Vuela a Japón a precios asequibles.

Un vuelo a Japón desde cualquier ciudad europea no suele bajar de los 600 euros, pero con un poco de tiempo y esfuerzo, puedes conseguir verdaderas ofertas con las que podrás volar por menos de 400 euros. Algunas de ellas son por demás interesantes, ya que incluyen la entrada por Osaka y la salida por Tokio, lo que te permitirá ahorrar unos buenos euros en traslados entre ciudades al final de la ruta.

Regístrate en un sitio como Mejor Vuelo para recibir todas las ofertas que publican, entre las que seguro podrás encontrar alguna que se ajuste a tus necesidades, tanto económicas como de calendario.

 

Ahorra alojándote en lugares poco comunes.

Japón es el paraíso de los alojamientos inusuales y, si encima te decimos que son mucho más económicos que los habituales hoteles, ¿aún estás dudando en dormir en una cápsula?

 

*Hoteles Cápsula

Son pequeños, sin ventanas, muy parecidos a las cabinas de las naves espaciales que se ven en las películas y actualmente, son toda una revolución en Japón. Eso sí, no son aptos para claustrofóbicos.

Japón es un país con una altísima concentración demográfica, donde cada centímetro se convierte en un valioso ommun. En este entorno es en el que el hotel cápsula obtiene su relevancia no omm poniendo en evidencia la ommun ommunesn de la concepción ommunes japonesa, sino también sirviendo como alojamiento de los “salaryman”, término utilizado en Japón con el que se conocen los ejecutivos de bajo rango, que no pueden o no quieren llegar a su casa tras la jornada laboral.

Pero no omm encontraréis “salaryman” en los ommun cápsula, también podréis compartir espacios ommunes con trabajadores que se han pasado de copas al acabar su jornada y no pueden volver a casa, o con desempleados que alquilan su cápsula por períodos prolongados.

El precio de una noche en un hotel cápsula ronda los 25 dólares.

 

*Hoteles del Amor

Pese a que los “hoteles del amor” en Japón están concebidos como un lugar al que pueden acudir las parejas para esconderse de las miradas indiscretas, estos pueden convertirse en una alternativa perfecta a los hoteles convencionales si quieres ahorrarte unos yenes en tu estancia en Japón.

Lo primero que nos llamó la atención es la arquitectura de estos hoteles, que recrean en ocasiones paraísos terrenales, con fuentes, palmeras y ríos que llevan a los parkings interiores y, por supuesto, la decoración de las habitaciones en las que se incluyen sillones de masaje, bañeras con hidromasaje y juguetes eróticos.

El precio de una noche es de unos 8000 yenes. Pasar tres horas tiene un coste de unos 5000 yenes.

 

*Minshuku

Las minshuku, o habitaciones de alquiler, son una especie de casas de huéspedes a la japonesa.

Los servicios de los que disponen son mínimos y no cuentan con ninguna de las comodidades que ofrecen los hoteles convencionales, pero en cambio, son muy económicos.

Las habitaciones suelen ser compartidas y como en todos los alojamientos japoneses, la limpieza se cuida especialmente.

Su precio ronda los 2000 yenes por noche y normalmente hay que pagar un suplemento de 200 yenes por las sábanas.

 

*Dormir en un templo

Alojarse en un templo es otra de las posibilidades de alojamiento económico en Japón.

Estos templos siguen teniendo su finalidad religiosa, pero al mismo tiempo alojan a los visitantes en habitaciones que normalmente tienen baños compartidos.

Aquí, las normas de convivencia son muy estrictas.

 

Para comer, ¡apúntate a los supermercados, tiendas y locales de ramen!

La primera impresión que tendremos cuando pensemos en comida en Japón es que nos va a resultar muy caro. Pues nada más alejado de la realidad y más si sigues algunos consejos.

  • En muchos restaurantes podrás encontrar menús de mediodía a precios muy asequibles.
  • Puedes comprar “bento” -una especie de tupper con diferentes tipos de comida-, en las estaciones, supermercados y tiendas. Entre 400 y 2000 yenes.
  • Hay innumerables locales en los que comer udon, ramen, soba…por precios entre 400 y 800 yenes. Abren todo el día.
  • Si pretendes ahorrar, olvídate de las bebidas alcohólicas. Una cerveza puede costar unos 600 yenes, más incluso que un plato de ramen.
  • Y en Japón no hay nada más clásico y económico que el sushi. La cadena, Sushi Zanmai es muy parecida en su organización a los 100 Montaditos (España), en cuyos locales se puede comer muchísimo sushi a precios muy asequibles.

 

Usa el transporte público.

El transporte público en Japón es increíblemente puntual y eficiente, por lo que se convierte en una excelente forma de recorrer y conocer el país.

Según un dicho japonés: “Si el tren llega tarde, seguramente es que tienes el reloj estropeado”

 

*Autobús

Dependiendo de la ciudad en la que te encuentres, el autobús puede ser un método de transporte indispensable. En ciudades como Kyoto, el precio del billete es de 220 yenes y no depende de la distancia que quieres recorrer. Si tienes previsto coger más de un autobús, te recomendamos que compres un bono de 24 horas por 500 yenes, que te permitirá utilizar los autobuses todas las veces que quieras por un periodo de 24 horas.

En Japón también existen autobuses que cubren largas distancias. Esta puede ser una buena alternativa al tren y que al tardar más, si cogemos uno nocturno, nos ahorrará la noche de hotel. Los autobuses japoneses no tienen nada que ver con los españoles, cuentan con reposapies, televisión individual, asientos individuales ¡y baño!.

 

*Metro

El metro en Japón es uno de los medios de transporte más comunes, pero para el turista, quizás no sea el más rápido. No por el trayecto en sí, sino porque seguramente tardarás más tiempo sacando el billete y buscando el andén correcto que si fueras andando.

Ha quedado claro que es complicado de utilizar, ¿verdad? Aunque no por ello tenemos que desistir de utilizarlo, así que os recomendamos que compréis el billete más económico y después ajustéis la cantidad en las máquinas de la salida (sí, sí, como lo leéis, se puede ajustar el precio y pagar a la salida). Cómodo y rápido.

El metro en Tokio está operado por diferentes compañías, por lo que aparte de pagar el precio por el trayecto que hagas, también deberás abonar cualquier transbordo que hagas utilizando la línea de otra compañía.

 

*Tren – JR Pass

Con este abono o pase podrás viajar ilimitadamente por Japón en las líneas JR que incluyen algunos trenes express, trenes locales y algunos autobuses de la línea JR. También se Incluye el ferry que hay que coger para llegar a Miyajima.

Existen pases de JR para 7, 14 o 21 días y hay que tener en cuenta que siempre hay que utilizarlo en días consecutivos. Estos pases únicamente se pueden comprar fuera de Japón y son exclusivos para no residentes, por lo que deberéis comprarlo a través de alguna agencia desde tu país de origen.

Te recomendamos que no dejes de consultar la web de Hyperdia, donde podrás encontrar toda la información sobre los horarios, andenes de salida y duración de los viajes.

 

Miscelánea.

La mayoría de los templos sintoístas en Japón son de entrada gratuita, así que podréis ahorrar un buen pico si montáis una ruta haciendo especial hincapié en este tipo de atracciones.

Aún así, para acceder a algunos de los templos más famosos, como Kinkaku-ji, hay que pagar.

Existen numerosas atracciones gratuitas en Japón, incluso muchos museos tienen entrada gratuita determinados días al mes y muchos pases especiales incluyen descuentos para las principales atracciones.

Te recomendamos que te pongas en contacto con la Oficina de Turismo de Japón de tu país (aquí la de España), y solicites que te envíen documentación sobre el país por correo, incluyendo algunos folletos en los que se incluyen tickets descuento.

 

*Tours gratis en Tokio

En Tokio tienes la oportunidad de aprender más sobre el país, su gente, su cultura y su vida cotidiana a través de un servicio gratuito como es Tokio Free Guide, en el que encontraremos un acompañante para visitar la capital nipona de manera gratuita.

La mayoría de sus guías son estudiantes que en su afán por aprender y practicar idiomas se ofrecen a acompañar turistas por la ciudad.