1. Bajas las ventanillas del coche o pones un primer pie al bajar del avión o del tren y tu pelo se vuelve afro


Es algo muy característico de Almería, pero ¿a qué se debe? Pues que es tal el grado de humedad que se respira en el ambiente que tu propio pelo, ya sea largo o corto, lo detecta nada más pisar suelo almeriense. Se trata de algo así como una especie de alarma biológica que te está advirtiendo de que el clima será más pegajoso de lo normal. Lo mismo le ocurrirá a tu piel, se volverá humeda y sudorosa aun recién salida de la ducha.

2. Los árboles desaparecen dándole paso al esparto, a las retamas, a las adelfas… así como a las ramblas y a las cárcavas

A excepción de algunas sierras al norte de la provincia en donde predominan algunos bosques de pinos o de encinas y de las zonas de costa en donde el paisaje es más variado, gran parte del paisaje almeriense se compone de desierto y de zonas influenciadas por él. Resaltan elementos tanto geográficos como de flora y fauna muy característicos con endemismos propios que no encontrarás en otro lugar, como el Euzomodendron bourgeanum conocido popularmente como el arbustillo leñoso, único en la provincia de Almería.

3. Las playas están rodeadas de volcanes o forman parte de ellos

¡Inactivos, claro! Porque, siguiendo el punto anterior, la costa de Almería, que alcanza casi los 220 kilómetros de extensión, presenta un rico y heterogéneo paisaje en donde muchas de sus playas destacan por haber sido formadas por volcanes o estar compuestas por sus restos rocosos. Algo que difícilmente verás en cualquier otra playa peninsular.

4. Echas de menos el frío, la lluvia y el invierno


A excepción de algún que otro día más frío o más lluvioso de lo normal, el tiempo en Almería es algo que puede producirte cierta melancolía si eres un winter lover. Es muy suave, sus temperaturas medias anuales son de 19ºC y tiene un promedio de 26 días de lluvia al año, lo que la sitúa como la ciudad más árida de toda Europa.

5. Pides tapa y bebida y te lo cobran todo en el mismo precio


Si hay algo que bien nos diferencia de otros lugares, es nuestra manera de tapear. Cierto es que en algunas zonas de provincias cercanas a la nuestra, como Granada o Jaén, también tienen esta costumbre, pero Almería es el único lugar en el que se hace en toda la provincia. ¿Y qué se hace? Ofrecer una gran variedad de tapas para elegir con la bebida, incluido todo en el mismo precio. Por ejemplo, un tubo de cerveza o un tinto de verano ronda los 2,50 o 2,80 euros con su correspondiente tapa y la caña de cerveza y su tapa entre 2,20 y 2,30 euros.

6. Ves hacer las migas con harina de sémola


Es otra de las características culinarias almerienses. Te será muy fácil darte cuenta, ya que presentan algunas diferencias tanto en el sabor como físicamente en comparación con las migas tradicionales de cualquier otra provincia. Además de que sabrás también que estás en Almería si está muy nublado o está lloviendo y en cualquier bar o casa te ponen migas para comer. Una fiel costumbre que no verás tampoco en ningún otro sitio.

7. Eliges para ir hasta allí el tren que viene desde Madrid y llegas después de 7 largas horas


Sí, amigo, si no son 7 horas es que no has llegado aún. Así de sencillo y así de absurdo. Algo que llevamos reclamando los almerienses desde hace mucho tiempo.

8. Te das cuenta que la gente pasa gran parte del día en la calle

Debido al buen clima, al tapeo y al ambiente del sur en general, es algo que apreciarás a los pocos días de tu estancia en Almería. La gran mayoría de los almerienses somos muy callejeros y nos gusta pasar gran parte de nuestro día (siempre que podemos) en la calle, en cualquier terraza de bar, paseando, haciendo deporte al aire libre o de marcha por la noche hasta altas horas de la madrugada, empalmando a ser posible con el día siguiente.

9. Ves una fuerte “competición” por construir la rotonda más grande


Y tú dirás que las rotondas están muy bien para facilitar el tráfico y para evitar accidentes, y nadie te lo discute, pero ¿te has fijado en que las más recientes de Almería son inmensamente enormes de tamaño? ¿Cómo serán las siguientes? Si no, toma nota al pasar por la rotonda al inicio de la calle Granada, la del Parque de las Almadrabillas, la del Estadio de los Juegos Mediterráneos o la de al lado de la estación de Cepsa en dirección a La Cañada. ¡Qué barbaridad!

10. Ves que otra parte del paisaje en buena parte está formado por un mar de plástico

Si hay algo de lo que los almerienses estamos muy orgullosos y que descubrirás fácilmente a tu llegada a Almería, es de ser la huerta de Europa. Somos los mayores exportadores de frutas y hortalizas de todo el país. Destaca el tomate de La Cañada-Níjar, con Denominación de Origen Protegida, y las berenjenas, el pepino, los pimientos y los calabacines, entre otros.

11. Descubres todo lo anterior y muchas cosas más de las que ya no querrás deshacerte jamás…