“No andaba muerto, andaba de parranda”. Por ahí dicen que a los mexicanos se nos da muy bien la pachanga y que no discriminamos ni a la mismísima Muerte. Y prueba de ello es el Día de Muertos, la celebración más representativa de la cultura mexicana, la ocasión en que nuestros queridos difuntos vuelven para convivir con los vivos y ser recibidos con alegría y color.

El 1ro y el 2 de noviembre los mexicanos honramos a las almas de los niños y de los adultos ya fallecidos con diferentes rituales, todos llenos de magia, de color y… ¡de comida! La celebración del Día de Muertos tiene raíces prehispánicas y ha sido nombrada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Aquí te presento algunas de las fiestas más importantes que tienen lugar en nuestro país durante esas fechas, pero claro que todo México se adorna con flores de cempasúchil para festejar la Vida y la Muerte.

 

1. Los muertos salen de sus tumbas en la villa de Pomuch, Campeche.

En la Villa de Pomuch, municipio de Hecelchakán, Campeche, los habitantes de la comunidad visitan el panteón para limpiar los huesos de sus difuntos. Los familiares platican con su difunto para ponerlo al día sobre los acontecimientos que han sucedido tanto en la comunidad como en el ámbito familiar durante el tiempo en que no se han visto.

A photo posted by Emir Novelo (@emirnovelo) on

 

2. Visten a los difuntos en Ocotepec, Morelos.

La tradición es recrear el cuerpo del muerto acompañado de calaveras de azúcar, así como prepararle los platillos que disfrutaba en vida. Aproximadamente a las 6 de la tarde, cuando el sol empieza a ocultarse, las familias que recientemente han perdido a un ser querido abren las puertas de sus hogares para recibir no sólo a sus parientes difuntos, sino a respetuosos visitantes con los que compartirán bebidas y alimentos.

A photo posted by Pilar Solis (@pily28s) on

Para identificar estos altares, debes seguir los caminos de flor de cempasúchil sobre las calles, que finaliza en un colorido arco en la puerta de las casas, y escuchar los tronidos de los cohetes que indican que las familias están listas para recibir visitas.

A photo posted by Zul Puga Vilchis (@lazuls) on

 

3. Festival de Calaveras en Aguascalientes.

El pintoresco festival que tiene lugar en las instalaciones de la Isla San Marcos, le rinde homenaje a “La Catrina”, símbolo tradicional de la muerte en México creado por el artista plástico José Guadalupe Posada y nombrada así por el pintor Diego Rivera. Este festejo cuenta con identidad propia y podrás disfrutar de espectáculos musicales, de cultura, de teatro y de diversión, así como de diversas exposiciones gastronómicas.

 

4. Velación en Michoacán

Esta celebración purépecha se celebra de noche y es una de las manifestaciones religiosas más tradicionales de México. Tiene lugar en el pueblo mágico de Pátzcuaro, desde donde parten numerosas lanchas, desde los embarcaderos hacia la enigmática isla de Janitzio, para llevarles ofrendas a los muertos. Se hace una procesión iluminada con sirios y animada con cánticos. Toda la isla resplandece con luces y antorchas.

A photo posted by Gerson Saenz (@saenzgerson) on

 

5. Comparsa en Oaxaca

No te puedes perder esta fiesta popular en los valles centrales de Oaxaca, en la que se mezclan las tradiciones antiguas con las contemporáneas. La gente viste trajes típicos y otros se disfrazan de calacas, de diablos, de monstruos y desfilan por las principales calles de los municipios. También se narran historias de fantasmas populares, como Juan sin miedo, La llorona o El charro negro.

A photo posted by Cheri RaeofLight (@cherirae) on

 

6. “La alumbrada”, en el pueblo de San Andrés Mixquic, Ciudad de México.

Este pueblo, localizado en la delegación Tláhuac, cuenta con uno de los panteones más iluminados y visitados el Día de Muertos. Cada año se encienden cientos de velas que intensifican el color de la aromática flor de cempasúchil con la que decoran las tumbas de los seres queridos.

A photo posted by Andrea Ojos (@andreaojos) on