1. Lo primero es darse un baño refrescante en la Playa de la Caleta. Mira el castillo de San Sebastián, las barcas junto a la orilla… ¿Eso no es la felicidad en estado puro?

2. Empieza la mañana con energía: ¿qué mejor que unos buenos churros con chocolate en La Marina? ¡Arrancamos la jornada!

Una publicación compartida de Andrea N. (@adrianebordeaux) el

3. A un paso tienes la Torre Tavira, un lugar muy especial con una espectacular cámara oscura y una terraza donde podrás entender completamente la belleza de la capital gaditana. ¡Mira todo lo que te queda por ver!

4. A otro paso tienes el Mercado de Abastos. Los ojos te harán chiribitas ante tanto marisco y pescado de calidad. ¡Seguro que ya tienes ganas de que llegue el mediodía para comer!

5. Antes hay que pasear un poco. Es el momento de encontrar la felicidad en cada rincón de la tacita de plata: la Plaza del Mentidero, la del Tío de la tiza, la de Las Canastas, la catedral, el baluarte de la Candelaria… y así seguirás dando vueltas una y otra vez con la sonrisa en la cara.

6. Como ya tendrás hambre, descubrirás que en Cádiz la felicidad está en la calle. Pide un cartuchito de camarones o unos erizos recién sacados del mar… ¡eso sí es sabor!

7. Y, luego, entra a la Taberna Manteca para disfrutar de las mejores conservas, las tapas y las cervezas fresquitas. ¡Olé!

Una publicación compartida de jorge blass (@jorgeblass) el

8. Piérdete por el barrio de La Viña y entra a cada taberna que te encuentres.

9. Y por la tarde, cuando sea el momento, no pierdas la oportunidad de pasar por el estadio Ramón de Carranza para disfrutar de un partido del Cádiz. Da igual en qué división esté el equipo o contra quién juegue: aquello es siempre una fiesta. ¡Y que viva Mágico González!

10. La felicidad está en Cádiz capital, pero también en su espectacular provincia. Las bodegas de Jerez son un buen ejemplo: copita a copita también se consigue ser feliz (pero con moderación).

11. Entre los pueblitos destaca Vejer de la Frontera. Basta que te pasees por su casco histórico: la felicidad se escurre por allí entre macetas de geranios, fachadas blancas y callejones estrechos.

Una publicación compartida de De Mapas (@demapas) el

12. Si te gusta la playa, basta echar la toalla en la playa de El Palmar… ¡Allí sí que es fácil ser feliz!

13. Y si te gusta la playa y el senderismo, márcate el objetivo de subir a la duna de Bolonia: la panorámica desde lo alto merece la pena el esfuerzo.

14. Ya que andas por allí, pásate siempre a tomar unas croquetas de choco, un poquito de atún en manteca con pimientos asados o un buen pescado de roca a la plancha en Las Rejas.

Una publicación compartida de Geno Sales (@genosales) el

15. En la costa, el viento puede ser tu peor enemigo… pero también tu mejor aliado: lanza la cometa al cielo y practica kite surf en Valdevaqueros, junto a Tarifa. Adrenalina, sal y un paraje natural increíble.

Una publicación compartida de Upedux (@upedux) el

16. No olvides acercarte a Tarifa para encontrar la felicidad en forma de pastel en La Tarifeña. ¡Allí el dulce está elevado a la enésima potencia!

17. Luego, piérdete por las callecitas de Tarifa, pasea por su castillo y, cómo no, tapea el mejor atún en sus pequeños bares y sus preciosas tabernas.

Una publicación compartida de MOCHILEROSTV (@mochilerostv) el

18. Acércate al castillo de Castellar de la Frontera: en pleno Parque Natural de Los Alcornocales es una fortaleza que estaba casi abandonada cuando la rescataron unos cuantos hippies que se fueron allí a vivir. ¡Hoy es un lugar increíble!

Una publicación compartida de Azu Blázquez. (@azutastic) el

19. En la ruralidad gaditana la felicidad tiene forma de queso. Se elabora con leche de cabra payoya, una especie única y en peligro de extinción. En Grazalema, Benamahoma o Benaocaz encontrarás los mejores.

20. Si te gusta la aventura, apúntate a alguna excursión de para adentrarte en cañones y ríos alucinantes.

21. No pierdas la oportunidad de acercarte a la cooperativa de pan de Espera: allí se encuentran los mejores molletes gaditanos.

Una publicación compartida de The Sorrow (@kurro_mena) el

22. Y no olvides en desviarte a Zahara de la Sierra: una barbaridad de pueblo encaramado a una loma sobre un precioso embalse y… ¡también tiene playita!

23. Prepárate para encontrar la felicidad definitiva paseando por la playa de los alemanes en Zahara de los Atunes y, sobre todo, disfrutando del mejor atún del mundo en lugares como La Taberna del Campero, Trasteo o Ramon Pipi.

Una publicación compartida de Jesús Terrés (@nadaimporta) el

24. Y si aún te falta un poco, disfruta de los langostinos tigre de Sanlúcar de Barrameda, justo en la desembocadura del Guadalquivir y frente al Parque Nacional de Doñana.

25. No, nos hemos olvidado: ¡nunca faltes al carnaval!

Definitivo: ¡nunca volverás de Cádiz!