Todas las imágenes del artículo son de la autora, Haydeé Noble.

Ve a los recitales de grupos mexicanos para poder gritar “¡¡A huevo!!” en paz

Las luces bajan de intensidad. Gabriela aparece y el chiflido de lobo a las mujeres guapas es signo inequívoco de que los mexicanos estamos presentes en el concierto. Rodrigo aparece y el público que llena el Royal Albert Hall se deshace en aplausos. En otro tipo de lugar y otra noche, las luces se apagan y se escucha: ¡Saquen las tortas! ¡¡¡A huevo!!! Esta vez los mexicanos somos mayoría en el Village Underground en Shoreditch. Zoé canta “Y todo el tiempo estoy pensando en tí, en el brillo del sol, en un rincón del cielo”.  Es casi como estar en casa.

Imagínate puestos de tacos por todos lados y aprende a vivir con esas alucinaciones

Termina el concierto. El golpe de realidad se siente cuando no se tiene un puesto de tacos en la esquina. Se extraña desde lo visceral de los sentidos. Como salir del antro y seguir con la nariz el delicioso aroma de la carne en el asador, o más bien, de las tripas dorándose en su grasa. Y luego viene el contacto visual con el puesto en la esquina: ¿gente amontonada pidiendo tacos? ¡Mejor aún! ¿Perro olfateando el bote de basura? ¡No hay problema! La nostalgia de vivir lejos de casa es a veces abrumadora. Fuera de eso, nos hemos adaptado como campeones al clima, a las maneras, a lo que hay. En Londres por estudios, por trabajo o por amor, no sufrimos pero sí extrañamos: de vez en cuando recordamos las clases de dramatismo impartido por las telenovelas y le exageramos al sentimiento.

Entiende que la comida mexicana es abierta a interpretación

Todavía recuerdo con horror mi primer encuentro con un restaurante mexicano. Hace 5 años la oferta de comida “mexicana” (realmente Tex-Mex) que veía tanto en los mercados o algunos restaurantes era muy triste. Después de ver el menú de Chiquito y probar el kit para enchiladas de Old el Paso me prometí jamás acercarme a ninguna propuesta gastronómica mexicana aquí. Poco sabía yo que mis malas experiencias me estaban impidiendo encontrar magníficas opciones en la ciudad.

Restaurantes hay muchos y entre ellos, varios muy buenos donde no solo se ofrece el Burrito gringo style sino tacos y pozoles tan ricos como en México. El primero que descubrí y donde me sentí querida y respetada por su menú fué Wahaca. Allí Thomasina Miers nos ofrece sus experimentos y versiones de la comida mexicana que encuentra durante sus viajes a México. Mi relación con Wahaca es, podría decirse, muy en serio. Generalmente nos amamos pero ha habido roces en dónde me he sentido dolida y he tenido que levantar mi voz. Años han pasado y ahora sé que es fácil disfrutar sabores auténticos en MezcalLupita o el ya clásico Mestizo.

Aprende a buscar opciones y a pagar el precio de tus pasiones culinarias

Después vino el shock de pagar más de £1.00 (alrededor de $20 pesos mexicanos) por un aguacate que no era apto para consumo humano y que jamás maduraba, por más papel periódico que le pusiera. También costó entender que limón no es lo mismo que lima y que la lima aunque es verde no es limón. Finalmente encontré productos mexicanos caminando por Portobello Market. Allí venden deliciosas salsas de La Costeña, *gasp* tomatillos y ¡chiles poblanos frescos! Llegó el momento en el que pagar £1.50 por 3 piezas dejó de sonar a robo y se convirtió en dinero bien invertido. También descubrí maravillosas tiendas virtuales como Mexgrocer donde se pueden comprar desde tortillas hasta hojas de tamal. Uno fácilmente consume más de £50 libras para aprovechar el envío gratis. Afortunadamente las opciones cada vez se amplían más: se puede conseguir casi de todo cuando se sabe buscar.

Aprovecha y enorgullécete de las muestras culturales por y para nosotros

Londres ha sido muy bueno con nosotros (por supuesto las opiniones varían de acuerdo a cómo nos haya ido en la feria). Es una ciudad vibrante que vive de mezclas, de propuestas nuevas y diferentes. Hay constantes eventos por parte de diferentes organizaciones donde se promueve la cultura. Poco a poco me di cuenta que la onda mexicana en Londres no solo existía sino que también florecía en el área cultural, musical y por supuesto gastronómicamente. El maquillaje de La Catrina es lo IN en cuanto a disfraces, Frida es la onda y detalles mexicanos se encuentran por doquier. Actualmente hay una exposición sobre el rebozo en el Fashion and Textile Museum. También se organizan noches de cine con las últimas propuestas cinematográficas tanto de México como del mundo y Alfonso Cuarón es prácticamente ciudadano honorario del Reino Unido.

Mantén lazos con gente que viaja seguido a México

El estar lejos hace que los lazos entre las personas afines (y no afines) sean fuertes y que ocurran más rápido de lo que ocurrirían estando en casa. Aquí las alianzas y amistades se necesitan cuando se extraña y se busca lo mismo. Las noticias vuelan. «Dónde se venden tortillas» se convierte en información valiosa y bien correspondida. ¿Alguien necesita un molcajete? No hay problema, la voz se corre rápido en las redes sociales. ¿Piñatas? “¿De qué y de qué tamaño la ocupas?”. Cuando alguien regresa de México con maleta llena de dulces de tamarindo enchilados, Valentinas, Miguelitos, mazapanes, paletas de elote… se convierte en el amigo favorito del momento. La visita al recién llegado significa la posibilidad de conseguir dos o tres chuchulucos que difícilmente sobrevivirán más de un par de días.

Encuentra a otros mexicanos que viven en Londres por las redes sociales

Las redes sociales son una sólida conexión entre todos aquellos que buscamos y necesitamos ese algo de México. Sea apoyo moral, psicológico, laboral, familiar, legal: todo está disponible a la corta distancia de un teclado. También hacen la función de noticiero tanto político como cultural. Son el periódico mural de una comunidad que aunque pequeña en número, es grande en corazón, sentimiento, opiniones y servicios. Odiado y amado generalmente al mismo tiempo, Facebook ha sido el principal vínculo entre la comunidad con grupos como Mexenin, MeLon, Mexicanas en Londres, entre otros. También se escuentra información al día por Twitter, a través de cuentas como la de The Mexican Londoner.

Lucha constantemente por poner en alto el nombre de México ante extranjeros Y mexicanos

Atrás ha quedado luchar contra el estereotipo del sombrero y el bigote con el zarape. Ahora la idea de que somos obesos bebedores de Coca Cola y con tendencias asesinas es la que da la pelea. No negaré la predisposición de los londinense a pensar que México es eso que mencionan en las noticias, como que «hay decapitados a diario». A pesar de todos los logros y la riqueza cultural de nuestro país, las noticias negativas son más atractivas y desgraciadamente hay veces en que el nivel de horror en ellas escala niveles muy altos. Es una labor constante y ardua la que tenemos: demostrar que México es enorme y que hay más gente productiva que de la otra. En general, el sentimiento que predomina hacia lo mexicano es de respeto y curiosidad. A decir verdad, las únicas muestras de clasismo y conflictos de aceptación que he notado se dieron tristemente dentro de la misma comunidad mexicana. La gente con poco criterio, fresa o intolerante generalmente también lo sigue siendo lejos de casa. La gente honesta lo seguirá siendo independientemente de dónde viva.

Aprende a detectar rápidamente a otros mexicanos

Si cuando visitas Londres te encuentras con alguien ondeando la bandera a la menor provocación. Si la conversación se torna seria cuando se planea detalladamente el fin de semana en que se hará pozole -“yo consigo el maíz y tú consigues los rábanos”-. Si los ojos se llenan de lágrimas al mencionar Tostilocos. Esas son señales de que te has encontrado con un mexicano que vive en Londres.