Para los nativos americanos, desde el norte hasta el sur del continente, todo tenía una razón de ser en nuestro mundo. De tal forma, en los animales encontraron virtudes y características representativas del ser humano que, con el tiempo, divinizaron. Era tal el credo del hombre americano y su respeto por su entorno que estaba prohibida la caza de ciertos animales sagrados y quien osara realizar tal acto era condenado a muerte.
A continuación te presento algunos de los animales más emblemáticos para la cultura nativa y que, tristemente y con el tiempo, han dejado de ser depositarios de ese respeto para, muchas veces, estar reducidos a ser simple mercancía.

EL PERRO

O “itzcuintli”, como lo llamaban los nahuas, estaba relacionado con la lealtad, la protección y ese instinto dominante que tienen algunas personas. Era muy respetado, incluso se decía que al morir, uno atravesaba un río llamado “apanohuaia”, pero podría hacerlo solo si en la orilla del río un itzcuintli estaba esperando a la persona que había muerto. Si esa persona había tratado mal a los perros en vida no podría cruzar y jamás alcanzaría el descanso eterno.

EL JAGUAR

Es una de las criaturas más importantes dentro de la cosmovisión prehispánica, representa la unión del Cielo con la Tierra, la totalidad. Los nahuas lo llamaban Ocelotl y los mayas Balam, y se creía que protegía a quien portara su imagen. Representa también a la noche y el poder nocturno.

Crédito: tambako

EL QUETZAL

Era considerada un ave de luz y se la asociaba con el sol, la fertilidad y la abundancia. Era tan especial este ave que estaba prohibido cazarla bajo pena de muerte. Su mejor representación es Quetzalcoatl, quien también adopta las características de la serpiente.

Crédito: hinkelstone

LA SERPIENTE

Es el símbolo de la Tierra, de lo material y de la sabiduría humana. En la zona maya era llamada Can y en la zona nahua, Coatl. Era considerada la encarnación terrestre del sol.

Chichen Itzá. Crédito: monkeygrimace

EL MONO

Era visto como símbolo del ingenio, de la alegría que produce no tomarse tan enserio la vida y de quien toma las riendas de su destino creando las oportunidades sin esperar a que éstas lleguen. Los nahuas le llamaban Ozomatli.

Crédito: rodoaraiza

LA MARIPOSA DE OBSIDIANA

Itzpapalotl es como la llamaban los nahuas, representa al símbolo “nahui-ollin”, o cuarto movimiento, que en el calendario mexica es el día en que terminará esta cuarta humanidad a la que pertenecemos.
Se creía que los guerreros muertos en combate se transformaban en pájaros o mariposas.

Crédito: milintoc.

EL AGUILA

Representativa de las más altas aspiraciones humanas, del Sol y de la conquista del hombre sobre la materia, se veneraba su gran fortaleza y su dominio del Cielo. Los nahuas la llamaban Cuauhtli, incluso en la leyenda nahua de la creación del cuarto mundo en el que vivimos se menciona que el águila obtuvo el color de sus plumas color café y negro al entrar a la hoguera donde los creadores estaban creando el cuarto sol.

Crédito: aaaaalex0180.

LA LAGARTIJA

Llamada “cuetzpalin” por los nahuas, representa la agilidad y la resistencia. Si alguien llegaba a nacer durante el día del calendario correspondiente a este reptil, se le auguraba que sería una persona poco enfermiza capaz de sobreponerse a cualquier contratiempo.

EL COYOTE

Coyotl, representativo de la astucia avaricia, de los excesos sexuales, de las mentiras, de los engaños y de la propensión a crear líos, el humor también está habitualmente asociado con los cuentos protagonizados por el coyote.

Crédito: shawnmccready.

EL BUHO

Era considerado el maestro de la clarividencia, capaz de aclarar lo que permanece oscuro u oculto. Se decía que conocía el camino al mundo de los muertos. El búho, en la cultura maya, representaba la sabiduría.

Crédito: jasonwharam