Además del paisaje montañoso y del encantador centro histórico (que es Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1978), la tercera maravilla de Quito es su cocina. Para tener una experiencia quiteña completa, debes probar -por lo menos- algunas de las comidas y bebidas de esta lista. Quiteño que se respete las habrá probado a todas y cada una… y seguramente tendrá más delicias que agregar en los comentarios.

 

1. Las sopas (en general)

El problema de Mafalda con las sopas… ¡es que no viajó a Quito a probarlas! Yo creo que el personaje argentino más famoso del ilustrador Quino hubiera hecho una excepción con las sopas ecuatorianas.

Este plato típico es servido en todo el país como una suerte de entrada y, por lo tanto, en la capital también. Debes saber que hay diferentes clases de sopas, como los locros que son más espesos o los caldos que son más líquidos. Y también, que los “secos” no siempre son secos, pero tampoco son sopas. Más que explicártelo, ven a Quito, y pídele a un quiteño que te lleve a las mejores huecas para conocer la diferencia.

 

2. El Locro Quiteño (en particular)

A photo posted by Layla Pujol (@laylapujol) on

En la capital del país de la sopa, no es sorpresa que exista una sopa en homenaje a la ciudad. Es el fabuloso Locro Quiteño, que consiste en una (maravillosa) sopa de papas con trozos de aguacate, queso y a veces pedacitos de tomate y cebolla. Mmm…

 

3. La Fritada quiteña

Si hay sopa quiteña, de ley hay “seco” quiteño también, y se llama Fritada Quiteña. La perfecta combinación entre carne de cerdo, cebolla, plátano maduro, papas, mote y, para algunas personas, aguacate. Este plato lleno de sabor queda para siempre en la memoria de quien lo prueba, lo cual es un honor en sí mismo para los quiteños.

 

4. El Cevichocho

A photo posted by Twórcza Mama (@tworczamama) on

Junte una parte de ceviche con una parte de chocho y listo, ¡tiene cevichocho! Este plato es uno de esos milagros de la comida callejera quiteña. Los de la costa ecuatoriana suelen cuestionar la ausencia de pescado u otro producto animal en el cevichocho de la sierra. Pero ni siquiera los costeños se atreverán a negar que comer cevichocho es un placer.

 

 

5. Los crocantes chifles

A photo posted by @marthasadiehenson on

En Quito, las tradicionales papas fritas no tienen el primer lugar entre los snacks. Con tanto platano en todo el país, ¡¿¿por qué no comerlo como deliciosos chifles crocantes??!
Compre su funda de chifles dulces o salados en cualquier esquina y conozca ese incomparable sabor.

 

6. El clásico maíz tostado

En 99,99% de las calles quiteñas es posible encontrar un puestito de comida callejera vendiendo Maíz Tostado. Y si se vende tanto… ¡es porque hay quién compre! Es que es taaaaaan sabroso, que uno comprueba que con poco se puede ser feliz. Lo mismo ocurre con el siguiente plato…

 

7. Maduro con queso

Tan sencillo, tan sabroso, ¡tan quiteño! El maduro al horno con queso derretido es el perfecto ejemplo de lo poderosa que puede ser la “cocina minimalista”. No hay mucho que decir, ¡sólo comer!

 

8. Empanadas de Viento

El nombre “Empanada de Viento” suena como algo liviano, pero… ¡no se engañe! Son enormes, vienen en diversos sabores, y son bastante pesadas: llenan a cualquier persona. No hay mejor combinación que un poquito de azúcar sobre la empanada, y un chocolate caliente en la calle La Ronda (en el centro de Quito).

 

9. Tripa Mishqui

Aunque se hizo conocida mundialmente desde que el viajero culinario gringote Anthony Bourdain la probó y la aprobó en La Vicentina, lo cierto es que la Tripa Mishqui es un tradicional plato quiteño desde hace mucho tiempo. La gente se divide entre los que la aman y los que la odian… ¿A qué lado te unirás? ¡Prueba y dinos!

 

 

10. Morocho

Para ayudar a bajar tanta comida, ¡sigamos con las bebidas!

Hay quien diga que el morocho es guayaco… Pero poco importa dónde fue creado, ¡lo importante es que no dejar de probar morocho cuando vengas a Quito! El morocho es un batido espeso y dulce hecho a partir del maíz morocho, al que además se le agrega leche, canela, azúcar y pasar. Se parece con arroz con leche y incluso puede servir como postre. No deje pasar la oportunidad de tomar morocho, ¡caliente o frío!

 

11. Canelazo

Para espantar el frío andino de Quito, ¡nada mejor que un Canelazo calentito! Una bebida suavecita y fácil de tomar. Pero cuidado, si consume en exceso, puede resultarle en un buen chuchaqui. Es que esta bebida lleva aguardiente, además de agua hervida con canela, zumo hervido de la naranjilla y otras cositas más… Una fórmula casi asegurada para ponerte a bailar 😉