones, pero las tostadas Coyoacán y La Chaparrita son las más concurridas. Aquí hay de todo y para todos los gustos.

 

7. Pancita Río Blanco

Mercado de Río Blanco. Oriente 87 3025. Colonia 7 de Noviembre.

Un changarro especializado en quitarle la cruda a los chilangos desde mediados del siglo pasado. Las opciones para comer pancita abundan en la ciudad, pero nunca está de más consentirse y lanzarse al Mercado de Río Blanco para validar una de las tradiciones mañaneras más arraigadas de la Gustavo A. Madero y sus alrededores.

  
8. Los Tres Reyes

Pablo Verones 12. Colonia Alfonso XIII.

Mixcoac alberga uno de los recintos más tradicionales de toda la ciudad para la barbacha de fin de semana. Los Tres Reyes es ese típico lugarcito en el que sabes que vas a esperar un rato antes de ser atendido, pero no te importa porque la recompensa superará por mucho a los contratiempos. Unos buenos tacos de barbacoa, un consomé que no podrás olvidar fácilmente y tortillas recién hechas, son la combinación ganadora. El changarro abre sus puertas desde las 7:30 de la mañana y -como se podrán imaginar- ¡hay que llegar temprano porque se acaba!