Este tipo de listas no son sencillas: sus resultados dependen un poco de las variables que se tengan en cuenta. Para este artículo usamos el ranking de Expatistan, actualizado mes a mes y que ordena los lugares según lo caro o barato que es vivir en ellos. Por supuesto, vivir no es lo mismo que hacer turismo, pero el orden parece bastante razonable. Como ejemplo, añadimos en cada ciudad los datos sobre cuatro posibles gastos que haremos como viajeros. La lista completa con muchísimos más precios en cada lugar la puedes consultar aquí.

38. Londres (Reino Unido)

Foto: S.Borisov/Shutterstock

Ir a Londres es una especie de rito de iniciación europeo: imprescindible si pasas por el continente, pero nunca suficiente, ya que es poco representativo de lo que encontrarás en Europa. Londres es un mundo en sí misma, uno de esos pocos lugares que están a la altura de las expectativas y que son incluso más icónicos en la realidad que en toda la cultura pop. Puedes volver una y mil veces y descubrir siempre cosas nuevas. ¿Lo único inmutable? Es muy cara. Pero es en cierto modo parte de la experiencia.

Menú del día básico (con bebida) en el distrito de negocios: 12 euros (11 libras)
8 km (5 millas) en taxi un día laborable: 17 euros (15 libras)
Capuccino en la zona de expats: 3,58 euros (3,19 libras)
Cerveza (500 ml) en un pub de barrio: 6 euros (5,34 libras)

37. Oslo (Noruega)

Foto: Ana Bulnes

Aunque lo de que Noruega era pobre antes de descubrir que tenían petróleo en los 60 es una leyenda urbana, sí es cierto que ese feliz descubrimiento colocó al país en otra liga: de ser rico, pasó a ser riquísimo. Y, para los que llegamos ahí desde lugares menos agraciados por el destino, carísimo. Aun así, vale la pena ir tanto a los fiordos como a su capital, paraíso de gente en bici, museos fascinantes en los que puedes ver varias versiones de El grito de Munch o descubrir todo sobre la nave Fram, y parques como el Vigeland, lleno de esculturas.

Menú del día básico: 22 euros (211 coronas noruegas)
Viaje en taxi: 20 euros (192 coronas noruegas)
Capuccino: 4,65 euros (44 coronas noruegas)
Cerveza: 9 euros (85 coronas noruegas)

36. Reikiavik (Islandia)

Foto: Boyloso/Shutterstock

Islandia lleva de moda ya unos años y con razón: sus paisajes son lo más cercano que estaremos los no astronautas a sentirnos en suelo extraterrestre y, dentro de lo remoto, son un país bastante accesible. Reikiavik, con menos de 125.000 habitantes, una pequeña ciudad de casas de colores desde cuyas ventanas puedes a veces ver auroras boreales. Un país que cree en los elfos y que plantó cara a los bancos cuando se desató la crisis merece siempre una visita, aunque tengas que estar todo el rato pensando en el bolsillo.

Menú del día básico: 19 euros (2564 coronas islandesas)
Viaje en taxi: 24 euros (3309 coronas islandesas)
Capuccino: 4,76 euros (655 coronas islandesas)
Cerveza: 9 euros (1090 coronas islandesas)

35. Berna (Suiza)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de R Roys (@roys533) el

No te dejes engañar por esta posición en la lista: Suiza es el país más caro de Europa. Si Berna está aquí es porque curiosamente, pese a ser la capital, no es la ciudad más cara del país: Zurich, Ginebra y Basel son más caras que Londres y Lausana llega justo después en el ranking, antes de Oslo. El casco histórico de Berna es patrimonio mundial de la Unesco y muy muy bonito. Mientras te tomas un carísimo café, puedes consolarte pensando que no estás en la ciudad más cara.

Menú del día básico: 18 euros (21 francos suizos)
Viaje en taxi: 36 euros (41 francos suizos)
Capuccino: 3,85 euros (4,39 francos suizos)
Cerveza: 6 euros (5,35 francos suizos)

34. Dublín (Irlanda)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Stephen Knowles (@_stephenknowles_) el

Los visitantes a Dublín suelen sorprenderse bastante al ver los precios. Por lo que sea, quizá por todas esas noticias en las que Irlanda aparecía asociada a países mediterráneos como lugares muy afectados por la crisis, no conseguimos hacernos a la idea: Dublín es una de las ciudades más caras de Europa. Pero que eso no te frene, porque también es muy bonita, con sus calles empedradas por las que caminó James Joyce, sus pubs irlandeses de verdad y, sí, su rica Guinness.

Menú del día básico: 13 euros
Viaje en taxi: 16 euros
Capuccino: 3,29 euros
Cerveza: 5,96 euros

33. Copenhague (Dinamarca)

Foto: S-F/Shutterstock

Seguro que lo has leído mil veces: la famosa Sirenita de Copenhague decepciona un poco por ser más pequeña que en nuestra imaginación. Aun así, la capital danesa tiene muchos otros atractivos, entre ellos ver el hygge en acción en cafés, calles y curioseando por la ventana en las casas de la gente. En este paraíso de bicis y felicidad pagarás bastante casi por cualquier cosa, pero qué bien hacerlo si a cambio aprendemos a ser felices como ellos.

Menú del día básico: 17 euros (124 coronas danesas)
Viaje en taxi: 24 euros (180 coronas danesas)
Capuccino: 5,27 euros (39 coronas danesas)
Cerveza: 6 euros (48 coronas danesas)

32. París (Francia)

Foto: toiletroom/Shutterstock

La torre Eiffel, el Sena, las callejuelas románticas, Montmartre y sus artistas… París está grabado a fuego en nuestra mente aunque nunca lo hayamos visitado. Cuando vamos, tenemos que intentar borrar todas esas imágenes de fotos y películas y libros para dejar sitio a las nuestras, originales y únicas. París puede maravillar u horrorizar, porque lo romántico a veces está reñido con lo turístico, pero aléjate un par de calles, observa a los parisinos, entra en librerías y galerías de arte, mira el Sena de noche. Ya está.

Menú del día básico: 15 euros
Viaje en taxi: 16 euros
Capuccino: 4,51 euros
Cerveza: 6 euros

31. Amsterdam (Países Bajos)

Foto: InnervisionArt/Shutterstock

Entre bicis y canales y casas inclinadas (fíjate en las fachadas) te plantearás muy en serio mudarte a una ciudad demasiado famosa por su barrio rojo y sus coffee shops y no lo suficiente por el espectáculo de pararse en un puente y observar el agua y los árboles y los edificios. Aventúrate en bici solo si eres un ciclista experimentado y, si caminas, no lo hagas por el carril bici. Vete a la casa de Ana Frank el primer día, así la belleza de la ciudad contrarrestará el horror y volverás con buen sabor de boca.

Menú del día básico: 14 euros
Viaje en taxi: 24 euros
Capuccino: 3,47 euros
Cerveza: 4,91 euros

30. Helsinki (Finlandia)

Foto: Ana Bulnes

En Helsinki puedes hacer cosas como maravillarte en la plaza de la catedral, pasear por la isla de Suomelinna o ir a una iglesia construida en roca. Piensa en Sibelius mientras entras en su monumento y aprovecha el transporte público, tan bueno que el gobierno local espera que los coches se conviertan en algo obsoleto en pocos años solo porque será más cómodo ir en bus, metro o bici.

Menú del día básico: 14 euros
Viaje en taxi: 23 euros
Capuccino: 4,17 euros
Cerveza: 5,85 euros

29. Luxemburgo (Luxemburgo)

A Luxemburgo deberías ir solo para poder decir que has estado y que conoces a varios de los casi 600.000 luxemburgueses que hay en el mundo. Pero es que además tendrás castillos de cuento de hadas, bosques y lagos, y la ciudad en sí es preciosísima, tanto que te preguntarás por qué no es más popular como destino turístico. También lo agradecerás, claro: pasear tranquilo sin masas de gente por un lugar tan espectacular es un regalo.

Menú del día básico: 16 euros
Viaje en taxi: 26 euros
Capuccino: 3,39 euros
Cerveza: 4,81 euros

28. Estocolmo (Suecia)

La llaman la Venecia del Norte, así que ya sabes dos cosas: está construida sobre agua y es bonita. Y así es, mucho más bonita de lo que uno se imagina si cae por ahí sin saber nada de ella. La ciudad vieja, Gamla Stan, estuvo abandonada durante mucho tiempo, pero desde hace unos veinte años, gracias a una serie de proyectos de rehabilitación y restauración de edificios, es el centro turístico por el que serás feliz paseando.

Menú del día básico: 11 euros (112 coronas suecas)
Viaje en taxi: 20 euros (207 coronas suecas)
Capuccino: 3,62 euros (38 coronas suecas)
Cerveza: 5,85 euros (61 coronas danesas)

27. Viena (Austria)

Foto: Ana Bulnes

En la capital de la música clásica puedes ir a la ópera por tres euros (de pie, pero con apoyo y en un sitio en el que se ve muy bien), así que no tienes excusa. Pero no te quedes en lo imperial y grandioso: descubre también todo el pasado art-decó y modernista y todo el mundillo artístico underground del presente. Es además la ciudad con mejor calidad de vida del mundo: proponte descubrir por qué.

Menú del día básico: 15 euros
Viaje en taxi: 17 euros
Capuccino: 3,82 euros
Cerveza: 3,90 euros

26. Berlín (Alemania)

Foto: canadastock/Shutterstock

Hubo un tiempo en el que Berlín era un oasis en Europa occidental: una capital en la que todo era muy barato. Esto hizo que se pusiese de moda como destino turístico y como lugar al que mudarse para ser cool y moderno e, inevitablemente, que subieran los precios. Aunque ya no es lo que era, sigue siendo barata para ser Alemania (Hamburgo o Munich, por ejemplo, son más caras) y sigue siendo una ciudad con una vidilla artística increíble. De su historia ya ni hablamos.

Menú del día básico: 10 euros
Viaje en taxi: 19 euros
Capuccino: 2,94 euros
Cerveza: 2,98 euros

25. Roma (Italia)

Foto: abadesign/Shutterstock

Pese a su fama, Roma no es tan cara como nos han hecho creer. Sí, si decides tomarte ese café en la Piazza di Espagna o delante del Panteón pagarás mucho por él, pero si te alejas un par de calles de los lugares más turísticos podrás comerte una pizza entera por lo que te costó el espresso en el Antico Caffè Greco (¡7 euros!).

Menú del día básico: 13 euros
Viaje en taxi: 16 euros
Capuccino: 1,62 euros
Cerveza: 4,76 euros

24. Bruselas (Bélgica)

Foto: Ana Bulnes

La capital europea tiene fama de ciudad aburrida, algo que todo sabemos que no puede ser si tenemos en cuenta que todas las instituciones europeas y organizaciones que han decidido que aquí esté su sede tienen un equipo internacional y siempre con sitio para becarios. Vaya, Bruselas es como un destino Erasmus post-universitario. Además, es bonita y, pese a su tráfico, muy paseable.

Menú del día básico: 15 euros
Viaje en taxi: 21 euros
Capuccino: 3,09 euros
Cerveza: 3,54 euros

23. Madrid (España)

En Madrid tienes que callejear por el Barrio de las Letras, ir de museo en museo en el Triángulo del Arte y vivir la noche y el canalleo en Malasaña. Y, cuando acabes, hacerlo otra vez o probar otros barrios, descubrir que cada rincón es un mundo, que todo es diferente y, a la vez, comparte una esencia madrileña. Ese no sé qué que te hace saber que solo puedes estar en Madrid.

Menú del día básico: 13 euros
Viaje en taxi: 13 euros
Capuccino: 2,23 euros
Cerveza: 4,50 euros

22. La Valeta (Malta)

Malta es más que un lugar en el que aprender inglés en la playa. Su capital, La Valeta, es un laberinto de callejuelas y edificios del siglo XVI, y su ciudad antigua es además patrimonio de la Unesco: 320 monumentos en solo 55 hectáreas. Con solo 6500 habitantes, es una de las capitales más pequeñas de Europa y uno de esos lugares en los que sentirás que se ha detenido el tiempo.

Menú del día básico: 13 euros
Viaje en taxi: 23 euros
Capuccino: 2,54 euros
Cerveza: 3,20 euros

21. Lisboa (Portugal)

Foto: Ana Bulnes

Ay, Lisboa, con sus calles estrechas y empinadas, con el mar en una plaza, con el fado y las ginjinhas. Lisboa, como Portugal, es un sueño hecho realidad que una vez más duele un poco que haya sido descubierto por el mundo y el turismo (¡los únicos turistas permitidos deberíamos ser nosotros mismos!, pensamos siempre allí). Los precios se han disparado en los últimos años, pero la relación calidad-precio de lo que nos ofrece la ciudad sigue siendo satisfactoria.

Menú del día básico: 10 euros
Viaje en taxi: 16 euros
Capuccino: 3,22 euros
Cerveza: 2,05 euros

20. Atenas (Grecia)

El lugar en el que nació la democracia, el lugar en el que nació la civilización occidental. Es fácil pensar que Atenas es solo pasado, ya que una vez allí, mientras paseas por la Acrópolis entre turistas, solo podrás pensar en cuando aquello estaba lleno de gente vestida con togas y los edificios estaban en pie y las estatuas pintadas. Pero Atenas sigue existiendo y está muy viva, como descubrirás si sales de noche.

Menú del día básico: 15 euros
Viaje en taxi: 12 euros
Capuccino: 3,75 euros
Cerveza: 4,35 euros

19. Liubliana (Eslovenia)

Con el tamaño y el clima perfecto, Liubliana es uno de los secretos mejor guardados de Europa. Una mezcla de edificios históricos de distintas épocas y desarrollo sostenible (fue Capital Verde Europea en 2016), es tranquila y agradable. En verano hay ya bastantes turistas, pero si vas por allí en invierno podrás relajarte y maravillarte ante su belleza.

Menú del día básico: 10 euros
Viaje en taxi: 10 euros
Capuccino: 1,94 euros
Cerveza: 2,85 euros

18. Tallín (Estonia)

Foto: kavalenkava/Shutterstock

Tallín es una pequeña maravilla de callejuelas empedradas e iglesias ortodoxas. En una, si miras hacia arriba, verás un cielo azul estrellado. Una ciudad que parece salida de un cuento (le pasa a muchas ciudades y pueblos europeos), con todo tan bien puestito y tan cuidado. La gente te dice que la puedes ver en una tarde. Pero yo en tres días no me aburrí.

Menú del día básico: 8 euros
Viaje en taxi: 8 euros
Capuccino: 2,89 euros
Cerveza: 3,64 euros

17. Zagreb (Croacia)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ХОРВАТИЯПУТЕШЕСТВИЯОТДЫХ (@tasha_travel) el

El lugar en el que está el Museo de las Relaciones Rotas merece una visita ya solo por eso, pero Zagreb es mucho más. Los amantes del turismo cultural urbano, ese de museos y arquitectura y cafés y gastronomía, se sentirán muy a gusto aquí. La llaman la pequeña Viena, así que lo mejor es que visites las dos y descubras si es verdad o una exageración.

Menú del día básico: 8 euros (62 kunas)
Viaje en taxi: 8 euros (62 kunas)
Capuccino: 1,71 euros (13 kunas)
Cerveza: 2,07 euros (15 kunas)

16. Riga (Letonia)

Foto: Olesya Kuznetsova/Shutterstock

Riga es una sorpresa modernista metida en su mundo báltico, una mezcla de casas antiguas de madera, plazas adoquinadas y maravillas art-nouveau inesperadas. No guardes nunca la cámara (el móvil), estarás haciendo fotos todo el rato. Especialmente cuando llegues a «Los tres hermanos», tres edificios de los siglos XV, XVI y XVII, uno al lado del otro, que no te cansarás de mirar.

Menú del día básico: 7 euros
Viaje en taxi: 5,10 euros
Capuccino: 3,05 euros
Cerveza: 3 euros

15. Praga (República Checa)

Foto: Ilyshev Dmitry/Shutterstock

Praga es de esas ciudades que cuesta creer que sea de verdad y no una maqueta. Estarás ahí, a orillas del Moldava, viendo el puente de Carlos y Malá Strana y el castillo al otro lado del río y te preguntarás cómo puede ser real. Te lo preguntarás en primavera, en verano, en otoño y en invierno. Aunque ya no es lo que era, si escapas de las calles más turísticas seguirás pagando menos por cerveza que por agua.

Menú del día básico: 7 euros (169 coronas checas)
Viaje en taxi: 10 euros (258 coronas checas)
Capuccino: 2,54 euros (66 coronas checas)
Cerveza: 1,35 euros (35 coronas checas)

14. Bratislava (Eslovaquia)

Foto: Denis Vesely/Shutterstock

A media hora en tren de Viena, Bratislava es una pequeña ciudad olvidada y menospreciada por la terrible frase de «se ve en una tarde» (¡nada se ve en una tarde!). En Bratislava debes callejear por su casco antiguo, comer halušky y cruzar el Danubio para ver la ciudad desde el otro lado y hacerle mil fotos al atardecer. Y para algo muy muy especial vete a la Iglesia Azul, a las afueras, una maravilla art-nouveau.

Menú del día básico: 5,50 euros
Viaje en taxi: 9 euros
Capuccino: 2,11 euros
Cerveza: 1,39 euros

13. Moscú (Rusia)

Foto: Reidl/Shutterstock

Moscú es donde Europa se vuelve exótica y grande. Está tan llena de lugares icónicos que todo tiempo te parecerá poco: la plaza Roja, el Kremlin, la catedral de San Basilio, el mausoleo de Lenin… Tómatelo con calma y, si no te da tiempo a todo, vuelve. Es siempre la mejor excusa.

Menú del día básico: 5,31 euros (397 rublos)
Viaje en taxi: 8 euros (596 rublos)
Capuccino: 3,33 euros (249 rublos)
Cerveza: 3,81 euros (285 rublos)

12. Vilna (Lituania)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ♥︎ ▶ (@trudi_the_corgi) el

Lo mejor de los países bálticos es que cuando los visitas rompen todos tus prejuicios. ¿El más grande? Que son los tres iguales, como si estar bañados por el Báltico les hubiese dado una identidad favorita. Tras la casi finlandesa Estonia y la sorprendentemente artística Letonia, llegamos a Lituania. Su capital, Vilna, es católica y barroca, con un casco antiguo declarado patrimonio mundial por la Unesco.

Menú del día básico: 6 euros
Viaje en taxi: 6 euros
Capuccino: 2,43 euros
Cerveza: 3,03 euros

11. Budapest (Hungría)

Foto: photo.ua/Shutterstock

Si llegas a Budapest desde la pulcra Viena (están muy cerquita y es común juntar ambos viajes), necesitarás ajustar un poco el enfoque. Budapest es igualmente grandiosa y llena de edificios que recuerdan un pasado imperial, pero ya con un toque decadente. Aun así, o quizá en parte por eso, Budapest es impresionantemente bonita. Ver el Parlamento desde el otro lado del río es algo de lo que nunca te cansarás.

Menú del día básico: 5,73 euros (1861 forintos)
Viaje en taxi: 10 euros (3240 forintos)
Capuccino: 1,98 euros (642 forintos)
Cerveza: 1,69 euros (549 forintos)

10. Varsovia (Polonia)

El destino turístico principal de Polonia es Cracovia, que con su belleza eslava innegable le ha trasladado a la capital, Varsovia, una inmerecida fama de fea. Lo que es Varsovia es diferente y más amplia: verás su pasado comunista, sí, pero también el gótico y la arquitectura moderna. Varsovia es un lugar perfecto para aprender sobre la Segunda Guerra Mundial, llena de museos muy bien explicados, y también puedes imaginar a Chopin caminando por sus calles y escuchando música en su cabeza.

Menú del día básico: 5,98 euros (26 eslotis)
Viaje en taxi: 7 euros (30 eslotis)
Capuccino: 2,72 euros (12 eslotis)
Cerveza: 2,20 euros (10 eslotis)

9. Sarajevo (Bosnia y Herzegovina)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de @wiryhair130 el

Otro de esos lugares tan marcados por la historia reciente, en este caso la guerra de los Balcanes, que es difícil mirar más allá. Pero si lo haces, no te arrepientes: Sarajevo ha resurgido de sus cenizas y es ahora un ejemplo perfecto de oriente y occidente encontrándose y casi mezclándose. Mezquitas que conviven con iglesias católicas, juntas y cerca pero no revueltas, la sensación de estar a veces en Austria, a veces en Turquía.

Menú del día básico: 8 euros (15 marcos bosnioherzegovinos)
Viaje en taxi: 6 euros (12 marcos bosnioherzegovinos)
Capuccino: 1,61 euros (3,14 marcos bosnioherzegovinos)
Cerveza: 1,60 euros (3,13 marcos bosnioherzegovinos)

8. Belgrado (Serbia)

Foto: S-F/Shutterstock

Como pasa en Sarajevo, Belgrado todavía está curándose las heridas de la destrucción que dejó la guerra de los Balcanes: hay edificios aún sin reconstruir, huellas claras de una guerra relativamente reciente. Pero, también como en Sarajevo, han sabido salir adelante. Belgrado es ahora una capital de mezclas y flores, donde puedes visitar iglesias ortodoxas, mezquitas y sinagogas y descubrir al salir por la noche que la juventud ha tomado el relevo.

Menú del día básico: 10 euros (1142 dinares serbios)
Viaje en taxi: 8 euros (921 dinares serbios)
Capuccino: 1,76 euros (208 dinares serbios)
Cerveza: 1,65 euros (195 dinares serbios)

7. Tirana (Albania)

Foto: saiko3p/Shutterstock

Albania empieza poco a poco a situarse en el radar turístico gracias sobre todo a sus playas, lo que se conoce ya como la Riviera albanesa. Tirana está unos 30 km hacia el interior y tiene una mala fama de la que se está deshaciendo gracias a los viajeros que pasan por ahí y vuelven encantados. Pasado comunista y minaretes, edificios que eran grises pintados ahora de colores, miles de cafés en los que pasar horas y una vida nocturna de lo más animada. Y una curiosa pirámide que es una de sus principales atracciones turísticas.

Menú del día básico: 9 euros (1079 leks)
Viaje en taxi: 16 euros (1944 leks)
Capuccino: 1,16 euros (144 leks)
Cerveza: 2,68 euros (334 leks)

6. Sofía (Bulgaria)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tanya Buynovskaya (@siberianlondon) el

A Sofía vale la pena ir solo por ver la hiperfamosa catedral de Alejandro Nevsky, una de las catedrales ortodoxas más grandes e impresionantes del mundo. ¿Algo más? Claro que sí. Entre los bloques grises dejados por su pasado soviético, se vislumbran también ecos de belleza en los que verás Estambul unas veces y Viena otras.

Menú del día básico: 6 euros (12 leva)
Viaje en taxi: 4,08 euros (8 leva)
Capuccino: 1,91 euros (3,73 leva)
Cerveza: 1,54 euros (3 leva)

5. Bucarest (Rumanía)

Foto: Aleksandar Todorovic/Shutterstock

Otro típico lugar de paso antes de ir al destino más popular de un país, en este caso Transilvania. Pero quedarse solo un día es un error: Bucarest mezcla pasado comunista con iglesias ortodoxas de los siglos XVII y XVIII y edificios art-nouveau. El Palacio del Parlamento es el edificio más pesado del mundo y la ciudad tiene una vida cultural y artística alternativa que ya le gustaría a Berlín.

Menú del día básico: 6 euros (30 lei)
Viaje en taxi: 3,58 euros (17 lei)
Capuccino: 2,44 euros (11 lei)
Cerveza: 1,74 euros (8 lei)

4. Skopie (Macedonia)

Foto: Robert Zahariev/Shutterstock

Más mezcla: a un lado del río, mezquitas y un bazar turco; al otro, iglesias ortodoxas. Además, puedes visitar y recorrer la fortaleza Kale, del siglo VI (aunque reconstruida en los siglos X y XI tras un terremoto), desde donde hay magníficas vistas de la ciudad. Otro terremoto terrible fue el de 1963, que destruyó entre el 70 y el 75% de Skopie. Mucho de lo que vemos ahora es reconstruido, pero intentando ser fiel a lo que había antes.

Menú del día básico: 7 euros (440 denares)
Viaje en taxi: 5,13 euros (315 denares)
Capuccino: 1,50 euros (93 denares)
Cerveza: 1,44 euros (89 denares)

3. Chisináu (Moldavia)

Foto: Serghei Starus/Shutterstock

Entre la Segunda Guerra Mundial y un terremoto en 1940, Chisináu era casi un lienzo en blanco para los arquitectos soviéticos que se ocuparon de su reconstrucción. Esto no suele ser una buena señal, pero Chisináu tiene también alguna sorpresa: es mucho más verde de lo que imaginaríamos en un principio (dos de sus mayores atractivos turísticos son dos grandes parques) y queda algún edificio en pie de antes del desastre de los años 40.

Menú del día básico: 4,53 euros (88 lei)
Viaje en taxi: 3,30 euros (64 lei)
Capuccino: 1,88 euros (37 lei)
Cerveza: 1,54 euros (30 lei)

2. Minsk (Bielorrusia)

Foto: Marianna Ianovsk/Shutterstock

Los valientes que dejan de lado prejuicios y deciden visitar Minsk suelen llevarse una sorpresa: sí, es la última dictadura de Europa, pero no se palpa en las calles. Es por supuesto una especie de parque temático del comunismo, pero también un lugar con cafés hipster y cines indie y comida rica y barata.

Menú del día básico: 7 euros (16 rublos bielorrusos)
Viaje en taxi: 4,32 euros (10 rublos bielorrusos)
Capuccino: 1,58 euros (3,79 rublos bielorrusos)
Cerveza: 2,11 euros (5,08 rublos bielorrusos)

1. Kiev (Ucrania)

Foto: Vlada Photo/Shutterstock

¡La capital más barata de Europa! ¿En qué gastar tus grivnas si caes por aquí? Pues puedes maravillarte ante las catedrales de Santa Sofía y de San Vladimir, ir a la ópera o al museo de Chernóbil. También los gastarás comiendo, porque sí, hazte a la idea de que vas a volver con unos kilos de más. Pero los habrás disfrutado bien.

Menú del día básico: 3,51 euros (113 grivnas)
Viaje en taxi: 3,78 euros (122 grivnas)
Capuccino: 1,06 euros (34 grivnas)
Cerveza: 1,26 euros (41 grivnas)