Crédito: Viajeros Callejeros

 

Encuentra vuelos a Marrakech por 40 euros ida y vuelta.

Marruecos no es en general un país caro, pero sí que es cierto que hasta no hace mucho, los vuelos a ciudades como Marrakech o Fez no eran especialmente económicos.

Esto hace unos meses que ha cambiado gracias a compañías low cost como Ryanair o Air Arabia que ofrecen ofertas, como esta que publicó Mejorvuelo, con las que podremos volar a Marrakech por 40 euros ida y vuelta.

Con precios como estos ya ni nos planteamos la opción de ir con nuestro propio coche y cruzar el estrecho en barco con compañías como Trasmediterránea, Comarit o Euroferrys, compañías que aunque han luchado contra el mercado de las compañías aéreas de bajo coste reduciendo sus precios, no han podido competir contra esos menos de 100 euros que cuesta hoy en día volar a cualquiera de las ciudades más conocidas de Marruecos.

 

Los Riads no siempre son un alojamiento de lujo.

El alojamiento es uno de los puntos en los que nos dejamos gran parte de nuestro presupuesto en un viaje. En Marrakech no será distinto si optamos por alojarnos en un hotel y no echamos mano por ejemplo, del conocido couchsurfing. Aunque tenemos que aclarar un punto y una idea preconcebida sobre uno de los alojamientos más típicos de Marruecos, los Riads, vistos en muchas ocasiones y por mucha gente como los “hoteles de lujo marroquíes”. Nada más alejado de la realidad.

Edificados en forma cuadrada, los Riads son casas muy espaciosas de uno o dos pisos, ubicados normalmente dentro de la Medina, rodeados de columnas que sostienen el tejado, formando una serie de galerías que se centran en un impresionante patio interior. No en vano el término “riad” o ryad significa edén o jardín.

Generalmente en la planta baja se ubican las zonas comunes como el salón, el comedor, la cocina y las habitaciones se reparten en los restantes pisos.

 

Muchas veces estos alojamientos pasan inadvertidos para los viajeros que sólo pueden contemplar sus anodinas puertas, las cuales no dejan entrever ni siquiera un ápice de lo qué esconden detrás de sus muros.

No lo dudes ni por un segundo, una vez que las atravieses, entrarás de lleno en el mundo de Las Mil y una Noches y por un precio, en la mayoría de las ocasiones, más económico que cualquier hotel.

Una habitación doble en un Riad en Marrakech, con desayuno incluido (zumo de naranja natural, café, té, pastas, pan, mermeladas…) tiene un precio de unos 35 euros la noche.

¿Aún crees que es un hotel de lujo marroquí?

 

Disfruta de la gastronomía marroquí.

Comer de manera económica no es difícil en Marrakech si tenemos en cuenta que el coste de vida en Marruecos es bastante inferior que el de la mayoría de ciudades europeas.

Pero no podemos olvidar que Marrakech es la ciudad más turística de Marruecos por lo que también hay muchos restaurantes dedicados a los turistas que tienen precios mucho más caros de lo habitual.

Para disfrutar de la gastronomía marroquí sin pagar más de la cuenta sólo tenemos que salirnos de los lugares más turísticos como la Plaza Jeema el Fna o conocer algunos de los locales, que aún recibiendo turistas y estando situados en los principales enclaves turísticos, siguen manteniendo unos precios muy competitivos.

Este es el caso de Toukbal, ubicado en una esquina de la Plaza Jeema el Fna, donde podremos comer por una media de 4 euros por persona con refresco incluido. No dejéis de probar el tajine de cordero y el couscous, os aseguramos que no os defraudarán.

 

Piérdete por el Zoco de Marrakech.

Crédito: Viajeros Callejeros

 

Si en Marruecos es típico el regateo, en el Zoco de Marrakech no podía ser distinto, incluso podríamos decir, sin temor a equivocarnos demasiado, que aquí se encuentra la cuna del regateo marroquí.

El Zoco de Marrakech es un laberinto de calles donde se agrupan los diferentes gremios de trabajadores: curtidores, artesanos, ferreteros…con sus tiendas donde los marroquíes hacen sus compras y donde los turistas regatean como si les fuese la vida en ello.

Te animamos a que lo recorras con tiempo. No es necesario comprar, ni siquiera llevar la intención de hacerlo. El Zoco es para disfrutarlo perdiéndote por las callejuelas sin destino fijo, mezclándose con los cientos de colores, olores y sensaciones que sólo podrás sentir en un lugar como este.

Hacerlo a primera hora de la mañana te asegurará tener una visión única, viendo como poco a poco el Zoco va despertando y también evitarás las multitudes de turistas que se concentran en las horas centrales del día.

Pero como sabemos que una cosa lleva a la otra y no comprar en el Zoco de Marrakech es quizás algo inevitable, te aconsejamos no pagar más de un tercio de la cifra inicial que te den.
*Crédito imagen de portada: Alik Shahaf.