Tanto si eres autóctono y te toca trabajar como si eres visitante y has decidido pasar tus vacaciones en esta tierra de contrastes árida como ella sola y la vez húmeda por la cercanía del mar, no te van a venir nada mal estos 8 trucos para sobrevivir al verano almeriense.

1. Báñate en nuestras playas.

Una publicación compartida de tere fuentes (@terechuli84) el

Este truco es de cajón, no habría ni que decirlo. De sobra es sabido que la mejor forma de combatir el calor en verano es ir a la playa o a la piscina, pero no todas las playas son merecidas de un buen baño. No es el caso de la costa almeriense, cuyas playas desde poniente hasta levante son de honesta reputación por sus aguas cálidas, limpias y cristalinas. Además, muchas de ellas son de una belleza espectacular por su origen volcánico. ¿Has tomado nota?

2. Sal de cañas.

El segundo truco imprescindible es el de salir a tomarte unas cañas bien frías junto con sus tapitas a cualquier bar de Almería. Sí, sí, Almería es esa ciudad de la que van diciendo por ahí que en los bares la bebida y la tapa está incluido todo en el mismo precio, un rumor en este caso cierto. Así que elige cualquier bar del centro o a las afueras por cualquier pueblo o si lo prefieres un chiringuito de playa, que seguro no te defraudará ninguno 😉

3. Visita los museos y monumentos.

Una publicación compartida de Santi 🖖🏻 (@santibenbui) el

Si no te convencen los trucos anteriores y eres de los que disfrutan haciendo turismo cámara en mano (o también puedes combinar todos los trucos a la vez) y sin perderse ninguna demostración artística/histórica del lugar, entonces este truco es el ideal para ti. En la ciudad de Almería, a parte de monumentos varios, hay gran variedad de museos y ten por seguro que tendrán aire acondicionado entre otras comodidades. ¿Te recomiendo alguno? Museo de la Guitarra, Museo de Arte de Almería, Museo de Arte Doña Pakyta, Museo de Almería (de arqueología e historia), Casa del Cine de Almería, Centro de Interpretación Patrimonial de Almería, etc.

4. Escoge el viento adecuado.

Una publicación compartida de Lore (@loretourist) el

¿Cómo? ¿Qué es eso? Pues resulta que, por su ubicación, Almería es una provincia en la que predomina el viento por doquier. Lo mismo en la mañana viene el aire desde el sur que por la noche sopla desde el norte, pero eso sí, lo que más abunda es el viento de levante y el de poniente (coloquialmente “levantazo” y “ponientazo”). Los almerienses, acostumbrados ya a estas inclemencias, sabemos que cuando sopla poniente viene bien fresquito y se puede respirar, sin embargo cuando sopla el “levantazo” viene el aire muy caliente y en multitud de ocasiones trae consigo desagradable arena. Esos días mejor te tomas la cerveza en casa, te das una ducha y te ves un documental de viajes porque con este tipo de viento como que no apetece estar mucho en la calle por no hablar de que dependiendo de la playa que escojas te va a ser imposible bañarte, pero eso sí, comerás tierra seguro.

5. Tómate un helado.

Una publicación compartida de Angeles Molina (@angeles0064) el

¿Se fue el “levantazo”? Pues es hora de salir a dar un paseo por cualquiera de nuestros paseos marítimos llenos de heladerías y locales donde tomar algo refrescante. Almería tiene más de 200 km de costa con trece municipios litorales cuya gran mayoría cuenta con estos paseos llenos de palmeras en donde podrás no sólo tomar ese helado, sino que también podrás pasear en bici, con patines o simplemente contemplar el mar Mediterráneo a todas sus anchas y refrescarte con su brisa marina.

6. Remójate en el río.

Almería no es especialmente una provincia en la que abunden los ríos con agua, porque haberlos haylos, pero que lleven agua ese es otro tema a discutir. Si no te gusta la arena de la playa y el salitre pegado a la piel y eres de los que prefieren la montaña ¡no te preocupes! En Almería tenemos de todo, mar, montaña, desierto, humedales… y sí, en algunas zonas del interior los ríos llevan agua. Así que ¿por qué no darse un baño en ellos?

7. Hazte con el abanico de la feria.

25.000 unidades se repartirán este año entre diferentes colectivos como asociaciones de vecinos y entre todos los almerienses de forma gratuita en los días previos a la feria en honor a la Virgen del Mar, patrona de Almería, que tendrá lugar del 18 al 26 de agosto. El abanico de la feria de Almería se ha convertido ya en todo un símbolo además de ser una tradición arraigada el ir a recogerlo los días que lo reparte el consistorio. El origen del abanico plegable viene de la época egipcia, aunque a Europa no llegó hasta el siglo XVI. Antiguamente, según su color, material y forma determinaban el estatus social de la mujer y, además, siempre han jugado un papel muy importante dentro de la danza y la cultura española, por no hablar del lenguaje de abanicos, utilizado antaño para comunicarse las mujeres con sus admiradores. Esta feria de Almería hazte con el tuyo para sobrevivir al calor y utilízalo también como truco para otros menesteres que te sean necesarios.

8. Échate la siesta.

Por último, si ninguno de estos trucos te convence o no te funcionan, lo mejor es que te quedes en casa, que te eches la siesta con el aire acondicionado a toda pastilla y que esperes a que se acabe el día o que al menos amaine la calor, pero eso sí, ya sabes que te perderás la vida que tiene el verano almeriense.