Cuando el peruano quiere salir adelante, sabe que es buena opción el vender comida al paso invirtiendo un bajo presupuesto. Dicen por ahí que “cuando nace la necesidad, llega el ingenio”, y es por eso que los turistas van a encontrar en las calles una gran oferta de comida, de todo un poco para todos los gustos y a bajo precio.
Aquí comparto mi selección de los quince tipos de comida que vas a encontrar en las esquinas y que no te puedes perder. Entonces, la próxima vez que te inviten a comer “agachaditos” ( pues es literal que van a comer en esta posición), ¡di que sí!

1. Anticuchos y vísceras

Crédito: Srita. Paladares

Los anticuchos son los corazones de res ya limpios y abiertos para ser macerados con un condimento a base de ají panca, ajo, ají amarillo, pimienta y vinagre, entre otros. Luego estas piezas son incrustadas en palos y puestos a la brasa. Esta es una tradición de esquina que nació en las calles y, aunque hay restaurantes que ofrecen como plato bandera al anticucho, los peruanos siempre te recomendarán ir a la calle a comer agachaditos. Con las vísceras ocurre lo mismo, son condimentadas y puestas al fuego, para que queden con ese toque ahumado, se acompaña de papas sancochadas y ají.

2. Picarones

Crédito: Srita. Paladares

El picarón es un postre de antaño, una especie de buñuelo pero con forma de tuerca. Lo que marca su ADN peruano es que lleva zapallo y al camote. Este es otro caso tradicional y lo podemos encontrar en alamedas, parques, esquinas de avenidas populares y afuera de las iglesias. Y aunque muchos restaurantes lo tienen dentro de su carta, es toda una experiencia ver cómo se fríe la masa y cómo es bañada en miel de chancaca. Además, si lo comes en la calle, siempre puedes pedir más miel.

3. Choclo con queso y huevo duro

Crédito: Srita. Paladares

La primera vez que probé esta combinación fue en un viaje en bus, donde subió una vendedora a ofrecer este plato. Yo tenía solo cinco años y estaba con mi abuela, que me lo compró ya que era algo que podría comer sin mayor tormento en un viaje tan largo como el que estábamos haciendo. ¡La combinación de este plato es simplemente perfecta! Recuerdo que mi abuela le echó a su porción una gran cucharada de ají. Te recomiendo el puestito de Paseo Colón (Centro de Lima), exactamente a la salida del MALI (Museo de Arte de Lima).

4. Mazamorra morada con arroz con leche

Crédito: Srita. Paladares

La mazamorra y el arroz con leche son postres de antaño y siempre son vecinos de olla o van juntos en un mismo recipiente. Por ser un plato tan popular, también lo pueden encontrar en las esquinas de avenidas transitadas, parques, alamedas o afuera de las iglesias de Lima. La mazamorra viene del maíz morado peruano, se cocina y se combina con maicena para darle espesor y se le agregan algunos frutos para darle gusto. El arroz con leche es una cocción que lleva también canela y azúcar.

5. Cachangas

Crédito: Srita. Paladares

Es una mezcla de harina, sal, anís y azúcar, y en el Perú lo podemos encontrar en distintas variedades como parte de la panificación artesanal y regional. Sin embargo, el que se come en las calles es una fritura en forma de pizza. Es un alimento tan simple como el pan, pero fácil de preparar: una freída y está lista para que el cliente vaya comiendo. Hay una marca que ha sofisticado su preparación, sin quitarle sencillez, ese es “Hectitor’s del Norte”, famoso por sus cachangas rellenas de sabores, tiene varias sucursales en todo Lima.

6. Huevitos de codorniz para el desayuno

Crédito: Srita. Paladares

Aunque no es frecuente, es posible ver pasar un carrito lleno de huevitos de codorniz en los mercados o paraderos. Lo acompañan de papa sancochada para comer al momento o lo llevan en bolsitas para ponerlo en la mesa de los hogares. Estos huevitos son considerados muy beneficiosos, sobre todo a la hora del desayuno, ya que tienen muchos beneficios nutricionales. Es una exquisitez de calle.

7. Empanadas

Crédito: Srita. Paladares

Cuando el hambre llega, siempre son bienvenidas unas empanadas para comer al paso. Generalmente se ofrecen en una esquina o en un puestito pequeño, no te aseguro que siempre las encontrarás calientitas, pero sí lo bastante rellenitas. El peruano adora ponerle limón y ají a su empanada, por lo que el vendedor siempre tendrá a su disposición estos mejunjes. Las empanadas más clásicas son las de queso con jamón, las de carne y las de pollo, aunque algunos ingeniosos se han inventado varios rellenos más.

8. Humitas y tamales

Crédito: Srita. Paladares

Las encontraremos formadas como si fueran soldaditos de tropa dentro de una canasta o en un carrito con ruedas, algunas estarán calientitas, otras estarán a temperatura ambiente. Tanto las humitas como los tamales son hechos de maíz o de choclo, la diferencia es que las humitas tienen una versión dulce con pasas u otros rellenos, pero todas salen de una misma olla. En las mañanas –sobretodo lox domingos- hay vendedoras afuera de las panaderías, de las iglesias o dentro de los mercados.

9. Churros

Crédito: Srita. Paladares

Los churros no son exclusivos de ningún país, aunque debo darle el crédito a los mexicanos por ser quienes más lo consumen y de quienes más hemos oído. Este dulce es bastante pedido en las calles, ya sea el glaseado con azúcar o el que tiene relleno. Lo podemos encontrar de diferentes maneras: en un rincón dentro de una vitrina alumbrada por un foco cuya misión es no dejar enfriar a los churros. Otras veces están apilados dentro de una bandeja que es paseada sobre los hombros de vendedores, que van de un lado a otro aprovechando el tráfico para antojar a los transeúntes. Y la tercera, que es la que más me gusta, es en un carrito donde se puede ver su proceso de elaboración, desde el momento del amasado hasta la fritura y glaseado.

10. Ceviche en carretilla

Crédito: Srita. Paladares

El ceviche es una preparación muy popular y muchas de las mejores sazones las vamos a encontrar salidas de las carretillas al paso. Algunos lo preparan al momento, otros tienen previstas bandejas llenas de esta preparación. Es recomendable mirar la higiene del puesto para tener una grata experiencia, ya que el pescado es un producto bastante delicado. Al ceviche (pescado en limón y sal más cebolla) lo acompañan la canchita, el mote, el chicharrón de mariscos, el camote y el ají extra.

11. Emoliente y otras bebidas

Crédito: Srita. Paladares

El emoliente es una bebida concentrada de cebada tostada, cola de caballo, linaza, alfalfa, llantén y limón. El caso es que para obtener esa preparación siempre es necesario hacer hervir todo durante largas horas. Lo encontramos todas las mañanas en los mercados, las avenidas transitadas, los parques y las esquinas. Esta bebida es reconstituyente y, por ser caliente, aporta mucho en época de invierno. El mérito de los maestros emolienteros es llegar a encantar con su receta, pues cada quien guarda celosamente las cantidades que hacen exitosa su bebida. Además del emoliente, algunos puestos ofrecen el famoso “7 harinas (trigo, cebada, cañihua, kiwicha, maíz y arveja)”, “bebida de quinua”, “avena con leche (llamado simplemente quaker, en honor a la marca)”, entre otros.

12. Comida 7 colores

Crédito: Srita. Paladares

¡Esto es cosa seria! El famoso siete colores es un combinado de siete de tipos de comida en un solo plato: tallarines rojos, huancaína, ceviche, chanfainita, arroz con pollo, causa, carapulcra y, si a la cocinera se le antoja hacer más platos, pues habrá más de donde escoger. Es una opción muy solicitada en los mercados grandes, y aunque algunos creen que es demasiado para el estómago, al turista le puede parecer muy curioso y hasta divertido el armar su plato con todas las opciones del día.

13. Papa rellena

Crédito: Srita. Paladares

Este plato es bastante peculiar, pues gracias a su forma se ha convertido en uno de los tentempiés favoritos. Se trata de una masa de papa más aceite y sal, a esto se le da forma redonda y se rellena con diversos guisos, los más comunes son el guiso de pollo y de carne; finalmente, son freídos en abundante aceite para que quede crocante por fuera. Muchos puestos en las calles las ofrecen listas para llevar, pero solo algunos hacen el proceso de fritura final delante del comensal.

14. Chaufa al paso

Crédito: Srita. Paladares

El chaufa es un plato de restaurante “chifa” (peruano-chino) a base de arroz, sillao, pollo, cebollita china y verduras orientales, es muy consumido en el Perú y cuya sazón particular le da el arte del salteado wok. Este plato también se come al pasar por una esquina. Es todo un show ver saltear el arroz chaufa y, para lograr ese toque ahumado, es necesario que el carrito tenga una pequeña cocina de una hornilla a gas.

15. Salchipapas, sánguches y hamburguesas

Crédito: Srita. Paladares

Otra manera que encontraron muchos peruanos para salir adelante es la venta de hamburguesas, sánguches y las famosas salchipapas, que es un revuelto de papas fritas con hot dog caliente y todas sus cremas como mayonesa, mostaza, kétchup, golf y crema de aceituna. Toda esta comida chatarra es hecha en un carrito sanguchero con infraestructura para freír de papas al momento y una plancha para hacer la hamburguesa. Además hay espacios acondicionados para las guarniciones.