1. Pasear por Times Square, el corazón de Nueva York, mientras no puedes dejar de alucinar con todo lo que sucede a tu alrededor.

Nueva York en estado puro.

 

2. Recorrer varias veces y en varios momentos del día el Puente de Brooklyn, con unas vistas fantásticas de la ciudad.

 

3. Pasear por Central Park sin rumbo fijo ni mapa.

El parque es el pulmón de la ciudad y uno de los lugares más bonitos que encontrarás en tu viaje.

 

4. Comer una hamburguesa en Shake Shack (o dos, tres o cuatro…).

Eso sí, te avisamos: crean adicción.

A post shared by SHAKE SHACK (@shakeshack) on

 

5. Recorrer la 5th Avenida y pararte frente al escaparate de Tiffany & Co, recordando la película Desayuno con diamantes

A post shared by Stephanie Reis (@stephaniereis) on

 

6. Hacer una lista de los lugares que no quieres perderte en tu viaje.

Hay tantísimos lugares que nunca viene mal tener una idea de lo que quieres visitar. Puedes utilizar la guía práctica para viajar a Nueva York de Viajeros Callejeros.

 

7. Pasar horas y horas en el Museo de Historia Natural.

Además sólo debes pagar la voluntad por entrar, así que no seas tacaño y mínimo deja 10 dólares, que el lugar lo merece.

 

8. Subir una tarde al Top of the Rock para disfrutar de un atardecer inolvidable y ver cómo la ciudad se ilumina a medida que el sol se va despidiendo.

 

9. Sentirte dentro de una película cuando te veas rodeado de taxis amarillos, coches de policía y sirenas de bomberos.

¡¡Esto es Nueva York!!

A post shared by Laura Th (@nimieth) on

 

10. Hacer esta foto del Puente de Manhattan desde Brooklyn y, como curiosidad, si te fijas bien, justo en medio se puede ver el Empire State.

 

11. Sentarte en alguna de las sillas rojas de Times Square, con el único propósito de ver la vida pasar.

Eso sí, no te olvides de comprar en uno de esos cafés gigantescos que puedes encontrar en cualquier cafetería de Nueva York.

 

12. Relajarte en Bryant Park, uno de los parques con más encanto de la ciudad y el lugar perfecto en el que hacer un picnic o tomar un helado.

 

13. Admirar durante horas el hall de Grand Central Terminal, uno de los más increíbles y bonitos del mundo.

 

14. Coger el metro de Nueva York, uno de los más grandes del mundo para desplazarte.

Y aunque seguro que en algún momento no sabrás dónde estás, no te preocupes, forma parte de la experiencia.

A post shared by subway:newyork (@subwaynewyork) on

 

15. Pasear por la noche por Brooklyn Bridge Park, desde donde podrás disfrutar de una de las vistas más increíbles de Manhattan iluminado al caer el sol.

 

16. Sentarte frente a uno de los edificios más famosos y sorprendentes de Nueva York: el Flatiron, con su característica forma de plancha.

 

17. Coger el ferry gratuito a Staten Island.

Una de las cosas gratis que puedes hacer en Nueva York y que te regalará unas vistas únicas de Manhattan y la Estatua de la Libertad.

 

18. Probar los mejores perritos calientes de Nueva York en Gray’s Papaya en el Upper West Side, muy cerca de Central Park.

 

19. Maravillarse con las vistas de la Catedral de San Patricio desde Rockefeller Center, desde donde podrás apreciar el contraste entre ella y los rascacielos que la rodean.

 

20. Pasear, disfrutar, perderte, gritar, sentarte, sentir, observar, degustar, probar, escuchar…

En definitiva, ¡disfrutar de Nueva York con todos los sentidos!