Crédito: fabricio

1. Quedamos en mi casa a las 5 de la tarde para hacer parrilla.

Los venezolanos utilizamos cualquier excusa para hacer parrilla en todo momento y lugar. Es más, me animo a afirmar que no necesitamos ninguna excusa para ello. Lo que uno debe comprender de esta frase es el misterio del horario. Si te convidamos a una hora específica, significa que debes llegar una hora después de la mencionada. Si vas a las 5pm, pues entonces eres el elegido para montar la barrillera, preparar la carne, barrer el patio, poner las sillas… en fin, hacer el papel de todero.

 

2. Me está matando el ratón.

No significa que tengamos problemas de plagas en nuestras casas o que haya un brote epidémico de leptospirosis… Mientras que en algunos lugares de España dicen que “el gato está enratonado” cuando el animalito ha pasado toda la noche cazando, nosotros decimos que tenemos ratón cuando hemos pasando toda la noche, bueno, de rumba intensa. Implica que el trasnocho no fue normal: incluyó ingesta de grandes cantidades de bebidas alcohólicas y pues, el tiempo de dormir pasó de largo de las horas “decentes” (¿9 de la mañana?). Así que, básicamente, tenemos una resaca tamaño Amazonas.

 

3. Cuenta con eso.

Cuando escuches esta frase, por tu bien, espero que el tema de conversación no se trate de algo muy importante o que necesites de verdad. En la mayoría de los casos (para no decir el 99.999%) significa que “eso” no ocurrirá. No significa que los venezolanos no seamos de confianza ni que jamás hagamos las cosas a las que nos comprometemos… pero si usamos esta frase, digamos que es un mal augurio.

 

4. Espérame allí sentado.

Imagina la siguiente escena: alguien que es muy “viva la pepa” (dígase de alguien que quiere que le hagan todo) te solicita algún dato o algo material que es muy difícil de ubicar. Entonces, como eres demasiado amable para decirle ¿Por qué no lo haces tú? Pe’azo’e flojo, le contestas en cambio con la ironía del subtítulo. Y hablando de esperar…

 

5. Voy en camino.

Esta es la típica frase para apaciguar sentimientos de frustración, exasperación y/o arrechera de parte de la persona que te espera. Esta frase tiene varias vertientes, como por ejemplo, “llego en un momentico” o “en 5 minutos estoy allá”. Por lo general, lo que realmente significa es “pana, la verdad es que recién estoy saliendo de casa y me demoraré bastante en llegar, pero como eres venezolano como yo, sabrás entender y no te sentirás mal, porque tú haces lo mismo, y porque al llegar te lo compensaré llevándote algo que te guste mucho, con un caluroso abrazo y con aún más excusas inverosímiles… como el atasco en el tráfico”. Sí, todo eso significa.

 

6. Un día de estos.

Puede significar “podría ir siempre y cuando tú te encargues de la logística del evento”. También es una manera sofisticada y elegante para que tu interlocutor te deje saber que “no quiere hacerlo” (ó “es muy bocón”). Por ejemplo, hace un tiempo un ex mandatario venezolano dijo “algún día, un día de estos nos bañaremos todos en el río Guaire para rescatarlo y que sea de uso y disfrute de todos los venezolanos”; pues, bueno, ese mandatario ya pasó a mejor vida y todo el resto seguimos esperando el poder bañarnos en el río.

 

7. Estás comiendo bien…

Simple. Significa que, para tu interlocutor, estás gordo/a.

 

8. ¿Qué paso chamo, peleaste con el peine?

Código para “pana arréglate, pareces un Cromañón”. Y como los venezolanos le damos mucha importancia a vernos bien (y a veces a la vanidad) también escucharás…

 

9. Los barberos también comen.

Por favor a la humanidad, ¡córtate el pelo!  Clarísimo, ¿no es cierto?