1. Súmate a la comunidad de colaboradores de Matador Network.

El primer paso es sumarte a la comunidad de colaboradores, es decir, registrarte gratuitamente en nuestro Matador Creators’ Community. Debes ir a matadoru.com y crear tu usuario. Allí podrás participar de foros en inglés y en español, contactar a editores, ver pedidos de artículos y press trips, enviar tus artículos («article submissions«) y contactarte con colegas profesionales de todo el mundo.

Todos nuestros colaboradores deben estar registrados en Marketplace. Luego, si quieres, puedes contactarnos por correo electrónico. Todos los puntos que siguen te ayudarán a saber qué esperamos de ti y de tus propuestas de títulos.

 

2. Envía tu email de presentación con algo más que “me encanta viajar y quiero colaborar con el sitio”.

A veces recibimos un correo electrónico que asegura “yo creo que sería una gran adición a su equipo”. Punto a tu favor: tienes el autoestima bien puesta. Ahora, sé inteligente y argumenta por qué serías una buena adición: no podemos simplemente creer en tu palabra, ¡porque no te conocemos!

 

3. Cuéntanos qué te apasiona, en qué eres experto, qué títulos de nuestras series existentes te imaginas escribiendo, y en qué países has vivido.

Nuestros colaboradores son personas que hablan desde su experiencia de vida de manera genuina. Si alguien recomienda los mejores restaurantes de Caracas, es porque ha estado en todos y cada uno de ellos.
Disfrutamos trabajar con personas que tienen una o varias pasiones: desde viajar en kombi, hasta la moda mexicana. Incluye links a tus redes sociales profesionales y/o a muestras de tu trabajo anterior en otros medios. Si nos cuentas con qué “material” tuyo podemos empezar a trabajar, haces nuestro trabajo mucho más fácil.

 

4. Sé autocrítico con tu nivel de expertise e identifica cuál es tu aporte.

Haber estado dos semanas en Tailandia, por ejemplo, no te hace experto en ese país ni mucho menos en todo el Sudeste Asiático. Recuerda que Matador prioriza la voz de quienes tienen una conexión profunda con un lugar o una cultura, para que sean ellos quienes cuenten historias y reflexionen desde su perspectiva. Además, considerando que el mundo de los bloggers de viajes está saturado: ¿qué tienes para ofrecer que te distinga de los demás?

 

5. Propone nuevos temas y títulos.

Aún si te decimos que “no”, valoraremos tu actitud proactiva. No solo preguntes “¿sobre qué quieres que escriba?”.

 

6. Ten en cuenta el estilo del sitio y prepárate mentalmente para adaptarte al mismo.

No estamos publicando relatos en primera persona sobre lo mágico que fue esa noche en ese carnaval: está bien para el blog que lee tu familia, pero no va a llevarte a publicar en Matador. Publicamos textos que refieren a experiencias con las que muchas personas se pueden identificar. Y sí, varios de esos textos son listas. Lo cual está relacionado con el siguiente punto…

 

7. Escribe un texto que pueda ser leído desde el teléfono móvil en 4 minutos.

Así como el título atrae al lector al artículo, tu primer párrafo lo tienta a que se quede leyendo. ¡No dejes lo mejor para lo último! Aún si la línea de cierre es muy importante, lo principal es un argumento claro en el título y que desde el primer párrafo el autor cumpla la promesa de ese título.
Sabemos por experiencia cuán válido es eso de “menos es más” o “calidad antes que cantidad”. Valoraremos tu capacidad de resumir toda una experiencia en una oración cargada de estímulos sensoriales.

 

8. Revisa qué ha sido escrito sobre el tema o país que te interesa, tanto en el sitio en español como en el sitio en inglés.

Es muy fácil. Usa la lupa que aparece en ambos sitios y comienza a buscar por palabras claves. ¿Qué es lo que ya se dijo sobre el lugar o el tema del que tú quieres escribir? Doble punto a favor tuyo si identificas qué temas no tenemos dentro de nuestro contenido pero que podrían encajar con nuestro estilo editorial.

 

9. Ten MUY en claro cuál es la audiencia a la que te diriges.

“Público en general” no es una respuesta válida. “Viajeros en general” tampoco. Lo que queremos saber es “este es un artículo escrito por alguien de (Quito) para otros (quiteños)”. A partir de eso puedes usar todo el slang que quieras, porque compartes el código cultural con tus lectores.

 

10. Lee tu texto en voz alta antes de enviarlo.

Si te trabas al leerlo, significa que debes reformular esa oración, porque entonces el lector también tendrá dificultades para entender la idea. Mandárselo a un amigo o familiar con capacidad de ser crítico también es de mucha ayuda. También puedes controlar que tus oraciones no tengan más de dos líneas. Las oraciones extensas son agotadoras… y muy pocas veces se justifican. Si tu oración tiene 5 líneas, busca la manera de re-escribirla en dos o tres oraciones.

 

11. Desmuéstranos que estás en los detalles:

  • Preferimos leer tu borrador en un Google doc o en un documento de Word, de manera que podamos hacer nuestro trabajo y EDITAR. ¡No envíes un pdf!
  • No utilices tipografías o colores raros.
  • Si vas a adjuntar imágenes que no sean tuyas, cuida que tengan permiso de uso comercial. Por ejemplo, puedes usar el buscador avanzado de Flickr para encontrar imágenes adecuadas. Incluye el link a la fuente de la imagen para que podamos dar el crédito correspondiente al publicar.
  • Si las imágenes son de tu autoría, por favor que tengan 1024 píxeles de ancho.
  • Si vas a mencionar datos, como que “tal sitio es el más visitado”, incluye una fuente que respalde tu aseveración. De igual manera, cuando menciones a lugares u organizaciones, agrega links a sus páginas de Facebook o sitios web.

12. Por todo lo sagrado en lo que creas… ¡¡revisa tu texto con un corrector!!

Mandar un email o un borrador a un editor que tiene faltas de ortografía, carece de mayúsculas bien puestas, o no tiene tildes es un horror. Por alguno de nosotros, es tomado como un insulto. Hay correctores en Word, en Google Docs y online, como SpanishChecker.com.

 

13. Y por último, sé amable con tu editor.

Tenemos nuestro corazoncito: un “gracias por tus devoluciones”, “aprecio el tiempo que te has tomado para hacer que mi texto se vuelva legible” nunca está de más. Ah, y también nos gustan los emoticones exagerados en los emails.

 

Puedes leer nuestra política de Derechos de Autor aquí (en inglés y en español), y algunas instrucciones genéricas sobre Cómo Colaborar aquí. ¡Hasta pronto!

Crédito Mark Ouano.