Tosepan Kali, del náhuatl “Nuestra Casa”, es un hogar vivo de la sinergia entre hombres y mujeres con la naturaleza, ubicada en el estado de Puebla. Se trata de una cooperativa productora de café, miel, turismo alternativo, construcción en bambú, que además cuenta con centro de formación, kinder Montessori modificado con aportaciones indígenas, y caja de ahorro… Es un ejemplo a seguir que nos muestra de forma real cómo debería funcionar el mundo, aportando prosperidad sustentable a sus pobladores.

Todo en Tosepan Kali está hecho de bambú, la planta de mayor abundancia en la región: las habitaciones, el mobiliario, los detalles, los edificios enteros son de bambú. Esto da una sensación de calidez que, aunada a la amabilidad y atención de su gente, hace de la estadía en este lugar algo irresistible. El visitante puede hospedarse en un confortable hostal de habitaciones sencillas, dobles o suites con hermosas vistas panorámicas, o elegir una de las nueve amplias cabañas temáticas con capacidad para toda la familia.

Para el turista las opciones en Tosepan Kali parecen inagotables. Empezando por las rutas en contacto íntimo con la naturaleza que ellos han preparado, todas producto de sus propias labores productivas sustentables. Podrá hacer la ruta del café, del bambú, de la canela, de la miel y muchas más. En todas ellas participará de los procesos de producción y convivirá de cerca con los miembros de la cooperativa; una rica forma de turismo rural, ecológico y educativo que definitivamente no se puede perder.

Cuevañas, cabañas con forma de cuevas

A quince minutos de Tosepan, en otra zona de la misma cooperativa, se encuentran las peculiares “Cuevañas”, al pie del río Cuichat. Un conjunto de cinco cabañas con todos los servicios, diseñadas en forma de cueva, al interior de las cuales se puede acampar. Aquí la sensación de contacto y pertenencia a la naturaleza es total. Además, a 500 metros de las “Cuevañas”, río arriba, se encuentra la cristalina cascada Las Brisas.

Tosepan Kali es un mundo aparte, único en su belleza, funcionamiento y prosperidad. Compruébelo usted mismo. Conozca a su gente: sonriente, contenta, pulcra, bilingüe (algunos trilingües) y aprenda de ellos, de su propuesta, pues es en esta casa donde habita la esperanza del futuro de nuestra especie en armonía con la madre naturaleza.