Crédito de las fotos del collage: Clay Junell, Kirt Edblom, Arnold Gatilao, Sylvia y T.Tseng.

Pescado zarandeado

A mucha honra, el plato más icónico de toda la Riviera. El pescado zarandeado es un platillo  sencillo, pero sus ingredientes y preparación le dan un sabor muy original, que difícilmente podrán olvidar después de su primer encuentro. Se utiliza pescado fresco (tradicionalmente pargo o lisa) marinado con limón y una mezcla de salsas, que después es cocido a las brasas con leña de mangle sobre un tendido de hojas de palma. Si se acercan a San Blas, la denominación del pescado cambiará de zarandeado por tatemado, pero prácticamente es lo mismo. Este platillo es originario de Mexcaltitán, una islita de la costa nayarita que, además de no contar con ningún automóvil en su demarcación, cambia sus calles por canales durante la época de lluvias y hay quienes aseguran que aquí se encontraba la mítica ciudad de Aztlán. ¿Ya les dieron ganas de ir a echarse un pescado zarandeado a Mexcaltitán? Mientras lo consideran, aquí va una receta.

 

 

 

Tlaxtihuille

Este caldo de camarón no es la típica entrada que encuentran como primer tiempo en cualquier cantina. El tlaxtihuille es un caldo espeso que lleva entre sus ingredientes atole de maíz, camarones frescos, camarón deshidratado y una mezcla particular de chiles y especias. Tiene fama de ser de difícil preparación, así que si se encuentran un buen caldo por su camino, feliciten al chef. Aquí les dejo una receta.  

 

Aguachile

Este platillo típico de Nayarit y Sinaloa es la versión extrema de un coctel de camarones. El aguachile, como su nombre lo indica, es una salsa aguada a la que se agregan camarones crudos. La versión más tradicional consiste de pocos ingredientes: camarones, agua, chiles chiltepines… y nada más. Con el tiempo, la fama y las ganas de experimentar, han surgido un montón de variantes: aguachile verde, rojo o negro, con diversos tipos de chile y un extra de verduras que hacen que el platillo se termine viendo más como una ensalada que como una salsa. Hay aguachiles para todos los gustos y para todos los niveles de tolerancia al picante, pero la experiencia tradicional sigue estando a disposición de los más aventurados en múltiples palapas alrededor de la Riviera. Aquí les dejo una receta de aguachile negro… si se sienten muy fufurufos, pueden cambiar el chile serrano por habanero.

 

 

Chicharrón de pescado

Aunque este platillo tiene su origen en Santa María del Oro, en el centro de Nayarit, es posible encontrarlo en la zona de la Riviera y es digno de mención por darse un “quién vive” con los famosos tacos de pescado estilo Ensenada (ódienme lo que quieran, pero es verdad). El chicharrón se prepara con tilapia de la laguna de Santa María, que se cubre con una mezcla secreta de especias y se fríe hasta quedar dorado y crujiente. Perfecto para el  ocasional taco de pescado dominguero acompañado de una Pacífico.

 

Camarones a la cucaracha

Platillo de nombre jocoso que también se distingue por su sencillez. Basta con tener unos buenos camarones frescos y una salsa roja que se respete. La salsa debe contar entre sus ingredientes con chile cascabel, pero de preferencia tiene que llevar la típica Salsa Huichol. Pongan los camarones a freír en mantequilla, agreguen la salsa y, sí gustan, condimenten con limón, sal, pimienta y lo que se les vaya ocurriendo. Fácil, rápido y efectivo.

 

 

Sopes de ostión

Esta garnacha típica de San Blas lleva la grandeza del sope a territorios insospechados. Los sopes y los mariscos no son una combinación de lo más común, por lo que este platillo llama la atención desde el nombre. Anímense a probarlos y comprueben que la versatilidad de las garnachas mexicanas no tiene límites. Aquí la receta tradicional.  

 

Tamales de camarón

Otra adaptación costera de un platillo omnipresente en México, el tamal de camarón es toda una tradición de las costas de Nayarit y Sinaloa. Se puede preparar con camarones frescos o deshidratados y como todo tamal, su preparación es laboriosa y tiene su maña. Lo más conveniente es encontrar un buen puesto de tamales en alguno de los rincones de la Riviera, pero si tienen ganas de pasar una tarde entretenida y los materiales necesarios, bien se pueden animar a poner las manos en la masa con esta receta.

 

A photo posted by Candy (@carizmendi) on

 

Licor de nanche

El nanche es una frutita amarilla común en las zonas costeras de México y otros países de Centroamérica. Aunque no se comercializa a gran escala, se utiliza localmente de varias maneras, desde la elaboración de nieves, dulces típicos, aguas frescas, como conserva y -por supuesto- pa’l chupe. En Nayarit es común encontrar licor de nanche de distintos productores locales a precios muy accesibles. Anímense a probarlo y llévense una botella de regreso a casa. El nanche, además de ser muy rico, tiene un montón de propiedades medicinales.

 

Tejuino

El tejuino es una bebida tradicional mexicana, elaborada a partir de maíz, con muchas variantes a lo largo de la costa del Pacífico. En Nayarit probablemente lo encuentren como una bebida ligeramente fermentada, preparado con piloncillo y adicionado con mucho hielo, limón y sal. Se siente como un atole aguado, en un vaso michelado y huele a lo que huelen las tortillerías. Después de probarlo, me van a dar la razón con la descripción poco glamourosa, pero de todas formas se lo van a recomendar a todo el mundo. ¡No hay cosa más refrescante que un tejuino!