Photo: Sergii Figurnyi/Shutterstock

10 sabios consejos para tu primer viaje a Asia

by Viajeros Callejeros 19 May 2016

1. No lleves tu itinerario todo cerrado.

Si hay algo en Asia para lo que debes dejar espacio es la improvisación. En Asia los planes cerrados sirven de poco, y es que es el lugar idóneo para romper itinerarios preestablecidos y dar rienda suelta al viaje, dejándote sorprender totalmente. Imagínate llegar a una playa paradisíaca en Tailandia y que únicamente hayas programado dos días allí. ¿De verdad no te quedarías una semana disfrutando del paraíso? Nosotros lo haríamos sin dudarlo ni un segundo

 

2. Viaja ligero.

Piensa que en la mayor parte de Asia hace calor, incluso mucho calor, salvo pocos meses al año y en zonas muy concretas, por lo que no merece la pena cargar con mucho equipaje. Es más, en caso de necesidad, no tendrás problema para comprar camisetas o incluso bikinis a muy buen precio, así que deja las cosas materiales en casa y llena tu mochila de experiencias. Te aseguramos que viajar más ligero es viajar mucho más libre.

 

3. Aprende unas palabras del idioma local y acompañalas de una sonrisa.

Si quieres crear una comunicación especial, habla con los locales en su idioma, aunque sólo sean dos palabras. Ya verás como inmediatamente entra en juego una relación mucho más cercana. Y si no te atreves, limítate a sonreír y confirma que la sonrisa es el arma más poderosa con la que cuenta el humano.

 

4. Regatea, aunque con cabeza (y sin hacer perder dinero al vendedor).

El regateo forma parte de la mayoría de los países de esta zona del mundo, así que no te extrañes si cuando vas a comprar algo, directamente esperen que empieces un regateo, Este proceso a veces es tan largo que incluso te dará tiempo a tomarte un té con el vendedor (por supuesto invitado por él), entablar una conversación o incluso explicarle tu vida. Tómatelo con calma y sobretodo con una sonrisa. Ya verás como consigues mucho más y si al final no te llevas esa máscara de madera por la que entraste en la tienda, seguro que habrás pasado un buen rato.

A photo posted by Il VagaMondo (@ilvagamondo) on

 

5. Anímate a probar la gastronomía local.

En Asia la comida se degusta con los cinco sentidos. Prepárate para vivir en cada plato una explosión de sabores, colores y olores, que seguramente no podrás olvidar nunca. Sobre todo, anímate con la comida callejera. Si no hay menú, no te preocupes, sólo señala algún plato que veas en otra mesa, que te llame la atención y siéntate a disfrutar de uno de los grandes motivos por los que viajar a Asia.

A photo posted by TINA (@tastyprahok) on

 

6. Los animales, mejor en su hábitat.

En algunos países asiáticos verás que hay “actividades turísticas” que implican el “ab-uso” de animales. Olvídate de ellas. Antes de subirte a un elefante o hacerle una foto a un mono disfrazado, piensa si ese animal está ahí por voluntad propia. No, ¿verdad? Es mucho mejor disfrutar de los animales en su hábitat natural que no verlos pintando o jugando al fútbol, actividades que como entenderás, no son propias para ellos.

 

7. “Donde fueres, haz lo que vieres”.

No hay nada peor que no respetar la cultura de un país o lugar, algo que tienes que tener en cuenta, sobretodo cuando nos enfrentamos a gestos o actitudes tan distintas a las nuestras. Muchas cosas que para nosotros son habituales y normales, para ellos pueden significar todo lo contrario, llegando incluso a resultar ofensivas. Por lo tanto, no dejes de observar el comportamiento local y si tienes dudas, que no te dé vergüenza preguntar.
Aquí, más que nunca, cobra sentido el “Donde fueres, haz lo que vieres”.

 

8. Infórmate un poquito sobre el destino.

Antes decíamos que no es bueno llevar todos los planes cerrados en Asia, aunque eso tampoco quiere decir que llegues sin saber ni en qué país estás. Como en todo, los extremos siempre son perjudiciales, así que conocer un poco de la historia y la cultura del lugar en el que estarás los próximos días, como los lugares más importantes que visitar, conocer algo de su gastronomía y algunas palabras básicas, seguro que te ayudan con tu viaje.

 

9. Utiliza el transporte local y anda (mucho).

Y no sólo por ahorrar unas cuantas monedas. El transporte local te muestra mucho de una sociedad y una cultura y es uno de los mejores lugares para hacer amistades. ¿No te lo crees? Súbete a un autobús que tarda en recorrer 200 kilómetros 9 horas y después lo comentamos, ¿te parece?
Y andar. No hay nada como recorrer las ciudades y pueblos asiáticos andando, una manera única de conocer de primera mano y de manera relajada el lugar en el que te encuentras.

A photo posted by Kookai C. (@koookaiii) on

 

10. Disfruta de cada minuto (y cada segundo) del viaje.

Y es que no hay mejor consejo que podamos darte que sea que disfrutes cada minuto de tu viaje a Asia, un lugar tan maravilloso como enigmático, del que sólo hay una cosa segura: te enganchará y mucho.