Imagen: Lurdes Pogoriles via Hamartia.com.ar Foto de portada via.

Cuestioná su complejidad musical y lírica.

Argumentá que, a causa de sus palabras inusuales y sus progresiones armónicas inesperadas, su música es “para pocos”. “Yo quiero rocanrol, no me voy a poner a cantar algo que diga ‘Mas si la luna enrojeciera en sed o las impalas recorrieran tu estante”, dicen los herejes. El flaco no es pretencioso, simplemente nivela para arriba. ¿No sabés lo que son las impalas? ¡Consultá la enciclopedia!

 

Tomate demasiado en serio esa misma complejidad.

Y esto es algo de lo que el mismo Luis Alberto también se reía. No hay mejor ejemplo de eso que la sátira que hizo Diego Capusotto en relación a este tema, con su personaje Luis Almirante Brown.

 

Juzgalo por “Muchacha (ojos de papel)” o “Seguir viviendo sin tu amor”.

Ambos temas son de una preciosura infinita, pero no reflejan del todo el viaje planetario de su obra. El mismo Luis se fastidiaba muchísimo cada vez que alguien le insistía con alguno de sus hits eternos en sus shows. “Hoy no tocamos ningún clásico… quizás algún día vuelva a tocar ese tema que se llama ‘Mucama (ojos de mantel)’” .

 

Seguí alimentando la rivalidad entre Spinetta y Pappo.

Pappo es, sin dudas, otro de los grandes próceres del rock argentino, guitarrista extraordinario, rockero de la primerísima hora y poeta de cosas un poco más cotidianas, como las chicas, los autos y los sándwiches de miga. La historia nos cuenta que, aunque se conocieron y fueron amigos, nunca pudieron ponerse de acuerdo en algunas cosas. Pero eso no significa que si te gusta uno te tenga que disgustar el otro. La polarización es, desgraciadamente, un signo de la argentinidad.

 

Tratá de “entender” al Flaco a toda costa.

¿No entendés lo que quiso decir con ‘La montaña es la montaña’? Bueno, no hace falta. Dejá que te atraviese. Poné un poco de surrealismo en tu vida, que hace bien.

 

Afirmá que, a causa de haber explorado tantos géneros, Spinetta no tiene personalidad musical.

Perdón, pero ¿conocés las carreras musicales de gente como Joni Mitchell, Bob Dylan o David Bowie? ¿Alguna vez escuchaste los volantazos violentos que hay en la evolución sonora de The Beatles o The Beach Boys? Exprimir una fórmula hasta el hartazgo es lo fácil, y Spinetta nunca se quedó ahí.

 

Decinos que conocés al Flaco… ¡Por la versión de “Seguir viviendo sin tu amor” de Agapornis!

Esta es la peor ofensa y la única que podría causar que un fan del Flaco se convierta en asesino.