Crédito: HarshLight

La mayoría de los cast members sonreímos porque realmente estamos contentos de trabajar en el Lugar Más Feliz de la Tierra y no porque debamos hacerlo. Sin embargo, hay situaciones que colmarían la paciencia de cualquiera. Por eso, si haces alguna de estas cosas y el cast member igual te desea que pases “un día mágico”, te aseguro que en realidad te está mandando al infinito y más allá.

 

1. Pregúntanos cuándo va a dejar de llover.

Es cierto que conocemos el clima de la zona mejor que los turistas que están allí por primera vez. También es cierto que chequeamos el pronóstico del tiempo con frecuencia, pero déjenme contarles un secreto: ¡NO LO CONTROLAMOS! No sabemos cuándo va a dejar de llover, ni por qué hoy hace calor y está soleado si ayer estaba nublado, ni por qué hace frío justo cuando usted vino y no la semana pasada mientras estaba en la oficina. Recuerden que, de la misma manera que ustedes, nosotros también sufrimos las inclemencias del clima y debemos trabajar llueva, truene o el calor sea agobiante.

 

2. Insiste en intercambiar “pins” con un cast member que esté muy ocupado.

Intercambiar pins con los huéspedes nos da el puntapié inicial para interactuar y compartir la adoración que sentimos por la creación de Walt, pero hay algo que valoramos aún más… El sentido común. Si estamos, al mismo tiempo, llenando estantes vacíos, contestando preguntas de huéspedes perdidos, y pidiendo por radio que alguien venga a limpiar el café que se acaba de derramar en el pasillo… por favor, tengan piedad: esperen para ver los pins que llevamos colgados. Y no, el truco de mandar a su pequeño hijo a ver los pins no hace que nos desocupemos mágicamente…

 

3. Pregúntanos dónde está el juego de los Minions.

“El juego de los minions no está en este parque. ¿Por qué? ¡Porque no es una película de Disney!”. Es la mejor respuesta que uno puede ofrecer sin perder la compostura y sentirse cuasi insultado por el desconocimiento de algunos visitantes. Mejor hagan bien los deberes antes de irse de vacaciones. O por lo menos, ¡no insistan y amíguense con los mapas!

 

4. Demórate 10 minutos en hacer tu pedido cuando el parque está lleno de gente.

En cada zona de los parques hay varios lugares donde comer -un restaurante, un local de comidas rápidas y algún puestito ambulante-, pero eso no evita que en las horas pico haya que hacer fila. Los que vemos el vaso medio lleno creemos que eso nos dará más tiempo para elegir lo que queremos comer. Así y todo, hay quienes después de 10 minutos de esperar, llegan a la caja y no saben qué pedir: dudan, ordenan y cancelan, preguntan el precio, vuelven a elegir… ¿Sabrán el peligro que corren estando rodeados de personas hambrientas ansiosas por seguir disfrutando de las atracciones?

 

5. Aprovéchate de la “bondad” de las políticas de servicio al cliente.

Durante la estadía en el complejo, los huéspedes sufren ciertas eventualidades: se tropiezan y se rompen el pantalón, una gaviota se lleva su helado, o por la emoción de ver al personaje adorado dejan caer la bolsa de palomitas, entre muchos otros “accidentes”. En esos casos, los cast members ofrecen una “compensación inmediata”. Es decir, pueden ofrecerte un cupón de compras para un pantalón en una de las tiendas, un nuevo helado o más palomitas… Lo que sea para que el huésped siga disfrutando su día. Lamentablemente, nunca falta algún “avivado” que sin haber comprado helado, se acerca con lágrimas de cocodrilo y solicita uno nuevo. Su actuación, lejos de merecer un Óscar, nos enfada. Dejamos que se vaya satisfecho con su pedido, mientras entramos en un estado de ebullición que durará poco porque probablemente estén por empezar los fuegos artificiales o algún parade. Después de todo, estamos en Disney.

 

6. Compra un souvenir de 0,75 centavos y paga con 100 dólares.

En los Estados Unidos, la mayoría de las transacciones comerciales se realizan con tarjeta de crédito, pero en los parques los cast members sabemos que viene gente de todo el mundo y que les es más fácil pagar en efectivo. También estamos acostumbrados a que la gente pague con billetes de cien para conseguir cambio. Lo que nos parece casi un abuso, además de una pérdida de tiempo, es tener que dar cambio de cien cuando solo compraron un llaverito o imán. Come on, ¿really?

 

7. Olvídate de que debajo del peluche hay una persona y toquetea a alguien disfrazado como character.

Sí, si, señora picarona que cree que nadie se enteró. ¡¡¡Usted tocó a Tigger!!! Aunque sabía bien que esa no era la “pancita” y que en realidad debajo del peluche había una persona sintiéndose incómoda. ¿Qué creía? ¿Que el traje estaba hecho de amianto?

Lo que muchos no saben es que no siempre el género del personaje coincide con el género del cast member adentro, es decir, que el pato Donald puede ser una mujer… Sorpresa, sorpresa.

 

8. No respetes las normas, como las zonas restringidas o la prohibición de sacar fotos con flash.

Las normas dentro de los parques tienen un “por qué”, no son simples caprichitos de la gerencia. Preferimos no tener que estar explicando todo para no aburrirlos en sus vacaciones. Por eso, si alguno de nosotros les pide que no se sienten en ciertos lugares, que no saquen las manos o pies de los carritos o que no saquen fotos con flash a las carrozas de los desfiles nocturnos, en realidad les estamos evitando un posible accidente y salvándoles la vida. Así es, los cast members somos una especie de súper héroes de encubierto. Así que mejor no se nos pongan en contra y cumplan las normas. A ver si todavía necesitan que los rescatemos y justito en ese segundo estamos mirando para otro lado. ¡Qué pena!

 

9. Sigue a las masas porque sí, sin mirar nuestras indicaciones.

Son siempre los mismos puestos de entrada a los parques los que se congestionan, las mismas salidas de las atracciones, las mismas cajas de las tiendas, los mismos sectores en los restaurantes… ¿Por qué? Porque los visitantes tienen una tendencia a seguir al resto como si fueran ganado. ¡Si tan solo nos prestaran atención! Siempre hay uno de nosotros haciendo señas, indicando que todas las cajas, salidas y entradas están habilitadas. Y hay muchas de todas ellas. No se van a perder nada espectacular si no van a donde está yendo el resto. Se los prometo. Usen todos los recursos disponibles y será más sencillo y placentero para todos.

 

10. Come mucho e inmediatamente después súbete a juegos como Tower of Terror (con las obvias consecuencias al bajar).

Tower of Terror es una de las mejores atracciones del parque Disney Studios: además de la caída y de la trama fantasmal, uno obtiene la mejor vista aérea del parque. Deben subirse al menos una vez. Lo que no es necesario es que deglutan todas las delicias a la venta juntas justo antes de subir… por favor, sea considerado con nosotros y con su propio organismo.

 

11. No sonrías.

Ciertas personas ahorran durante años para ir a Disney, se piden días de vacaciones en el trabajo, hacen infinitas escalas y cuando finalmente están en los parques, no sonríen. Quizás no me crean, pero pasa. Y mucho. Si es parte de una estrategia para pasar desapercibidos, déjenme decirles que están muy equivocados, ya que son los que más nos llaman la atención. De esta manera, se convierten en blancos fácil para que los ataquemos con pins, calcomanías, canciones, burbujas y pixie dust (mucho pixie dust) hasta lograr que esbocen una sonrisa.