1. Ten paciencia a la hora de llegar…

Nosotros nos fuimos entre amigos , salimos a las seis de la mañana desde Mérida y regresamos a las dos del otro día. Aunque la Reserva de la Biosfera de Calakmul en el vecino (para nosotros los yucatecos) estado de Campeche, la verdad es que está más cerca de Guatemala y su frontera que de la misma capital de San Francisco de Campeche. Cuenta 7 horas a buen paso y con alguna que otra parada técnica.

A post shared by INAH (@inahmx) on

Puedes ir por 3 rumbos ….

  • Mérida – Escárcega – Calakmul
  • Mérida – Chetumal – Calakmul (descansa y admiras la laguna hermosa de Bacalar)
  • Mérida – Hopelchén – Calakmul (este es el camino viejo, la carretera es angosta, libre y transitan muchos vehículos pesados (trailers), pero es la más rápida de las tres.

A post shared by La Balaguère (@labalaguere) on

 

2. Los monos araña serán parte de tu viaje.

Aunque nos contaba la guía, una chica de buen rollo y muy bien informada, que en Calakmul se encuentra el asentamiento de jaguares más grande de México (recordemos que los jaguares son símbolos potentes de la cultura maya ), y que también han visto un par de pumas por ahí merodeando. Prueba de ello es esa imagen:

Nosotros no tuvimos tanta suerte, pero si de algo no pudimos escapar, fue del griterío simpático con el que te reciben los extrovertidos monitos araña. Recuerda no alimentarlos y por favor no los espantes: ellos posan todo el tiempo sin necesidad de que te desesperes por fotografiarlos.

A post shared by Paola Katixa (@paolovesbeer) on

 

3. NO hay Internet ni señal.

Parte de ser un explorador significa desconectarte de vez en cuando de las tecnología… estamos seguros de que tus amigos podrán vivir un par de días sin ver tus selfies… Bromas aparte, es un sitio al que debes explorar muchas horas y debes guardar toda la batería de tu móvil para tomar fotos. Imagina que ves algo que casi nadie en el mundo ha visto por lo retirado del lugar y te quedas sin batería… Calakmul, en un día muy bueno, es apenas visitado por 100 personas. Eres uno de los pocos afortunados.

Crédito: semarnat

 

4. Todo pica, incluyendo el sol.

Aquí hay de todo: arañas, mosquitos, alacranes y serpientes (bueno esas no pican, muerden). Aunque no encontramos ninguna esta vez. Nosotros llegamos un poco tarde, tuvimos solo tres horas para recorrer el sitio, pero a la llegada de la tarde trajo a los mosquitos y no dejamos de acordarnos de la pregunta de mamá: “¿Llevarás repelente hijo?”.

Crédito: semarnat

 

5. Si vas en domingo y eres mexicano la entrada será gratuita.

Creeme que esto será un alivio, ya que la gasolina hasta allá es un billetito… Nosotros nos consumimos sin pisarle al acelerador un tanque de gasolina de ida y otro de vuelta. Y aún así nos perdimos dos veces en el trayecto , así que considéralo y carga gasolina cuando llegues a un cuarto del tanque por que posiblemente lo necesites y no quieras ver de noche a todos los reyes de la selva.

Crédito: azwegers

Considera cuatro tanques de gasolina. No recomendaría llegar en transporte público… Es una locura, pero no imposible y lo mejor y más recomendable es rentar un jeep en cualquiera de las oficinas de autos en Cancún, si es que vienes por la ruta de Quintana Roo.

Crédito: eugene_o

 

6. Contrata un guia.

El poder de la información es innegable y, además, estarás ayudando a la población de la comunidad dando sustento a una familia. La chica que nos llevó de la manita desde el pueblo de Calakmul hasta la aona arqueológica (90 km a vuelta de rueda casi a una velocidad de 40 km, no se puede ir más rápido ) nos sirvió de mucha ayuda.

Crédito: azwegers

Nos contó acerca de las plantas endémicas y de la fauna que podríamos encontrar y nos relató todo sobre los límites y extensiones de la reserva y de la gran civilización que la habitó.

Crédito: Roberto Llebig

Cuidado si te dicen que ocupa la extensión de Cuba… la Reserva de la Biosfera de Calakmul ocupa la extensión de la isla de Puerto Rico.

A post shared by Matthieu Jeunet (@mtthjnt) on

 

7. Viaja ligero.

Las estaciones de gasolinas serán tus aliadas en esto. Recuerda comprar agua suficiente antes de entrar a la zona y lleva alimento en una hielera que puedas dejar en el auto para cuando termines tu expedición. Entra con alguna barrita energética por si te da el patatús ahí arriba de la pirámide.

Crédito: azwegers

 

8. Quien visita Calakmul no regresa siendo el mismo.

Dentro del sitio nos dimos cuenta del importante valor para nuestro país y el mundo tiene una reserva de estas dimensiones y del gran trabajo que es preservar a uno de los animales más imponentes del mundo, como es el jaguar.

Crédito: semarnat

De los mayas qué te puedo decir, he aprendido todo de ellos en mi mediana vida: sus formas de vida , su amor por las estrellas y el aprovechamiento moderado y útil de sus recursos naturales. Las vistas ahí son impresionantes y, cuando está en lo más alto, te sientes tan pequeño y tan fuera del mundo que asombra. Cuatro grandes pirámides tipo Chichén Itzá, con acceso a la cima en todas ellas, con casi nulo rastro de huella humana. Este lugar es mágico por donde lo veas.

Crédito: cvalette

 

9. Mejor quédate, duerme cerquita , despierta y sigue tu camino.

Hay un par de opciones de hoteles cercanos. Considera que, solo de la entrada de la reserva a la zona arqueológica son 100 kilómetros de rueda por un camino angosto y, en algunas partes, muy malo. Los hoteles te servirán para descansar del viaje y cargar pilas, tanto la tuya como la de tu cámara y tu celular, para estar a primera hora entrando a la zona arqueológica más bella que hayamos visto nosotros. Busca el hotel que mejor te funcione.

 

10. Parece que en el museo de sitio hay señal de wifi, no todo está perdido…

Cuando terminamos nuestro recorrido nos dimos cuenta que en la recepción hay alguno que otro señalamiento de zona wifi. Pídelo cuando recién llegues porque para las cinco de la tarde, que ya es la hora de salir del sitio, todo está completamente oscuro y los chicos de la recepción ya se fueron.

A post shared by Lise De Backer (@lisedebacker) on

 

11. Toma tus precauciones para el retorno.

Nuestro amigo y chofer decidió irse por el camino más corto, la carretera más angosta y posiblemente la más peligrosa. Cuando decidimos regresar íbamos con muy poca gasolina temiendo quedarnos en el camino. Anduvimos prácticamente como abuelitos,hasta salir de la zona arqueológica, para después buscar una gasolinera. No seas un héroe, intenta llegar a la entrada de la reserva con tanque lleno️. Nos lo agradecerás. 

 

Sea el primero en comentar