Sin mucho dinero, pero con muchas ganas, se puede llegar a cualquier lugar, especialmente en España donde las distancias -en comparación con Estados Unidos, donde yo trabajo-, son muy pequeñas.

Aquí cuento unos consejos para que puedas batir tu propio récord e irte de festival tres días, por menos de 80 euros. Yo salí desde Barbate hasta Cádiz, para ir al AlRumbo, en Rota. ¡Todo salió perfecto!

1. Olvídate de gastar dinero alquilando un coche o viajando en transporte público.
Hay mucha gente que ya tiene coche y seguramente va a donde tú vas. Puedes lanzarte a la carretera a hacer autostop, pero si quieres asegurarte -como yo-, el llegar a ver Manu Chao a las 10 y media de la noche, intenta salir al menos ocho horas antes, porque nunca se sabe cuántos coches vas a necesitar.
También puedes utilizar Bla Bla Car, donde puedes buscar y encontrar gente que va en coche por misma ruta que tú. Colaboras con el gas y, por lo general, te dejan en la puerta de donde tienes que llegar. Conoces gente, disfrutas de buena conversación y es mucho más barato que cualquier otro medio de transporte (yo tendría que haber pagado unos 5 euros de ida y otros 5 de vuelta, ¡aunque tuve la suerte de que no me dejaron pagar!).

2. Como siempre, couchsurfing.
Si pretendes descansar durante el día, cuando los conciertos se paran pero hay raves por todas partes y es imposible dormir, lo mejor es encontrar alojamiento con Couchsurfing. Así fue que llegamos a una casita en Rota, a quince minutos del recinto del festival y con piscina y camas para todos. Evitamos el tener que pagar un hotel y no tuvimos esas crisis de sueño que vienen no poder dormir bien bajo el sol o al lado de una ruidosa rave.

3. ¿No tiene ducha? Hay otras formas para quitarse el polvo y la sal del mar.
En caso de no tener acceso a una ducha, porque la organización del festival no es muy buena -como la de Alrumbo-, búscate una piscina y date un buen baño (aprovecha las duchas de la piscina también). O lánzate a un lavadero de coches y disfruta de darle manguerazos a tus amigos y que te los den a ti. ¿Que hace calor? ¡No te lo pienses, un euro lo soluciona todo!

4. Contra el hambre, sé previsor.
Acostúmbrate a llevar algo de fruta contigo por si te da hambre entre comidas. Búscate un supermercado cerca del recinto donde te estás quedando, para comprar alimentos baratos y quizás cocinarlos luego en la casa o en un camping gas y llevarlos al festi. Yo comí todo el fin de semana por 10 euros. O prepara sandwiches, una de las opciones más baratas y cómodas, y una vez que te comes tus bocatas ya no tienes que cargar nada más en tu mochila. En todas las ciudades españolas, por muy pequeñita que sea, hay una panadería. Date un paseo y compra algo de azúcar también para los momentos “bajos” entre conciertos.


5. Haz lo mismo con las bebidas.

Yo no bebo alcohol, así que es algo en lo que suelo ahorrar, pero creo que mis colegas no gastaron más de 6 euros por cabeza comprando en el supermercado.

6. Disfruta al máximo de una experiencia que podría haber sido muchísimo más cara.
El bono de AlRumbo costaba 42 euros. A eso le sumo los 10 euros en comida (en el super) y algún que otro café con tostadas por 2.50 euros. Tres días de festival, playa, sol, piscina, música, amigos y comida. Yo gasté menos de 60 euros, así que aún tienes 2 0 más para gastar en cervecita o agua dentro del recinto de los conciertos (porque en el festival no dejaban pasar bebidas, claro). ¡Sí se puede!