Foto: Chris Marchant

1. Pregúntale con qué pan quiere su cemita.

2. Pregúntale por una calle que tenga nombre y no número.

3. Solicítale la receta original de los chiles en nogada.
Y si hay más de dos poblanos juntos, no solo lograrás confundirlos, si no que comenzarás una verdadera discusión.

4. Pídele que te acompañe a Angelópolis a comprar algo y verdaderamente compra algo.

5. Pide un taco árabe con tortilla de maíz.

6. Pídele que se saque la papa de la boca.

7. Pregúntale a qué hora va a misa, a qué iglesia y cómo se llama el sacerdote.

8. Rétalo a comerse su pelona sin usar servilletas.

9. Pregúntale la receta del Rompope.
Seguro que solo sabrá decirte que lleva huevo.

10. Si descubres que te mira en la calle pero se hace el que no te conoce, ve y salúdalo(a) muy efusivamente.

11. Pregúntale qué es más sabroso ¿un elote o un esquite?
Y llévalo a la locura preguntándole ¿hervido o frito? ¿grande o chico? ¿chile del que pica o no pica?

12. Exígele que hable sin cantar y más despacio.

13. Pide cubiertos para comerte tu molote.

14. Pregúntale cual es el mejor bar de Cholula.
Y es difícil decidir no solo porque hay tantos, también porque los cambian cada tres meses.

15. Pregúntale por la estación Tabachines del metrobús.
Lo siento pero aún no superamos que nos quitaran los autobuses, nadie se sabe las estaciones del metrobús y mucho menos entiende cómo funcionan las alimentadoras.

16. Recházale un plato de mole.
Peor aún, confunde el pipián con el mole o comenta que prefieres el de Oaxaca.

17. Dile que ya visitaste todas las iglesias de Puebla.
Incluyendo las de Cholula.

18. Dile que has apostado mucho dinero porque estás seguro de que la franja del Puebla gana este año.

19. Si trabaja en la Volkswagen, pregúntale si conoce a “Pepito Pérez”.
Aunque te diga que no y argumente que hay miles de personas trabajando ahí, tú insiste en que debería conocerlo.