Los buques mercantes viajan a casi todo el mundo. Foto de Josh Sullivan.

¿Alguna vez te has preguntado si es posible viajar en un buque de carga? Aquí tienes la respuesta, y la manera de poder hacerlo.

Siempre he querido tener un juego de maletas de cuero marrón con brillantes calcomanías de todos los rincones del mundo. Para mí, representan a los viajeros de principios del siglo 20, que pasaban meses enteros navegando los mares para poder llegar a destino. Por ese entonces, llegar a destino era tanto parte del viaje como el destino en sí mismo.

Entonces, cuando tuve que viajar desde Guadalupe, en el Mar Caribe, hasta Francia me dije: “¿será posible en esta época viajar en barco?”. Unos meses después, estaba sobre un carguero CMA-CGM, navegando de Pointe-à-Pitre a Dunkerque.

Mis nueve días en el Atlántico incluyeron cocina gourmet francesa y muchas horas fascinada por el parpadeo de las luces del GPS. Sí, definitivamente se puede viajar a muchos lugares del mundo por mar.
Acá hay algunas sugerencias para que investigues y puedas planear tu propia aventura en altamar:

1. ¿Qué significa exactamente viajar en un buque de carga?

Muchas de las empresas de carga internacionales -CMA-CGM, Canada Maritime y Bank Line-, ofrecen viajar en una de sus líneas. Como pasajero que paga por su pasaje, te alojarás en un camarote para huéspedes y tendrás acceso a casi todas las áreas de la embarcación.

Los capitanes y la tripulación pasan mucho tiempo en el mar, y por lo general están felices de ver caras nuevas en su lugar de trabajo. Esto significa que quizás hasta recibas invitaciones para cenar con ellos, hacer un tour por el buque e incluso participar del happy hour de los oficiales.

2. ¿Adónde se puede ir?

La verdad es que se puede viajar a casi todo el mundo en un buque mercante.

Piensa: puedes desembarcar en cualquier lugar del mundo al que se envíen mercancías, y pasar tiempo embebiéndote de la cultura local antes de volver a zarpar.

La industria mundial de navegación de carga es enorme, y muchos puertos del mundo como Nueva York, Shanghai, Los Ángeles y Sydney reciben decenas de cargueros por día.

Piensa: puedes desembarcar en cualquier lugar del mundo al que se envíen mercancías, y pasar tiempo embebiéndote de la cultura local antes de volver a zarpar.

Las compañías de cargo tienen ciertas líneas que cubren rutas específicas, y muchas de ellas te permitirán comprar un billete para una de esas líneas, desembarcar en el puerto de destino y volver a embarcarte cuando quieras, siempre que haya un buque que salga el día en el que quieras viajar.

Así es como funciona el aceitado sistema de transporte marítimo: reserva tu pasaje en un buque de carga y después planea un par de semanas en cada gran puerto. Con estos billetes, tus posibilidades de viaje son ilimitadas.

3. ¿Cuánto cuesta?

Comúnmente se cree que si uno está dispuesto a pasar un tiempo prolongado en el mar, el resultado será un viaje menos costoso.

Pero si bien existe la posibilidad de trabajar en los barcos, viajar como pasajero es de hecho más caro que comprar un billete de avión. Pero antes de dejarte intimidar por los costos, considera que por un promedio de 80-140 dólares por día estarás pagando por una habitación, la comida, y un un montón de experiencias propias de este medio de transporte.

4. La vida en el carguero

Foto de tinau bao.

Siendo un pasajero, te verás rodeado de la vida diaria de la nave y su tripulación. Los horarios se organizan alrededor de las comidas, que a veces pueden convertirse en eventos extravagantes si el chef así lo propone.

Si eres un viajero gourmet, considera embarcarte con una de las compañías francesas, reconocidas por su alta cocina y los buenos vinos.

Fuera de las comidas, podrás pasar el resto del día como te plazca. Un paseo por el puente de mando para conversar con el capitán sobre la navegación, o arreglar un tour con el jefe mecánicos para descubrir el interior de la nave.

Pronto te darás cuenta de que el ambiente de un buque de carga puede ser áspero pero también placentero. Piensa en acero y agua salada. Antes de la cena, reúnete con tus compañeros de viaje para tomar un trago en el lounge de huéspedes y contarse cómo fue la jornada.

Tal vez pienses que pasar una semana entera en el océano va a darte una especie de claustrofobia, pero vivir a un ritmo más pausado puede también ser una experiencia para disfrutar.

5. Planear el viaje

Bueno, entonces ya has decidido que viajar en un buque de carga es para ti ¿Cuál es el paso siguiente? Buscar información en la Red, donde hay muchos sitios escritos por gente que ha pasado por esa experiencia y que tiene buenísimos consejos y experiencias para compartir.

Visita los sitios web de las compañías de buques mercantes y averigua las tarifas para viajar como pasajero. Otra opción es consultar agencias de viaje especializadas en este tipo de transporte, como A la Carte Freighter Travel , de Montreal, Canadá.

Algunos sitios web que te serán de ayuda:

www.hamburgsued-frachtschiffreisen.de
www.cma-cgm.com
www.aws.co.uk
www.geocities.com/freighterman.geo

27 Comentarios