Existen ejemplos notables de que los términos “ciudad” y “aire puro” no tienen que ser incompatibles… La privilegiada situación y la conciencia medioambiental de los habitantes de estas urbes que les presentamos a continuación superan con creces uno de efectos nocivos de la civilización.

Whitehorse, Canadá

Es la ciudad más grande del norte de Canadá, pero además es considerada como el lugar con aire más limpio del mundo. ¿Por qué? Resulta que la llamada “capital mundial de la aurora boreal” cuenta con un clima saludable, infraestructuras que descongestionan rápidamente el tráfico, energías renovables y programas de tratamiento de productos reciclables o biodegradables. Whitehorse es el lugar ideal para quienes quieren darle un respiro a sus pulmones sin salir del paisaje urbano.

Crédito: barahir

Reikiavik, Islandia

La capital Islandesa es un perfecto ejemplo de que ciudad y contaminación no siempre son sinónimos. Su casi completa utilización de energías renovables, su alta actividad geotérmica y su mínimo uso de combustibles fósiles en el suministro de energía para la electricidad (0,1%), así como la construcción de cientos de kilómetros de ciclovías y la promoción exhaustiva del uso del transporte público, entre otras cosas, le han otorgado en los últimos años el título de la ciudad más verde del mundo. Todas sus políticas apuntan a la emisión de cero de gases de efecto invernadero para el año 2040.

La estatua enfrente de la iglesia representa a Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo. Crédito: anieto2k

Vancouver, Canadá

Nuevamente Canadá aparece en nuestra lista, y es que los habitantes de Vancouver tienen la suerte de respirar el aire más limpio que existe en las zonas urbanas del mundo. Sus características principales son sus más de 200 parques limpios abiertos, su continua innovación tecnológica para la limpieza. Cuentan, por ejemplo, con compactadores de basura que funcionan con energía solar, que además pueden contener hasta cinco veces más los desechos que contienen los otros sistemas. Esto, a su vez, significa que los camiones de recolección recorren menos kilómetros y emiten menos carbono.

Crédito: zedzap

Estocolmo, Suecia

No es de extrañar que la ciudad donde se firmó uno de los tratados más emblemáticos (el Convenio de Estocolmo sobre los Contaminantes Orgánicos Persistentes o COPs), sea un ejemplo de baja contaminación y de prácticas amigables con el medioambiente. La capital sueca cuenta con un amplio sistema de transporte y el más alto porcentaje de vehículos limpios en Europa, siendo el 5% de estos híbridos. Por su parte, no solo ha reducido la congestión vehicular promoviendo el uso de la bicicleta, sino que también han introducido un “impuesto contra la congestión” equivalente a 2,60 dólares para quienes conducen en ciertas áreas de la ciudad en horarios congestionados. Con esta medida, lograron disminuir los niveles de contaminación atmosférica entre un 5 y un 10 por ciento.

Crédito: pedrosz

Crédito: 126875359@N03

Honolulu, Hawai

Este lugar paradisiaco y punto central del archipiélago pacífico posee un entorno único en el mundo. Debido a su corta extensión de tierra, las autoridades han impulsado el uso del transporte público entre sus habitantes, lo que ha reducido notablemente el tráfico en la isla. Además, Honolulu es uno de los lugares más lluviosos del mundo, lo que hace que sus cantidades de ozono son de las más bajas.

Crédito: 3cl

Islas Canarias, España

España también tiene algo que aportar a esta lista. Quienes conocen las Islas Canarias, saben que destacan por su gran belleza y un clima privilegiado durante todo el año. Y aunque a veces el lugar tienen sus nubes…

Crédito: cortomaltes

Lo cierto es que su ubicación permite que el aire proveniente del mar Atlántico purifique todos los rincones de la isla. Esta urbe abierta al mar, además, hace tiempo que promueve el uso del transporte público y la bicicleta antes que el de los automóviles.

Helsinki, Finlandia

Una de las tantas cosas de las que puede presumir la capital finlandesa es de ser una de las más sostenibles. En Finlandia se ejerce un control de las emisiones producto de la agricultura, transporte, centros urbanos e industria. Esto ha ayudado a que las emisiones de gases contaminantes y partículas finas, el ruido de los transportes y las descargas a aguas residuales se reduzcan considerablemente, por otro lado la cuarta parte de la energía consumida en Finlandia es renovable. Por si fuera poco en Helsinki cuentan con medidor de aire que permite a los ciudadanos concienciarse sobre sus actos y así dejar en sus manos la decisión de utilizar el coche o no.

Crédito: timo_w2s

Crédito: pixelsblue

Ottawa, Canadá

Ottawa se ubica como la cuarta ciudad a nivel mundial donde mejor aire se respira. Algunos de los atributos que le conceden un lugar privilegiado son: 1) la cultura de uso del transporte público, 2) la ubicación alejada, 3) el control de los vertederos de basura y 4) la iniciativa llamada “Spring Cleaning the Capital” (limpieza de primavera), en la que participan más de 60 mil voluntarios que se encargan de limpiar la ciudad durante todo el mes de abril. ¿Puedes creerlo?

Crédito: michaelnugent

Crédito: diversey

 

Santa Fé, Estados Unidos

Sus bajos niveles de ozono y el control de las emisiones de gas y energía nuclear, grandes hectáreas de bosque, un control exhaustivo de la quema de madera y un modelo de agricultura basado en técnicas sostenibles indígenas… Todo eso ha mejorado considerablemente el aire que se puede respirar en Santa Fé.

Crédito: gholmes

Sidney, Australia

Es considerada la principal ciudad australiana, más allá de no ser la capital, y tal como las fotografías muestras, tiene mucho sol, opciones de ocio, playas e íconos arquitectónicos. Lo que quizás las imágenes no llegan a retratar es que, además, tiene un aire sumamente respirable.

Crédito: magical-world