1.

Porque, cuando juega el Tri, siempre hay un paisano con la máscara de luchador echando desmadre, armando la porra y alentando al baile para festejar el gol.

2.

Porque llevamos la salsa tabasco en el bolso cuando vamos a un restaurante…¡Es que así sabe mejor el asado, che!

3.

Porque siempre andamos con los colores de México, ya que no hay mexicano más patriota que el que está lejos de casa. Ya sea con la camiseta de la selección o con una bandera, desde las Cataratas del Iguazú, el Obelisco o el Glaciar Perito Moreno ¡le mostramos al mundo nuestro orgullo de ser mexicanos!

4.

Porque siempre, siempre hay un paisano que, en cada borrachera, da el grito a la Pedro Infante.

5.

Porque el noventa por ciento de nuestras publicaciones de Facebook son de la comida mexicana que tanto extrañamos: tacos al pastor, cochinita pibil, birria, sopes, tacos blanditos, tortas ahogadas…Y basta, ¡porque voy a llorar!

6.

Porque, cuando volvemos de visitar México, traemos en la maleta nuestro kit básico de supervivencia, compuesto por tortillas, chiles enlatados, chamoy, Tajín, tequila y mezcal. Recuerdo cuando llegué una vez a Buenos Aires y el empleado de la Aduana me dijo, con fingido acento mexicano: ¡Que onda wey, pásale manita!

7.

Porque cada 16 de septiembre, en cada rincón de Argentina donde haya un mexicano, se escucha un fuerte ¡Viva México cabrones! Celebramos con el sombrero más grande que encontremos, matraca en mano, camiseta de la selección, vestidos típicos de colores, collares tricolores y muchos antojitos mexicanos.

8.

Porque no hay fiesta en la que no suenen El Rey, México lindo y querido y el Cielito Lindo.

9.

Porque nuestro insulto de cabecera no es la p*ta madre que lo re mil parió, sino ¡Chingao! o ¡Chingada Madre!, dos palabras mágicas que nos hacen quitar el estrés y soñar con un nuevo comienzo.

10.

Porque siempre, al final de cada celebración grande, pedimos a gritos que suene El mariachi loco.

11.

Porque estamos muy agradecidos de que los argentinos reconozcan nuestro acento, nos digan que les “re gusta” y hasta traten de incorporar palabras mexicanas a su vocabulario. Gracias, ¡es un honor vivir en Argentina!


 

Crédito imagen de portada: thecosmopolitan