Imagen: Rinaldo Wurglitsch

Ignora dónde queda Ecuador o prepárate como si vinieras a la selva

Ecuador es un país pequeño, pero eso no quiere decir que no sepas dónde se encuentra y, antes de visitarlo, no te hayas informado acerca de su historia y de su realidad. Hay muchos extranjeros que llegan pensando que Ecuador está en plena selva (tenemos Amazonía, sí) o que sus ciudades solo tienen casas con techos de paja. Si quieres hacer enojar a un ecuatoriano (sin excepción), dile que pensaste que Ecuador quedaba en África, pregúntale si es un estado de México, imagina que lo único que producimos son plátanos o que todos usamos taparrabos, o sorpréndete porque aquí hay cines y automóviles, y porque hay gente alta. La ignorancia es atrevida y eso sí nos molesta (¡y de qué manera!).

No lleves sueltos en la billetera

Llegas al país y te subes a un taxi. Si quieres empezar tu estadía haciendo enojar al taxista, lleva en tu billetera solo billetes de más de veinte dólares. Lo mismo con un vendedor de la calle, la cajera de una cafetería o el chofer del bus. En Ecuador es casi una obligación llevar billetes pequeños y ‘sueltos’, si no quieres ganarte un insulto (que te manden ‘a la verga’) o quedarte parado en plena calle sin que nadie te lleve a ninguna parte.

Cree que todos somos como Delfín Quishpe

Una de las cosas que más nos enoja es que nos estereotipen. No todos llevamos vestimentas indígenas todo el tiempo ni vamos tan estrafalariamente vestidos como Delfín Quishpe. Nuestra música no sólo se restringe a los ritmos andinos que se escuchan en las plazas de Europa ni nos destacamos porque jugamos fútbol nada más.

Métete con la familia

Los ecuatorianos en general somos buenas gentes, tenemos fama de acogedores, y nos encanta ser ‘la mamá gallina’. Siempre estamos pendientes de que a los otros no les falte nada (y más si vienen del extranjero). Así que la pasarás genial, a menos que te metas con la familia.
Para un ecuatoriano la familia es lo primero. Y no solo la cercana. Solemos organizar reuniones familiares a las que asisten decenas de personas: los primos del tío del abuelo, la mamá del papá de tu cuñado, en fin. De hecho, si tu visita coincide con una de estas reuniones, de ley te invitarán. Si quieres hacer enojar a un ecuatoriano, acusa a sus hermanos de sucios, dile que su prima está gorda o que su mamá cocina feo… Seguramente nunca volverá a invitarte.

Critica al país

Con el país pasa lo mismo que con la familia. Somos muy orgullosos de lo que tenemos, de la comida, de las regiones naturales, del arte… Si apenas pones los pies en el país empiezas a quejarte del tránsito, de las demoras en las filas, de la impuntualidad, de la burocracia, etc., serás una persona no grata entre los amables ecuatorianos.

Halaga a la sierra estando en la costa o a la costa estando en la sierra

Otra versión de criticar al país es criticar a la región en donde te encuentras. Si estás en la Costa, no se te ocurra sugerir siquiera que la comida de la Sierra es más rica. Si estás en la Sierra, cuídate de decir que la gente de la Costa es más agradable (aunque lo sea).
No hay cosa que empute más a los de la Sierra que ser llamados ‘serranos bobos’ por los de la Costa, a los que a su vez ellos llaman ‘monos’ para molestarlos.

Demórate demasiado

Demórate en la ventanilla del banco contando el dinero, decide lo que quieres comer solo cuando estés frente al cajero del restaurante, espera pacientemente tras el paso cebra a que pasen los transeúntes, tómate tu tiempo. Aun si los ecuatorianos, en general, no somos muy puntuales, nos enoja mucho que nos hagan esperar y queremos que todo sea para ayer.

Cuélate en las filas o ‘guarda’ el puesto

Estás en la fila para el cine, y crees que tienes suerte porque no hay mucha gente para la película. Y de repente, ¡las personas empiezan a colarse delante de ti! ¡En grupos! Si quieres ganarte muchos insultos, guarda el puesto en la fila del concierto para veinte de tus amigos.

‘Monos con gallinas’: opina sobre la rivalidad con Perú

Opina frente a un ecuatoriano sobre la relación con Perú, y prepárate para escuchar una lección de historia con una carga considerable de rabia sobre la tierra que les quitó el Perú.

Menciona el tema de las visas

Ecuador es uno de los países que más trámites de visa tiene que hacer. Es realmente molesto que consideren que todos representamos una amenaza de fiebre amarilla, o que Ecuador es tan pobre que queremos ir a otro país para quedarnos de migrantes, y nos pidan visa para entrar a TODOS lados.