Probablemente lo primero que les vino a la mente es “peligro”. Lo mismo pensé antes de emprender mi primer viaje a dedo desde la Ciudad de México hasta Huatulco, Oaxaca. Así comenzó mi recorrido por México en compañía de dos amigas de Oslo y un amigo de Barcelona. El recorrido se dio sin ningún contratiempo y entendí que aunque vivimos en un país que enfrenta múltiples problemas, allá afuera hay mucha gente dispuesta a brindarte su apoyo pese a que no te conozca.

El viaje fue bastante revelador, pero también me hizo caer en cuenta de algo: me faltaba calle. Por fortuna mi primera experiencia en las tierras del autostop fue con tres expertos en el tema, quienes desde el primer día me enseñaron el arte de viajar de ‘aventón’.

Aquí algunas de las cosas que me habría gustado saber antes de intentarlo.

 

1. Prepárate para escuchar las mejores historias de tu vida

Esta modalidad de viaje te permite acercarte a personas que en otro contexto solo verías pasar. Es una forma de asomarte a la vida de personas completamente ajenas con las que tal vez nunca más entables contacto. ¿Sabes el potencial de plática que puede desatar esa situación? Escuchar las historias de los camioneros, por ejemplo, puede llegar a ser una experiencia surrealista. Ten por seguro que escucharás buenas anécdotas, algunas trágicas, otras cómicas. Eso sí, al final del recorrido desearás haber registrado todos los relatos escuchados.

 

2. Ten un itinerario…

Pero tampoco te obsesiones con él. Tener un plan es importante, pero esta modalidad viajera pone a prueba nuestra capacidad de adaptación. Ser flexible es fundamental, aunque eso no significa que hay que arriesgarse de más, o te expones a terminar a cientos de kilómetros de tu destino original.

 

3. Viaja ligero

El autostop te obliga a moverte con ligereza y a cargar sólo con lo que puedes llevar en la espalda sin mayor problema. El tamaño de tu equipaje puede terminar por decidir si ese auto que se acaba de detenerse te puede llevar o no. Puedes empacar en este orden de importancia: lo indispensable, lo que quieres llevar pero no es tan necesario, y lo que es un lujo. Un botiquín con lo básico, una cantimplora y un buen mapa de papel son siempre recomendables.

 

4. Las estaciones de gasolina son tus aliadas

Así como las casetas, semáforos, cruces y topes. Si te detienes en medio de la nada no sólo parecerás el más sospechoso del mundo, tampoco le darás tiempo a los automovilistas de verte, y menos aún de entender lo que haces ahí. El contacto verbal aumenta drásticamente las probabilidades de un conductor considere llevarte, y para eso necesitas que bajen la velocidad.

 

5. Prepárate para el rechazo

Hacer autostop puede ser muy difícil. Claro que es una aventura y puede ser muy liberador, pero también es una forma de viaje que pondrá a prueba tu paciencia. Estar intentando por más de una hora que alguien te lleve sin resultado alguno es extremadamente frustrante. Las únicas recomendaciones que les puedo dar son estas: mantengan la calma, sean positivos y sigan intentándolo.  

 

6. Ser transparente siempre ayuda  

Hola, estamos tratando de llegar a Oaxaca. Soy Daniel y ellos son (…)”. Mostrar tu identificación, ver a las personas a los ojos y sonreír, son factores que pueden resultar importantes. Muchos dirán que no e incluso algunos te verán feo. Pero no te lo tomes a mal, es parte de la experiencia.

 

7. Paso a paso se avanza mejor

Es mejor avanzar lento pero seguro a exponerte con tal de avanzar rápido. En este tipo de aventuras, la seguridad es algo que siempre debes tener en cuenta. Si algo o alguien, aunque parezca insignificante, no te da buena vibra, cambia de plan. Es muy importante que nunca dudes en decir “no”.

 

8. La unión hace la fuerza

Hacer autostop con amigos es una gran ventaja. El problema con esto es que a veces solo habrá espacio para uno o dos. Siempre que sea posible, intenta que tu grupo se mantenga junto. Es mejor esperar otro aventón que separarse, incluso por trayectos cortos.

 

9. El poder de la información es innegable

Aunque parezca obvio, antes de emprender el viaje es recomendable recopilar información de los lugares por los que vas a transitar. Las experiencias de otros viajeros que han pasado por ahí son oro molido y actualmente es muy fácil encontrarla en foros y páginas especializadas.

 

10. Los comerciantes ambulantes son igual o más importantes que el internet

El primer paso para informarse es consultar blogs y páginas de internet. El segundo es preguntar a los comerciantes del área, de preferencia a los de la calle, pues son quienes llevan el termómetro de lo que pasa ahí.