Foto: Sebastián Losada

Llámanos para preguntar si estamos bien cada vez que hay noticias de una ciclogénesis explosiva

«Nosotros bien, pero el paraguas ha perdido a toda su familia».

Dinos que conoces nuestra aldea (y demuéstralo)

Primero te dijimos la ciudad más próxima, cuando dijiste que conocías la zona puntualizamos “bueno, en realidad soy de…”, y así hasta nombrar nuestra aldea. ¿De verdad has estado? ¿Por qué?

Habla en perfecto gallego siendo de fuera

También conocido como: “cómo ganarse el amor de un gallego”. Puntos extra si no tienes familia, ni has vivido nunca en Galicia.

Sé inmune a la resaca del licor café

Creíamos que te habíamos destrozado, pobre extranjero inocente, al presentarte al licor café, pero resulta que eres de una especie sobrehumana y te has despertado fresco como una lechuga.

Di que hace malo cuando solo hay niebla

“¿Qué te parece este mal tiempo que estamos teniendo?”, le preguntó una reportera de Telecinco a mi madre una mañana de niebla en la playa. «¿Mal tiempo? ¡Pero si es solo niebla!», contestó ella. No salió en las noticias.

Regálanos un humidificador

¿Gracias?

Da por hecho que de Gijón a Vigo tardarás un par de horas

Pues Google Maps dice que son casi cuatro, pero sí, tú sabes más.

Pon nuestra bandera del revés y espera que no nos demos cuenta

Ejem.

Pregúntanos si las castañas se comen

Hay tristes y oscuros lugares en los que no existe el Magosto.

Di que el banquete de tu boda será ligerito. Que sea verdad.

¿Cómo que no hay más comida y que habías avisado? ¡Si llevo tres días de ayuno para prepararme!

Considera Portugal el extranjero

¿Entonces puedo contar cruzar el Miño a por toallas entre mis viajes internacionales?

Asústate porque tu piso tiene manchas de humedad

¿Peligroso, dices? ¡Pero si ni siquiera tienes goteras!

Expresa tu deseo de irte a vivir a una llanura castellana

Solo estaremos desconcertados cuando insistas en que lo dices en serio.