1. Sube la persiana: el sol brilla, la temperatura es perfecta y todo está listo para que encuentres la felicidad en Málaga. ¡Salimos a por ella!

2. Desayuna unos buenos churros en Casa Aranda: ahí encontrarás la esencia de Málaga y sus múltiples formas de pedir el café.

Foto: Jun

3. Súbete a una bici y disfruta del Paseo Marítimo. Recuerda entonces tus viajes en Metro para ir al trabajo… ¡La vida puede ser otra cosa!

4. Toma algo fresquito (un buen batido de frutas, por ejemplo) en el Galerna, en el barrio de Pedregalejo y junto a la playa para recuperar fuerzas tras el paseo.

5. Ya que estás ahí, disfruta de la playa: Pedregalejo, El Palo, La Malagueta o, por supuesto, Maro (en Nerja). ¡La felicidad se parece mucho a una playa!

Foto: Guerretto

6. Bucea: si vas a Maro, ponte las gafas y mira bajo el agua, verás la felicidad en forma de increíble vida marina. Hay pocas, pero ¡ojo con las medusas!

7. Hora de comer: pescaíto frito, espetos y una cerveza fresquita. Pero… ¿esto no es ya la felicidad?

8. Aún se puede mejorar y qué mejor que una siesta: ponte bajo la sombrilla, escucha el rumor de las olas… ¡y olvídate del mundo!

Foto: Eleazar

9. Un poco de cultura: la Catedral, la Alcazaba, el Teatro Romano, el Museo Picasso… ¡El saber no ocupa lugar y puede ser divertido! Aunque sólo sea por unos buenos selfies para la felicidad digital.

10. O un poco de campito: bosques de castaños, un laberinto de piedra, picos a más de dos mil metros de altura, pinares… ¡Elige tu ruta preferida!

11. Disfruta del skyline malagueño desde cualquiera de sus estupendas terrazas, desde las que también podrás disfrutar del atardecer.

Foto: Pablo

12. Llega la noche: Taberna García, Uvedoble, Astrid, El Mortal, Soca, Wendy Gamba… El arte del tapeo con productos de calidad se acerca bastante al ideal de felicidad gastronómico.

13. Y si vas a estar unos días, mira el calendario de fiestas gastronómicas, casi cada uno de los 103 pueblos de la provincia tiene la suya especializada en un producto local. ¡A por ella!

14. Tras la cena, tómate la penúltima. No dudes en pasar por La Tranca, donde beber cerveza o vermut es toda una aventura que sonará a Raphael y Rocío Jurado hasta que el cuerpo aguante.

15. Echa una cabezada y reconócele a tu almohada que has encontrado la felicidad. ¡Hasta mañana!