1. Cruza el Strip con los ojos muy abiertos

La forma perfecta para entender inmediatamente qué es Las Vegas y por qué es la ciudad más visitada de Estados Unidos. Ponte calzado cómodo (todo el Strip son unos 6 kilómetros) y lánzate a pasear por la avenida. Puedes ir por tu cuenta o hacer uno de los múltiples walking tours que hay, en los que te van explicando la historia y curiosidades de cada hotel y casino. Verás cosas como la Torre Eiffel del Paris Las Vegas, el volcán del Mirage, la pirámide del Luxor, las fuentes del Bellagio, o el icónico letrero de Welcome to Fabulous Las Vegas. Lo importante es tener los ojos muy abiertos y no solo mirar hacia arriba (edificios y letreros), sino también hacer un poco de people watching. ¡Verás de todo en el Strip!

2. Visita el cemeterio de neones

Las Vegas está llena de museos curiosos que no encontrarás en otro lugar. Están el de las pruebas atómicas, el del crimen organizado o el Pinball Hall of Fame (muchísimas máquinas de pinball de todas las épocas a las que puedes jugar), pero si solo tienes tiempo para uno, que sea el Museo de Neones. Su nombre ya lo dice todo: más de 150 letreros de neón antiguos, la forma artística clásica de Las Vegas, dispuestos en un espacio de 8.000 metros cuadrados. Algunos están restaurados y hay visitas guiadas todos los días, una forma divertida de descubrir la historia de la ciudad.

3. Vete a una lección de juego

Foto: GothEric

En Las Vegas hay muchísimas más cosas que hacer que jugar, pero ¿quién no quiere sentirse como alguno de esos genios del casino de las películas al menos una vez en la vida? El problema, claro, es que posiblemente no seas un experto en ninguno de los juegos más populares, pero no te preocupes: ¡puedes ir a clases de juego! Hoteles como The Palazzo, Golden Nugget o Caesars Palace ofrecen sus lecciones, una forma divertida de vivir la experiencia casino y de aprender trucos con los que presumir de vuelta a casa.

4. Ríndete ante la enormidad del Gran Cañón

Cualquier viaje a Las Vegas de unos cuantos días estaría incompleto sin aprovechar para hacer una excursión fuera de la ciudad. Las opciones son muchas, pero el desierto de Mojave y el Gran Cañón se llevan todos los titulares por algo: Sientes la enormidad de la naturaleza (y lo pequeñitos que somos los seres humanos). Hay muchísimas cosas que puedes hacer, pero ¡sobrevolar el Cañón en helicóptero te dará tus fotos de más éxito en Instagram!

5. Diviértete y déjate sorprender en algún espectáculo de entretenimiento

Las Vegas es la Capital Mundial del Entretenimiento, así que sería casi un delito no aprovechar para asistir a algún evento. ¡Hay oferta para todos los gustos! La grandiosidad de los espectáculos del Cirque du Soleil, shows de magia con gente como David Copperfield, shows de comedia con humoristas como Terry Fator, burlesque, musicales, hipnosis, conciertos… Busques lo que busques, lo tenemos. Y, si planeas bien tu viaje y reservas con tiempo, puedes asistir como público a eventos especiales como los Grammy latinos.

6. Visita una capilla e imagina cómo sería tu boda en Las Vegas

Photo courtesy of Las Vegas CVA

Podrías aprovechar tu primer viaje a Las Vegas para casarte, pero si no es tu situación actual, también puedes imaginar cómo sería una boda en Las Vegas visitando alguna de las muchas capillas. ¡Son de verdad únicas! Las capillas de inspiración europea del Bellagio, la elegante Capilla de las Flores, la bonita capilla de Paris Las Vegas… La mayor parte de las capillas estarán cerradas al público si hay una boda en marcha, pero si tienes suerte y no hay ningún evento en el momento, puedes visitarlas. Si muestras el suficiente interés, puede que hasta consigas que te hagan un pequeño tour por las instalaciones.

7. Libera adrenalina al nivel que necesites

Crédito: Francis & Francis Photography, Stratosphere Hotel

Las Vegas es un lugar en el que puedes desconectarte de todo, uno de esos viajes para convertirte en esa persona que siempre has querido ser y hacer esas cosas que no puedes hacer en casa. Y si lo que quieres es liberar adrenalina, tienes muchísimas opciones, desde el SkyJump (saltar desde el piso 108 del Stratosphere), hasta probar los karts más locos en el Pole Position Raceway,, pasando por conducir los bólidos más rápidos en SPEEDVEGAS. Y si te gusta conducir, pero vehículos más originales, en Dig This puedes ponerte al volante de excavadoras y bulldozers. ¡Seguro que en casa no te dejan hacer esto!

8. Consigue las mejores vistas (y fotos) desde alguno de estos puntos

Photo courtesy of Las Vegas CVA

Ver una ciudad desde arriba tiene algo de especial, ¿verdad? Subir al último piso del edificio más alto y disfrutar las vistas, descubrir el skyline, y bajar ya con un conocimiento más completo de la ciudad. Hay muchos sitios en Las Vegas desde los que puedes conseguir estas vistas: el VooDoo Rooftop Nightclub en Rio Las Vegas, el Mandarin Bar en Mandarin Oriental, la Boulevard Pool en The Cosmpolitan of Las Vegas… También tendrás vistas increíbles desde la High Roller Observation Wheel en The LINQ.

9. Planea un día de lujo y perfección

Seguro que cuando cierras los ojos y piensas en Las Vegas lo que viene a tu cabeza son imágenes de grandes suites, cenas románticas y tardes recorriendo tiendas de lujo. ¿Por qué no darte el capricho y tener un día así? Desayuna en el Giada en The Cromwell o en el Bouchon del Venetian, pasa la mañana de compras y escaparates en las tiendas de The Bellagio y The Grand Canal Shoppes en The Venetian, come en el Pink Taco del Hard Rock Hotel and Casino o en el Gordon Ramsay Fish & Chips de The LINQ, pasa la tarde relajándote en una piscina y acaba el día con una cena con vistas en el Top of the World del Stratosphere. Y, si todavía tienes fuerzas, pásate la última noche bailando con los mejores DJs en sitios como el Omnia Nightclub en Caesar’s Palace, el Hakkasan at MGM Grand, o XS Nightclub en Wynn Las Vegas.

 


Este artículo es patrocinado por Las Vegas 


 

Foto de portada: MsSaraKelly