Laguna de Manialtepec

A post shared by Fer Mtz Zurita (@fermtzurita) on


Manialtepec es una laguna costera que se encuentra muy cerca de Puerto Escondido. Es un gran lugar para la observación de aves, pero su característica más distintiva es la cantidad de bioluminiscencia que puede observarse por las noches. El show de luces es cortesía de los microorganismos que proliferan gracias a la mezcla de agua dulce y salada.  


Hierve el Agua

A post shared by #HQTravel (@hqtravel) on

Hierve el Agua es una postal típica de Oaxaca, pero no hay imagen que le haga justicia a encontrarse frente a frente con estas extrañas estructuras. La vista del valle por sí misma es impresionante, pero las pozas y las cascadas petrificadas la vuelven única. Trata de visitar en temporada baja o, si  no hay de otra, muy temprano por la mañana.

 

Cañada de las Guacamayas

Esta cañada se encuentra muy cerca de la frontera con Puebla, a unos kilómetros de Santa María Tecomavaca. Tu condición física será puesta a prueba, ya que hay que subir un cerro bastante empinado en clima semidesértico, pero si logras llegar a la cima serás testigo de un espectáculo sin igual, ya que cientos de guacamayas anidan en las paredes de esta cañada.   

 

El Tule

A post shared by Melissa 📷 (@withloveatl) on

Solamente se trata del árbol con el tronco más grueso registrado… ¡en el mundo! El Tule es un ahuehuete milenario que tiene fama no sólo por su descomunal tamaño, sino por su presencia en las historias y leyendas locales. Cómprate un tejate y dile a uno de los niños en la plaza que te muestre las figuras del tronco con ayuda de su espejito. Seguro que para estas alturas ya hasta Donald Trump se ha sumado a la colección de perfiles que adornan el árbol. “¿Ya lo vieron? Vengan por acá…”

 

Bahías de Huatulco

Las playas de Oaxaca tienen fama por ser de las más bonitas de México, lo que automáticamente las convierte en algunas de las más bonitas del mundo. Esta belleza se concentra en las nueve bahías y más de treinta playas de Huatulco. Aquí hay algo para todos los gustos, así que contrata un paseo en bote y date una vuelta hasta que encuentres tu pequeño rincón del paraíso.

 

San Sebastián de las Grutas

A post shared by YoNic Rmz (@yoonicr) on

El poblado de San Sebastián se encuentra a unas dos horas de la capital oaxaqueña rumbo a la Sierra Sur y el sistema de grutas de la localidad tiene partes bien exploradas que permiten el acceso a visitantes acompañados de un guía. Los alrededores de la gruta son muy pintorescos y la comunidad de San Sebastián ha hecho esfuerzos para que el sitio tenga un desarrollo ecoturístico importante.

 

Parque Nacional Lagunas de Chacahua

Una visita a Chacahua implica una desconexión total de la vida moderna. Sus playas, canales, lagunas y humedales son ecosistemas bien conservados que tienen importancia como santuarios de aves, reptiles y mamíferos. Aquí no encontrarás oficinas de turismo, pero sí un pueblo de pescadores dispuestos a compartir sus historias y a ofrecer sus servicios como guías de una de las regiones costeras más bonitas de Oaxaca.


Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán

A post shared by Mariana Diaz (@marianiuxx) on

Entre Puebla y Oaxaca se extiende esta reserva que sorprende con paisajes que parecen salidos de otro planeta. Los bosques de cactus columnares no son tan comunes y este se extiende hasta donde alcanza la vista. Si pasas por esta zona no pases por alto una visita al Jardín Botánico Helia Bravo Hollis. Y si no sólo te gusta ver cactáceas, sino probarlas, hazte un favor y visita el Restaurante Itandehui en Zapotitlán Salinas, una joyita de la gastronomía local en medio del paisaje desértico.  


La Escobilla

Ubicada entre Huatulco y Puerto Escondido, La Escobilla es una playa que brilla por más de una característica. Para empezar, es sumamente atractiva, con arena fina, agua verde azul y una extensión considerable, e incluso cuenta con cabañas para poder pasar un fin de semana de relajación pura. Pero además, esta playa es testigo de una arribazón masiva de tortugas durante el segundo semestre del año. La comunidad de La Escobilla ha ido desarrollando su proyecto de ecoturismo a lo largo de los años y hoy es uno de los campamentos tortugueros más importantes de México y el mundo.