1.

Querrán quedarse jugando eternamente en el Parque de las Familias, en la capital, porque es el parque infantil más grande de Andalucía. Además, cuenta con el premio Columpio de Oro 2016, que reconoce al mejor parque infantil de España. Luego tendrás que explicarles que en otros sitios los parques no son así.

2.

En el Museo Arqueológico de Almería aprenderán mucho sobre historia y después se pasarán el día hablando de la civilización de Los Millares, de la del Agar, etc. Y de los fantásticos yacimientos arqueológicos que hay repartidos por toda la provincia.

3.

Y además tendrás que llevarlos a que los conozcan.

4.

Pero la diversión con la historia no acaba aquí. Si los llevas a las actividades infantiles que ofrece La Alcazaba de Almería, lo querrán saber todo también sobre el legado del Al-Ándalus que hoy día aún perdura en Almería y tú no estás muy puesto en estos temas.

5.

Si los llevas al parque temático Oasys Minihollywood, se volverán unos fanáticos de las películas wéstern y a ti ese género cinematográfico con tanta solera no te gusta nada.

6.

Y ¡encima tienen una reserva de animales!

7.

Si los llevas a la playas almerienses y les explicas que muchas de ellas son de origen volcánico y que todas esas rocas con extrañas formas fueron creadas por lenguas de lava y magma hace millones de años, creerán que los estás engañando.

8.

Pero, si a tus hijos no les gusta eso de meterse en el agua, entonces creo que llevarlos también al Acuarium Costa de Almería en Roquetas de Mar a conocer el mundo submarino y distintas especies que habitan en él, no será muy buena idea.

9.

En los últimos años en Almería se han creado nuevos carriles bici y se está poniendo de moda usarla para moverse por la ciudad y alrededores. Hábitos que están adoptando los más peques de la casa. No querrás correr ese riesgo.

10.

Tampoco quieres correr el riesgo de que con la llegada del buen tiempo les dé por patinar. ¡A ver si los días de sol ahora van a ir sobre ruedas!

11.

Para los niños a los que les gusten los espectáculos de todo tipo, si optas por llevarlos a Almería, que sepas que esta ciudad ofrece una amplia programación a lo largo de todo el año con diferentes funciones para disfrutar en familia. Una razón más por la que no deberías traer a tus hijos a esta ciudad si no quieres pasar los findes de show en show infantil.

12.

Si lo que os gusta son los paseos en familia, las calles de Almería tienen poco que ofrecer, sobre todo en épocas como navidad, carnavales y cosas así.

13.

Si además a tus hijos les encantan la naturaleza y las excursiones al campo, Almería también tiene caminos y senderos muy fáciles para niños. Allí no sólo podrán disfrutar del interior desconocido de la provincia, sino también conocer y ver paisajes difíciles de encontrar en otros lugares. Por lo que también te pedirán excursiones a tutiplén.

14.

O peor, ¡querrán ir a lugares como el Mariposario de Níjar y a sitios de naturaleza por el estilo!

15.

Si te salieron artistas, entonces tus hijos querrán que los lleves a bonitos pueblos almerienses como el de Almócita, en donde los muros exteriores de las casas y calles están pintadas con coloridos murales y decorados con poesías de distintos autores. A ti todo ese rollo cultural te parece un aburrimiento.

16.

Querrás llevarlos a conocer qué son las pinturas rupestres en la cueva de los Letreros, en Vélez-Blanco. Esas se estima que son de alrededor de 5000 años a. de C. y …

17.

…Luego querrán que les compres un Indalo, símbolo almeriense por antonomasia, que se decía que protegía las casas de todo tipo de males y que daba buena suerte. Más tarde fue adoptado por los artistas del Movimiento Indaliano. El origen del indalo está en una de las figuras antropomorfas pintadas en la cueva y que se conoce como El Brujo.

18.

Esta es una ciudad pequeña, muy tranquila, con calles llenas de bares de tapas, con un clima excelente a lo largo del año, con una amplia oferta cultural y de ocio para toda la familia y una diversidad de paisajes espectacular, por lo que tus niños te pedirán que un día los lleves al desierto, otro día a la montaña a coger castañas, otro día a la playa para hacer snorkel y otro día te pedirán que los lleves a ver los flamencos rosados de las salinas de Cabo de Gata. Y a ti todas estas opciones te suponen horas y horas de diversión y de experiencias inolvidables y tú no vienes a Almería para esto… ¿o sí?