Crédito: Gabriel Flores Romero

1. Comienza a hablar golpeado… pero no te enojes.

Aunque la mayoría de los mexicanos piensa lo contrario, en el norte no nos la vivimos enojados. Para nosotros es normal hablar con un tono de voz más elevado y ser directos. ¡Así somos acá! No se sientan atacados, chingao.

2. Sustituye la tortilla de maíz por la de harina.

Porque como las sobaqueras recién hechas, ¡no hay dos!

 

3. Aprende nuevas palabras para expresar sorpresa o agrado.

Comienza a utilizar curada, curado, chilo o “está con madres”, pero si algo sobrepasa tus niveles de asombro siempre puedes recurrir al famoso “¡híjoles!”

 

4. Cuando tengas ganas de tomar unas cheves con tus amigos…

Basta con que digas “pistear” para que todos entiendan la situación.

 

5. Refiérete a los más jóvenes como “morros”…

Y a tu novia como “morra”.

 

6. Convéncete de que toda ocasión amerita una carne asada.

Simplemente porque es lo más fácil, rápido y rico del mundo.

 

7. Agrega los burritos a tu menú.

Porque por acá se venden por todas partes: en las calles del centro, en la escuela, afuera de la oficina, en las plazas… Aprenderás de buena gana que un burrito de machaca o frijoles siempre es opción para el desayuno o el lonche.

 

8. Conoce lo que es el verdadero calor.

Una vez que consideres que 40 grados centígrados es una temperatura normal, estarás más que encaminado a tu conversión. Eventualmente dejarás de sufrir y aprenderás a sobrellevarlo pisteando unas refrescantes cheves.

 

9. Redefine tu concepto de taquería.

Porque para nosotros una taquería es exclusivamente para tacos de carne asada y adobada… ¡Todos con guacamole incluido!

 

10. Y por favor, ¡redefine tu concepto de quesadilla!

En el norte de México todas las quesadillas, no llevan, ¡son de queso! Si quieres una quesadilla de carne y queso, simplemente tienes que pedir una quesadilla con carne… ¡Nadie va a omitir el queso!

 

11. Olvídate de el refresco.

Acá tomamos soda.

 

12. Aprende a manejar pesos y dólares en paralelo.

Nosotros no necesitamos calculadoras para hacer la conversión.

 

13. Olvídate de Chabelo.

La cultura televisiva en el norte es muy distinta a la del resto de México. Chabelo, por ejemplo, es irrelevante para nosotros, nunca marcó nuestra infancia ni anhelamos ir a su programa, puesto que es un programa diseñado exclusivamente para los estados del sur de México.

 

14. Prefiere el norteño.

Aunque no a todos en el norte nos gusta escuchar este tipo de música (decir lo contrario sería entrar en estereotipos), lo cierto es que por estos rumbos creemos que un conjunto norteño siempre superará a la banda.

 

15. Comienza a celebrar una que otra festividad gringa.

Como buenos mexicanos (y norteños) nos gusta mucho el ambiente, pero como con nuestras festividades nacionales no nos damos abasto… ¡Por qué no celebrar una que otra de nuestros vecinos! El Fourth of July, Halloween y hasta el Thanksgiving estarán en tu lista de eventos. Y del Black Friday (que sólo es celebración del consumo) mejor ni hablemos… es difícil no ser víctimas de la mercadotecnia con tan buenas ofertas.