Foto: Franco Vannini

1.

Nombra correctamente las provincias y capitales de provincia de la comunidad autónoma canaria.

2.

Vete corriendo al mar a darte un chapuzón cuando la temperatura baja de 22°C (mientras nosotros nos abrochamos la chaqueta y miramos desde la avenida).

3.

Ven de fuera y háblanos de la guagua y del guagüero con toda naturalidad.

4.

Dinos que pasarás las vacaciones en Canarias buceando en El Hierro, aprendiendo a hacer surf en Fuerteventura o de caminata por La Palma (¿en serio? ¿No te vas a despatarrar junto a la piscina de un hotel durante una semana con todo incluído?).

5.

Invítanos a tomar algo y pide una cerveza alemana u holandesa o un ron cubano – ¡desconcierto y traición!

6.

Pregúntanos dónde puede ir uno para escapar del crudo invierno europeo.

7.

Pide que te recomendemos un buen sitio para comer patatas arrugadas con mojo. No conocemos ese plato.

8.

Pretende quedar con nosotros un día de lluvia. Ya te llamaremos cuando todo vuelva a la normalidad.

9.

Mira las noticias y repara en la alerta máxima por lluvias, viento e inundaciones que afecta a Canarias en estos momentos. Llama y dinos, ¿pero no era que jamás llovía y bla bla bla? Sí, nosotros también estamos desconcertados.

10.

Dinos que nos entiendes perfectamente, que te encanta nuestro acento, que eso de no pronunciar las eses es encantador y que la velocidad a la que hablamos es perfecta. ¡Gracias, mi niño!

11.

Reconoce al instante un plátano canario entre otras variedades. Esto te valdrá un premio (pagado en plátanos, obviamente).

12.

Reconoce que desayunas gofio y que te sabe.

13.

Reacciona de manera normal si escuchas “este niño es muy desinquieto”.

14.

Ponte a cantar si oyes la frase “con siete estrellas verdes”.

15.

Di que pasas si te invitan a un asadero – primero habrá desconcierto y luego te arrastrarán de los pelos.